Noticias

Un estudio reciente revela que mujeres y minorías siguen con una baja representación en Hollywood

Mucho se ha hablado de igualar las oportunidades, pero el cambio aún no se ha visto reflejado en las grandes producciones de Estados Unidos

Tuvo que suceder un Harvey Weinstein para que Hollywood finalmente despertara al trato que se le da a las mujeres en su industria, lo cual por sí solo ya suena espantoso. Luego de que el magnate del cine quedara expuesto, más y más nombres empezaron a sonar, nombres importantes y reconocidos que empezaron a caer como fichas de dominó. Una lupa gigante quedó puesta sobre el negocio del entretenimiento, en especial sobre el de Estados Unidos.

Te puede interesar: Miedo y asco en Hollywood: el caso Harvey Weinstein y otros clósets con esqueletos

Movimientos como #MeToo y Time’s Up empezaron a hacer olas en los medios de comunicación y, durante la pasada temporada de premios, no hubo alfombra roja o discurso donde no se trajeran a colación, donde no se hablara de las oportunidades de la mujer en el cine.

A pesar de que la igualdad de oportunidades para mujeres, así como para minorías raciales y personajes LGBTQ, ha sido un tema a tratar fuerte durante los últimos años, en el sentido en que se está buscando darles más representación por medio de papeles más importantes, la realidad es que poco ha cambiado y el panorama sigue pintando más o menos igual.

Variety reportó recientemente un estudio que se realizó en la Escuela Annenberg de Comunicación y Periodismo de la Universidad del Sur de California, donde se analizaron las 1,100 películas con más recaudación en taquilla entre los años 2007 y 2017, buscando los porcentajes de participación y visibilidad de las mujeres y las minorías. Los resultados arrojados confirman que Hollywood sigue estancado en el mismo problema.

De los 48,757 personajes analizados, el 30.6% eran mujeres con diálogos, mientras que 29.3% eran de una minoría étnica o racial, 2.5% tenían alguna discapacidad, y menos del 1% pertenecían a la comunidad LGBTQ.

Sólo durante el 2017, 43 películas carecían de personajes femeninos negros o afroamericanos, 65 carecían de personajes femeninos asiáticos o asiáticoamericanos, y 64 no representaban ni siquiera a una latina. 78 películas no ofrecían un solo personaje femenino con discapacidad y 94 carecían de personajes de lesbianas y/o mujeres bisexuales o transexuales. Fue la comunidad transgénero la que tuvo menos visibilidad: En 400 películas registradas de 2014 a 2017, solo hubo un personaje transgénero.

Sigue con: Las 10 mejores películas dirigidas por mujeres según Tomatazos

A pesar de que existe una queja latente sobre el aumento de personajes homosexuales, bisexuales o transexuales en pantalla, argumentando que son demasiados los que hay ya, estos números prueban lo opuesto.

La falta de representación en la pantalla puede ser en parte atribuible a una falla de diversidad tras la cámara. Solo el 4,3% de los 1,223 directores detrás de las películas más taquilleras eran mujeres, el 5,2% eran negros o afroamericanos y el 3,1% eran asiáticos o asiáticoamericanos.

Tengo la esperanza de que a medida que Time's Up y otros movimientos entren en vigencia, este será el último año en que veamos este tipo de números. La gente necesita despertarse y pensar de manera más inclusiva.

Dijo al respecto la doctora Stacy L. Smith, co-autora del estudio.

Es verdad que poco a poco se han comenzado a ver más películas protagonizadas por mujeres y sobre mujeres, como fue el caso reciente de Ocean's 8: Las Estafadoras - 58%, de Gary Ross, que tuvo un ensamble coral femenino para su protagónico y fue bien recibida por la audiencia. Así mismo, Atómica - 76% de David Leitch y protagonizada por Charlize Theron probó que las películas de acción con una mujer protagonista también pueden ser exitosas en términos de crítica y recaudación. Además, el personaje de Theron se identificaba como bisexual.

Sin embargo, ambas películas fueron dirigidas por hombres, y es precisamente la falta mujeres que ocupen la silla de dirección parte del problema. Los grandes estudios no quieren a sus mujeres directoras tanto como a sus hombres directores, lo que obliga a cineastas como Julie Delpy a tener que producir sus propias cintas, como fue el caso de The Countess en el 2009, que además está escrita, dirigida, protagonizada, musicalizada y editada por ella misma, probando que las ganas de hacer cine existen.

Ojalá ahora que Patty Jenkins está cosechando un éxito sin precedentes con Mujer Maravilla - 92%, se sienten las bases para que más mujeres puedan ser vistas delante y detrás de la cámara. Que la falta de representación en Hollywood sea cosa del pasado.

No te vayas sin leer: Ocean's 8: Las Estafadoras. Una secuela que trata de salirse con la suya

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos