Noticias

Deadpool 2 recibe fuertes críticas por el tratamiento de sus personajes femeninos

Aunque la película fue bien recibida por la crítica especializada, algunos aspectos de la secuela han sido considerados sexistas e inadecuados

El mundo de los cómics siempre ha sido complicado para los personajes femeninos. Ciertamente existen de inicio varias protagonistas poderosas que se han mantenido vigentes a lo largo de los años, pero también es cierto que la gran mayoría inicio sólo como un interés romántico del héroe que fueron evolucionando conforme pasaron los años y se presentaron más quejas al respecto. El asunto es que las actuales adaptaciones al cine de estas historietas no pueden cometer los mismos errores, en especial en estos tiempos de alta sensibilidad y crítica.

Los recientes sucesos dentro de la industria y movimientos como el de #MeToo han servido también para darle prioridad a la representación femenina en las películas. Por otro lado, las redes sociales no perdonan, todo lo notan y todo puede ser usado en tu contra. Deadpool 2 - 85% ha sido un gran éxito en taquilla y entre el público, pero también ha sido fuertemente criticada. De todas las cosas que realmente podrían ofender a la audiencia, una en especial se ha convertido en tema de discusión y tiene que ver con el personaje de Vanessa, interpretado por Morena Baccarin.

También te puede interesar: Deadpool 2: director confirma que habrá una versión extendida

Si no has visto Deadpool 2 es mejor dejar de leer, aunque lo que se critica es algo que sucede en los primeros minutos de la cinta. Por un lado, la película ha sido elogiada por mostrar una relación lésbica que no sirve como efecto artificial y llamativo, y sólo existe porque así funcionan los personajes. También se ha agradecido la aparición de Domino, interpretada por Zazie Beetz, cuyo trabajo primero causó muchas dudas, pero que ahora se ha convertido en uno de los elementos más queridos por la audiencia. Sin embargo, es la forma en que se trata al interés romántico del protagonista el verdadero problema.

Al inicio de la secuela, un trabajo no terminado termina por provocar la muerte de Vanessa. La gran pérdida es lo que motiva al protagonista, primero en su intento por autodestruirse y luego por ayudar a toda costa a Russell/Firefist, y la gente no está contenta con la decisión. La muerte de Vanessa ha sido catalogada como un ejemplo más de las “mujeres en el refrigerador”, un término proveniente de una crítica a los cómics. En una historieta de Linterna Verde, el héroe regresa a casa después de una misión sólo para descubrir que su novia ha sido asesinada y su cadáver está dentro del refrigerador. La idea es que el matar sin razón al interés romántico, o a algún otro personaje femenino que se ha mostrado fuerte e independiente, es una decisión sexista que las priva y despoja de su fortaleza para convertirlas en un objeto que sirve para que el héroe y su historia avancen. Es decir, se trata de una excusa barata para hacer progresar la historia, y es sexista porque suele suceder a las mujeres de estas historias que los guionistas prefieren matar que hacer evolucionar junto al protagonista. Aunque es cierto que esto sucede en los cómics y en varias películas, no necesariamente de superhéroes, la muerte de Vanessa no necesariamente cumple con eso.

También puedes leer: Las peores críticas a Deadpool 2

Si uno lo analiza bien, Wade no se preocupa por muchas personas en esta vida, ni su propia existencia le causa tanto interés. Sin embargo, Vanessa va más allá de ser su pareja, pues ella es la única personaje en el mundo que en verdad le interesa. En el guión original, Vanessa simplemente terminaba su relación con Wade, pero eso sí habría sido una excusa barata, pues es difícil considerar que ella haría eso o que Deadpool decidiera seguir un camino autodestructivo sólo por eso. Su muerte sí termina por hacer evolucionar al personaje principal, pero es porque sólo su asesinato podría quitarle la esperanza a un mercenario como Wade Wilson. Por su parte, los guionistas Paul Wernick y Rhett Reese admiten que la decisión no fue tomada por sexismo, pero sí en beneficio de la historia. En una entrevista con Vulture, Reese explica:

No sabíamos lo que era “Fridging”. No pensamos en lo absoluto en eso. Y ese tal vez fue nuestro error, no pensarlo.

Aunque los escritores admitan que no fueron conscientemente sexistas, algunas personas no creen que eso sea exista. La verdad es que Vanessa es un personaje secundario, lo que significa que sí puede ser utilizada en beneficio de la historia, como sucedió antes con el tío Ben de Peter Parker, cuyo asesinato cambia el destino del héroe, o hasta con el personaje de Robin, identidad que ha sido usada por distintos personajes quienes han sido torturados y hasta asesinados para que Batman evolucione.

No dejes de leer:

Deadpool 2: el final iba a ser mucho más oscuro originalmente

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos