Artículos

Películas del hombre contra la naturaleza: Cuando los animales son los villanos

Primera parte de una serie de artículos donde el hombre debe enfrentarse a fuerzas naturales que lo soprepasan. En esta lista, estas películas pusieron a los animales como los villanos de la historia, y en algunos casos triunfaron hasta el punto de cambiar la opinión de la gente hacia ellos.

Los medios de comunicación distorsionan nuestra visión del mundo. A veces, la distorsión causada por una determinada historia puede enfatizar un punto y enfocar una verdad que rara vez se ve. Otras veces, los medios de comunicación pueden tergiversar seriamente la verdad, creando miedo, desconfianza y odio irracionales. La forma en que los medios de comunicación dan forma a nuestra visión puede ser evidente en la representación de los roles de género masculino y femenino, así como en muchos otros aspectos. Es difícil ver una película sin encontrarnos con representaciones injustas, porque en el nombre de la creatividad todo es aparentemente válido.

No te lo pierdas: Cómo el autor de Tiburón se arrepintió de escribir la novela y dedicó el resto de su vida a proteger a los tiburones

Por ejemplo, en Caníbales - 34% se pone como villano al pueblo de una tribu sudamericana hasta el punto de deshumanizarlo. Pero además de afectar la forma en que vemos a otras personas, los medios de comunicación también juegan un papel importante en cómo vemos el mundo natural. El problema del papel de los medios de comunicación a la hora de ver la vida silvestre y el medio ambiente es tan antiguo como la narración. Es fácil ignorar los mensajes en historias como Caperucita Roja solo porque no nos encontramos a menudo con un lobo en nuestro día a día. Al considerarlos, muchos cuentos de hadas tienen vistas oscuras de paisajes tranquilos y criaturas que siempre quieren hacer daño.

Hansel y Gretel es otro ejemplo, el bosque es un lugar terrible y peligroso donde viven brujas caníbales. En general, nos hemos vuelto más reflexivos sobre las nuevas historias que se les cuentan a los niños, pero la representación de los animales y los lugares "salvajes" como maldad perdura en las películas. El clásico de las películas de terror con un animal como villano es la película de 1975 de Steven Spielberg, Tiburón - 98%. La tragedia de Tiburón es multifacética; es una película de terror psicológico minimalista que parece tener el realismo suficiente para hacerla creíble.

Muchos consideran a Tiburón una de las mejores películas jamás realizadas. Está basada en una novela, pero a menudo se piensa erróneamente en que se originó a partir de hechos reales. La tasa de ataques de tiburones es realmente baja y la cantidad de ataques fatales provocados en todo el mundo puede contarse con una mano. Dada la cantidad de personas que hay en el planeta, los números son aún más pequeños. Tiburón insinúa que los tiburones dan más miedo, son más peligrosos de lo que son, y los convierte en monstruosas caricaturas de sí mismos. Mientras que medios como National Geographic señalan que, anualmente, los humanos matan 100 millones de tiburones y esas estadísticas nos hacen preguntar quién es realmente el monstruo.

Te recomendamos: 4 razones por las que amamos a Godzilla y a otros monstruos gigantes

El escenario que dejó esta película para el tiburón no fue positivo, como tampoco lo fue para cada uno de los animales que protagonizan las películas que mencionaremos a continuación. Todas tienen en común el hecho de que ellos son los villanos de las historias.

Anaconda

Las anacondas son una máquina de matar perfecta según uno de los diálogos de la película, donde además se dice que es un privilegio escuchar cómo se te rompen los huesos cuando te abraza hasta matarte. En Anaconda, película de 1997, dirigida por Luis Llosa y protagonizada por Jennifer Lopez, Jon Voight, Ice Cube y más. vemos a un grupo de personas que viaja por el Amazonas en busca de una tribu solitaria, pero no saben que están allí para ser asesinados. La verdadera estrella es la enorme serpiente que da nombre a la película, la cual encuentra formas nuevas e impresionantes de salir de la nada para estrangular a las personas y tragarlas enteras.

Cujo - 59%

En esta adaptación de Stephen King , el mejor amigo del hombre es un perro trastornado. La historia presenta a una familia feliz, al menos hasta que nos enteramos que la mascota, un San Bernardo llamado Cujo que alguna vez fue sociable y adorable, fue mordido por un murciélago y dicha mordida está progresando lentamente hacia una locura rabiosa. Cujo se ve obligado a matar a cualquiera que esté a la vista, y aunque lo apoyamos en algunos momentos, las cosas se vuelven realmente aterradoras. Cujo, cada vez más satánico en sus acciones, acecha a la madre y al niño aterrorizados mientras intentan mantenerse cuerdos y lograr escapar. Sin efectos especiales ni giros sobrenaturales en la trama, resulta difícil imaginar que este adorable perro se vuelve terrible.

Infierno en la Tormenta - 79%

La película Infierno en la Tormenta se unió recientemente a las filas de otros éxitos de taquilla de terror donde los animales son los villanos. La película se centra en un padre y una hija con una relación problemática y sigue el formato normal de una película de terror. Comienza con Haley Keller (Kaya Scodelario) en una práctica de natación de la Universidad de Florida donde pierde una carrera. Parece que esto es un presagio de su enfrentamiento con caimanes asesinos y esta idea solo se ve reforzada por su padre llamándola "depredadora" a lo largo de la película. Durante un gran huracán, Haley ignora las advertencias de inundación y pasa por los cierres de carreteras para ver cómo está su padre, pero en el proceso es desafiada por un enorme cocodrilo y el resto de la película es una lucha violenta por sobrevivir.

Los Pájaros - 96%

Las aves no son animales que se consideran aterradores, así que hay que dar crédito a Alfred Hitchcock por convertir magistralmente a estos seres emplumados en terroríficos agentes de destrucción con su película Los Pájaros. Él se dio cuenta que uno solo podría ser aniquilado, y en respuesta se le ocurrió una bandada completa de ellos imparable. Los protagonistas no pueden defenderse; simplemente pueden observar impotentes cómo los pájaros chocan contra las ventanas, asoman los ojos de los granjeros y apuñalan a la gente expuesta. Al final, no hay victoria: los humanos simplemente huyen, esperando que no llegue el próximo apocalipsis inexplicable.

Miedo Profundo - 77%

En cierto sentido, Miedo Profundo no es una mala película de supervivencia. Blake Lively interpreta a una mujer que encuentra consuelo en el surf y una playa apartada en el pintoresco México, solo para encontrar su escapada transformada en una pesadilla por un tiburón gigante devorador de hombres. La película tiene un tono serio y valores de producción decentes. Por supuesto, si vieron la película podrán encontrar otra interpretación, como una historia de venganza por parte del tiburón contraatacando a los humanos, pero la lectura fácil siempre es que el animal es el villano y solo mata por algún instinto asesino.

Tiburón - 98%

En este, el primer verdadero éxito de taquilla del verano, un gran tiburón blanco solitario recorre las aguas que rodean la pequeña comunidad de Amity. A pesar de su miedo al agua, un jefe de policía investiga los feroces ataques y finalmente sigue a la bestia hacia aguas abiertas, donde intenta comérselo a él, a sus compañeros y a su bote. El tiburón se convierte en el depredador definitivo, atacando al azar y sin razón aparente. La escalofriante partitura de John Williams señala la fatalidad inminente con su ahora famoso tema, y la sabia decisión de Steven Spielberg de limitar los destellos del tiburón resultó en que muchos miembros se preguntaran si podrían volver al océano.

Un Día para Sobrevivir - 79%

Liam Neeson interpreta a Ottway, el líder de un grupo de rufianes petroleros que luchan contra un grupo despiadado de gigantescas bestias después de que un accidente aéreo los arroja al vacío en Alaska. De vuelta en la plataforma, el trabajo de Ottway era esconderse y disparar a los lobos que atacaban a los trabajadores al azar. En la naturaleza, los lobos buscan su venganza como los seres despiadados que son todo el tiempo, de acuerdo con la película. Porque al menos la temperatura ni las condiciones en las que se encuentra son más peligrosas que un grupo de animales, así que verlos convertidos en los villanos de esta película era lo más lógico aparentemente.

Continúa leyendo: Películas para enseñar a los niños sobre veganismo

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos