Artículos

El viaje de Shang-Chi del cómic al UCM

Aquí les explicamos el paso de Shang-Chi de los cómics a la pantalla grande y le recomendamos un par de obras para leer antes de ver la película

Algo que ha caracterizado a Marvel Studios todos estos años es que no temen tomar riesgos. Eso ha pasado desde el principio del UCM. Contratar a Robert Downey Jr. fue un gran riesgo del que Kevin Feige estaba plenamente consciente. Así lo reveló recientemente en una entrevista para CinemaBlend:

No te pierdas: Shang-Chi: La Leyenda de los Diez Anillos, ya tiene calificación de la crítica

Yo todavía pienso que el mayor riesgo que tomamos -lo cual hoy en días suena como una locura- fue contratar a Robert Downey Jr. Fue al mismo tiempo el mayor riesgo y lo más importante para crear el Universo Cinematográfico de Marvel. Sin Robert, no estaríamos sentados aquí hoy. Yo realmente creo eso. Él era un actor asombroso. Todo el mundo sabía que él era un actor asombroso. Pero él no había sido una estrella de acción. Él no era necesariamente una estrella de blockbusters. Y nosotros nos dimos cuenta rápidamente que el verdadero riesgo, y esto ya lo ha dicho antes, era no contratarlo. Y Jon Favreau realmente tenía la visión para esa película y para Robert en ese rol. Esa decisión, y el éxito de esa decisión, yo creo que nos empoderó para tomar más riesgos y futuras decisiones.

Definitivamente han seguido tomando decisiones arriesgadas que han dado frutos sorprendentes. La creación de un universo cinematográfico tan complejo como el UCM fue un riesgo. Sin dudas. No por nada todos han querido imitarlos y han fallado en el intento. Otra decisión por el estilo fue hacer una película de los Guardianes de la Galaxia, un equipo de héroes espaciales con el que el público no estaba para nada familiarizado. Otra decisión valiente y necesaria fue hacer Pantera Negra - 90%. Esa película abrió las puertas a que se hicieran más películas de superhéroes de color y a que podamos ver más afrofuturismo en la pantalla grande y chica, con algo de suerte.

Su última arriesgada película es Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos - 95%. Shang-Chi es un personaje que sólo los fanáticos de los cómics de Marvel conocen realmente. Y eso es relativamente porque no ha tenido tantos cómics como otras figuras de la compañía. Los ha tenido pero en solitario, también se le conoce más por ser parte de equipos de superhéroes como, recientemente, los New Agents of Atlas. El personaje no ha salido en ninguna de las series animadas de la compañía. Eso se traduce en que esta cinta va a ser su primer contacto con el gran público.

La película se estrena el dos de septiembre solo en cines, y la verdad es que todos deberían ir a ver en pantalla grande la versión de Marvel de una cinta de artes marciales. Es algo que se tiene que ver para creerse. Si alguien tiene dudas o quisiera saber más sobre este atípico héroe antes de ver su introducción en el UCM, les hemos preparado estas líneas en las que hablaremos de su origen en los cómics y su evolución a lo largo de los años hasta llegar al Universo Cinematográfico más amado por todos.

Aquí pueden comprar sus boletos

Algo que se debe tener presente es que Shang-Chi es un producto de otra época en toda clase de sentidos. Es el resultado del boom de las películas y series de televisión de artes marciales que existió durante la década de los años setenta y ochenta. Es un tiempo en el que el público de Estados Unidos consumía películas de artes marciales derivadas del éxito de El Gran Jefe - 60%, Drunken Master - 79% y One Armed Boxer. No es azaroso que la apariencia del personaje esté inspirada en Bruce Lee . También es la época en la que se estrenó la clásica serie de artes marciales/western Kung Fu. Es importante mencionar esto porque Marvel quería adaptarla a cómic. Eso no iba a pasar ni en un millón de años porque la serie era de Warner, dueños de DC. Gracias a esta imposibilidad y a las ganas de adaptar esa historia es que Shang-Chi existe.

Marvel se hizo de los derechos de otro famoso personaje ligado con oriente; así es, me refiero a Fu Manchú, de Sax Rohmer. En otro artículo voy a hablar más al respecto, pero Fu Manchú es una de las más conocidas caricaturas raciales derivadas de lo que se conoce como peligro amarillo, la cual básicamente era una metáfora racista para decir que la gente de Asia era una amenaza para la cultura occidental. En este contexto, Shang-Chi fue creado para ser el hijo que se rebela cuando descubre que su padre es un criminal. Antes de eso pensaba que los asesinatos que le pedía que hicieran eran por el bien de la humanidad.

De hecho, el tema central de los cómics de este personaje, desde los primeros hasta los más recientes, es salir de la sombra de un padre malvado y el temor a convertirse en él. Como seguro habrán notado por los tráilers. Ese sigue siendo el tema central en la película.

La primera aparición del personaje fue en Special Marvel Edition #15, escrito por Steve Englehart y con arte de Jim Starlin . Ambos son sus creadores. Me parece importante recordar que a Starlin también le debemos la existencia de Thanos y de Drax. Después de esto, salió en los dos siguientes números también. Lo importante aquí es que ese último llevó por título The Hands of Shang-Chi: Master of Kung Fu. Eso es lo que llevó a que tuviera su propio cómic cuyo nombre precisamente era Master of Kung Fu y en el que también trabajaron, aunque sólo al principio, los dos artistas ya mencionados. Este cómic se publicó de 1974 a 1983. Logró durar tanto tiempo y ser tan popular gracias al boom de las artes marciales. Tuvo cuatro ediciones gigantes y un anual.

También lee: Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings | Primeras reacciones de los críticos dicen que es la mejor película de superhéroes del año

Algo que se debe mencionar es que varios personajes creados por Sax Rohmer salían en esas historias, como Fah Lo Suee, hermana de Shang-Chi, quien hoy en día se llama Zheng Bao Yu. Algo también importante es que ya desde este período existía un elemento que ha caracterizado a los relatos de este personaje: el espionaje. No sólo eran aventuras de artes marciales, sino también de espías; el MI6, el servicio de inteligencia secreto de Inglaterra salía en las historias. Uno de los personajes recurrentes de Shang-Chi es Leiko Wu, una agente de esa organización.

Como se pueden imaginar cuando ese boom disminuyó, también lo hizo la popularidad del personaje. Por muchos años se convirtió en un protagonista que a veces aparecía en otros cómics o en one-shots con la intención de revivirlo. Así tuvimos Master of Kung Fu: Bleeding Black en 1990 y la miniserie Master of Kung Fu: Hellfire Apocalypse en 2002, como parte de MAX, el sello de cómics para adultos de Marvel. Como resultado de la Civil War de los cómics, Shang-Chi se convirtió en uno de los integrantes regulares de Heroes for Hire en el 2007.

Su gran regresó en los cómics fue en la serie de 12 números Secret Avengers de Ed Brubaker, así es, el creador de Winter Soldier. Así como ese escritor actualizó a Bucky para una nueva audiencia, él hizo lo mismo con este artista marcial en el 2010. Para ese momento, Marvel ya no tenía ni quería tener los derechos de Fu Manchú. Por lo mismo, ahora éste era un hechicero tremendamente longevo llamado Zheng Zu y Shang-Chi uno de sus hijos, el predilecto, en realidad. Fu Manchú sólo era un nombre más que ese criminal usó a lo largo de los años.

Después de esto, el personaje volvió aparecer en otra miniserie inspirada en su serie clásica. Por supuesto, me estoy refiriendo a Master of Kung Fu: Battleworld, que fue parte del evento Secret Wars. Ese cómic fue escrito por Haden Blackman e ilustrado por Dalibor Taljic. Esa historia ocurre en el K'un-Lun de Battlewold, el cual es un reino inspirado en las películas clásicas de artes marciales y, en sí, en el género Wuxia. Éste es un tipo de fantasía que ocurre en mundos inspirados en la antigua China. Al ser parte de Secrets Wars; es decir, de un mundo en el que el multiverso colapsó y se cristalizó en nuevos universos que sintetizaban varios ya existentes, tanto Shang-Chi como los demás personajes son versiones completamente nuevas que sorprendieron a los lectores.

Otro momento importante y relativamente reciente en las publicaciones sobre este personaje fue New Agents of Atlas. En el 2019 se creó una nueva versión de este equipo liderado por el mismísimo Jimmy Woo, a quien recordaran por Ant-Man and the Wasp - 85% y WandaVision - 95%. Lo que destacó de este cómic es que todos los personajes son asiáticos o de ascendencia asiática. Es uno de los mejores intentos de Marvel por mostrar que puede alejarse de su pasado de caricaturas raciales asiáticas y crear verdadera representación para las personas de esa región del mundo.

Por último, y esto es inevitable en el mundo de los cómics actuales, tenemos que hablar de Gene Luen Yang. Él es uno de los mejores escritores y dibujantes de cómics actuales y uno que particularmente ha reflexionado sobre la experiencia asiática en América y en el mundo. Por lo mismo, además de sus novelas gráficas originales, él ha sido contratado por varias editoriales para escribir historias centradas en personajes asiáticos. Sobra decir, que fue inevitable que fuera contratado para escribir una historia centrada en Shang-Chi, su primera publicación en Marvel. Esto ocurrió en 2020 y el resultado fue Shang-Chi, vol. 1: Brothers and Sisters. Junto con Master of Kung Fu: Battleworld, ésta es la historia del personaje que deberían leer antes de ver la película y que debería de inspirar a la futura secuela. En ella Shang-Chi es elegido como sucesor de su padre tras su muerte. Es una reflexión sobre el hecho de que en lugar de querer cambiar nuestro pasado, lo que se tiene que hacer es aceptarlo y darle un nuevo sentido.

Dicho todo lo anterior, hay que decir que así como hubieron varios intentos para revivir al personaje en los cómics, también ha habido algunos intentos para llevarlo a la pantalla grande. En la década de los años ochenta, Stan Lee quería una película o serie del personaje estelarizada por Brandon Lee. Eso nunca llegó a pasar. Luego en el 2001, Stephen Norrington, sí, el mismo que dirigió Blade , quiso hacer una cinta llamada The Hands of Shang-Chi. Para el 2003 el proyecto pasó a manos de Dreamworks con Woo-Ping Yuen como director y Ang Lee como productor. Antes de que el filme se materializara, los derechos del personaje regresaron a manos de Marvel Studios. Cuando las cintas de Marvel eran distribuidas por Paramount Pictures, Shang-Chi era una de las propiedades en las que se iba a centrar la compañía. Cuando el estudio fue comprado por Disney, ya no fueron requeridos los servicios de Paramount y varios de esos proyectos murieron. Afortunadamente, Marvel Studios decidió utilizar al personaje para la Fase 4 y lo demás, como se suele decir, es historia.

Sigue leyendo: El Mandarín no será fiel a los cómics, revelan guionista y director de Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos