Noticias

Críticos acusan a Quentin Tarantino de tener nostalgia por el privilegio del hombre blanco

Es casi imposible desligar la ficción de la política y por esa razón Tarantino está siendo señalado como "obscenamente regresivo"

Cine y política no pueden estar separados, así que era lógico que algunas reseñas sobre la nueva película de Quentin Tarantino buscaran formas de relacionarla con la situación actual de Estados Unidos. Es bien sabido que desde que Donald Trump comenzó su campaña para la presidencia del país numerosos intelectuales y artistas se pusieron en su contra porque su discurso se basaba en la xenofobia y en la nostalgia de una “América” (Estados Unidos) grandiosa; ahora con el estreno de Había una vez en... Hollywood - 94%, ciertos críticos están comparando el discurso de Tarantino con el de Trump.

También te puede interesar: Había una vez en... Hollywood: la hija de Bruce Lee y la hermana de Sharon Tate arremeten contra Tarantino por el retrato de sus familiares

En un artículo de opinión de la escritora Maureen Dowd publicado en The New York Times podemos leer algunas críticas dirigidas a Tarantino acompañadas de una introducción en la que se explica que vivimos una época donde Estados Unidos ha logrado que más mujeres, negros y latinos obtengan puestos importantes en el Congreso y sean parte de la política:

El privilegio del hombre blanco está pasado de moda en estos días. Sin embargo, estamos inundados de nostalgia por éste.
Donald Trump ha construido una ideología política sobre la nostalgia. Y Quentin Tarantino ha construido una ideología cinematográfica sobre la nostalgia.

Dowd apoya su punto de vista en el de otros dos críticos cinematográficos con opiniones similares acerca de Había una vez en… Hollywood y comienza citando a Mary McNamara, de Los Angeles Times, quien escribió sobre el “cuento de hadas” de Tarantino una reseña titulada “‘Once Upon a Time ... in Hollywood’ is Quentin Tarantino’s ‘Make America Great Again’” (Había una vez en… Hollywood es el ‘Make America Great Again’ [Haz América grande otra vez] de Quentin Tarantino):

Al ver a dos hombres blancos de mediana edad lidiar con un mundo que no los valora tanto como creen que debería, fue difícil no preguntarse si ese algo era la misma visión estrecha, reduccionista y mitológica de la historia que ha hecho a las gorras rojas con MAGA [Make America Great Again] la alta costura de la moda conservadora.

También te recomendamos: Había una vez en... Hollywood podría llegar a Netflix con un corte de cuatro horas


Make America Great Again fue el eslogan de campaña de Donald Trump que lo llevó a la presidencia en 2016 y que apelaba a la nostalgia de un pasado mejor. Originalmente la frase fue usada por Ronald Reagan en la década de 1980, pero Trump y su equipo la reutilizaron con gran éxito. McNamara finaliza su reseña con estas palabras:

La moraleja de ‘Había una vez en... Hollywood’ parece ser ‘¿quién no extraña los viejos tiempos cuando los autos tenían aletas y los hombres blancos eran los héroes de todo?’

Tarantino describió su película como una “pieza” de su memoria, similar a lo que Roma - 99% fue para Alfonso Cuarón. Lamentablemente no todos pudieron ver los acontecimientos retratados en pantalla como los recuerdos del director y sí encontraron aspectos negativos del pasado que al ser retratados en la pantalla son interpretados como una apología de los mismos.

También lee: Películas que debes ver antes de Érase una vez… en Hollywood

Richard Brody, de The New Yorker, criticó a la “obscenamente regresiva” cinta de esta manera:

Había una vez en... Hollywood ha sido llamada la película más personal de Tarantino, y eso puede ser cierto: es mucho más reveladora sobre Tarantino que sobre Hollywood, y su visión de los tiempos en cuestión resulta ser obscenamente regresiva.

No te pierdas: PETA arremete contra Quentin Tarantino y su película Once Upon a Time in Hollywood por maltrato animal


Dowd compara el “trato rudo hacia las mujeres” por parte de los personajes principales y sus insultos contra los mexicanos con el presidente Trump. Los protagonistas, interpretados por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, representan para la escritora la masculinidad tóxica y los “valores que Estados Unidos alguna vez defendió orgullosamente”.

Estas acusaciones pueden llevar a preguntarnos con justa razón si no se está juzgando fuera de contexto el trabajo del cineasta. A diferencia de otros artistas en los que resultan obvias sus inclinaciones políticas, su racismo o cualquier otro elemento conservador que desagrade en la actualidad a la élite intelectual, Tarantino ha destacado por sus películas con personajes femeninos fuertes o pertenecientes a minorías. El escándalo en torno a Había una vez en… Hollywood comenzó desde que anunció el elenco y se le reclamó que no era suficientemente diverso, pues tenía una mayoría de hombres blancos y muy pocas mujeres.

Dejaremos a criterio del lector la valoración final de estas lecturas hechas en torno al trabajo de Quentin en Once Upon a Time in Hollywood.

No te vayas sin leer: Once Upon a Time in Hollywood: esposa de Roman Polanski arremete contra Tarantino por incluirlo sin permiso

Comentarios

  • Tomatazos (1)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos