Noticias

A 30 años de su estreno acusan a La Sociedad de los Poetas Muertos de promover el suicidio

El clásico dirigido por Peter Weir cumplió treinta años en 2019, lo que ha dado pie a comentar una vieja controversia sobre el final de la película

Noticias

A 30 años de su estreno acusan a La Sociedad de los Poetas Muertos de promover el suicidio

El clásico dirigido por Peter Weir cumplió treinta años en 2019, lo que ha dado pie a comentar una vieja controversia sobre el final de la película

POR Rafael A. Piña -

La Sociedad de los Poetas Muertos - 85%, de Peter Weir, es considerada una de las mejores películas de su año y un clásico de culto que sigue cosechando seguidores hasta la actualidad. El guión de la cinta fue escrito por Tom Schulman y contó con las actuaciones de Robin Williams, Ethan Hawke, Robert Sean Leonard, Josh Charles y Gale Hansen, entre otros.

También te puede interesar: La Sociedad de los Poetas Muertos, de Peter Weir, ¿qué dijo la crítica en su estreno?

Este 2019 La Sociedad de los Poetas Muertos ha cumplido 30 años y a pesar de su mensaje inspirador que ha trascendido, no faltan las opiniones críticas contra el final de la historia que estuvo marcada por el suicidio de uno de los personajes principales. Específicamente el periodista y comentarista australiano Michael Pascoe publicó en The Hollywood Reporter un artículo aprovechando el aniversario 30 del filme, en el cual destaca que hizo falta un discurso del profesor Keating (Williams) donde explicara que el suicidio era una traición a sus enseñanzas.

Para ubicar en contexto a los que no recuerden a detalle lo que ocurre, John Keating es un profesor de literatura que llega a la Welton Academy a romper esquemas, se esfuerza porque sus estudiantes valoren la poesía y traten de "sacar el jugo a la vida". Carpe Diem, "toma el día", "aprovecha el momento", es la filosofía con la que imbuye a sus discípulos que quedan cautivados por sus palabras. Neil (Sean Leonard), uno de los alumnos más destacados, descubre que su pasión es el teatro y quiere ser actor, pero su estricto padre quiere obligarlo a que estudie medicina y renuncie a sus sueños, ante tal situación Neil decide quitarse la vida, lo que provoca el despido del profesor Keating por ser considerado responsable.

De acuerdo con Pascoe, especialmente en una época donde se ha visto crecer el suicidio entre los jóvenes, hizo falta que Keating diera un discurso tras el controvertido suicidio, pues éste no fue explícitamente descrito como una traición al “aprovecha el momento”:

En su tiempo me molestó y todavía me molesta, ya que dejó una película con un enorme atractivo juvenil y mucha alegría, aparentemente aceptando el suicidio como una gran declaración, como una forma comprensible de salir de la dificultad. En el caso de Neil, podría interpretarse como algo así como una venganza contra los padres controladores, padres que tampoco entendieron a su hijo posteriormente.

También te recomendamos: 13 Reasons Why: ¿Una apología del suicidio?

Actualmente ha quedado claro que el suicidio en la juventud es una tragedia y debe combatirse, pero no es algo para lo que La Sociedad de los Poetas Muertos está hecha. La primera vez que Pascoe publicó sobre el tema fue en 2014, y uno de sus lectores sufrió en carne propia el suicidio de su hijo, así que le escribió una carta al periodista donde decía estar de acuerdo con su crítica a la película, en una parte expresa:

¿Por qué no incluir al menos un mensaje educativo de esperanza dentro o después de la película que diga algo como "El suicidio no es la respuesta, si estás deprimido o estás considerando suicidarte llama a este número o habla con un asesor"? Después de la muerte de mi hijo descubrimos por sus escritos que tuvo pensamientos suicidas durante un mes o más antes de ver esta película, pero no puedo evitar creer que verla tuvo un gran impacto en él. Inspirador tal vez.

También lee: Daniel Radcliffe rompió en llanto luego de leer la nota de suicidio de su bisabuelo

¿Es una traición al arte pedirle que siempre lleve un mensaje positivo o moral? Podríamos colocarnos en la postura de que el arte es libre de retratar e interpretar la realidad según la visión del artista, pero es importante tener responsabilidad de lo que se crea y pensar en el impacto que pueda tener. Robin Williams, irónicamente, se suicidó en agosto de 2014 porque padecía depresión. El padre continuó en su carta diciendo:

No culpo a Robin Williams en absoluto. Ni por su papel de actor en esta película ni por ser víctima de suicidio. La enfermedad que es la depresión puede afectar a cualquiera de nosotros, independientemente de nuestra profesión, lugar en la sociedad o fama. No discrimina.
Sin embargo, comparto tu rencor hacia la película. Si hubiera incluido un mensaje responsable, entregado poderosamente por Williams como usted sugiere, incluso podría haber inspirado a mi hijo a buscar ayuda. Por el contrario, puede haber servido para confirmar sus ideas suicidas y extinguir otra ascua de esperanza.

Si omitimos el lamentable final de Neil, todavía podemos sentirnos inspirados por los apasionados discursos del profesor Keating, pero no podemos ignorar la perspectiva de Pascoe y el padre anónimo, que debería servir para que los realizadores tomen en cuenta los posibles efectos que pueda tener una obra en el espectador.

No te vayas sin leer: 13 Reasons Why: suicidios aumentaron desde que se emite la serie, según estudio

Comentarios

  • Tomatazos (2)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos