Artículos

El Señor de los Anillos: Errores de El Hobbit que Amazon debe evitar en su serie

El Hobbit tiene algunos errores que debería evitar Amazon si no quiere decepcionar a sus fans y a los espectadores

Amazon está enfocado en convertirse en el ganador de la cruenta batalla del streaming. La competencia es feroz y encarnizada. Netflix es el rey indiscutible, pero HBO Max y Disney Plus le han estado pisando los talones con sus fuertes exclusivas. En el caso del primero, le ha ayudado tener las películas más recientes de Warner y La Liga de la Justicia de Zack Snyder - 82%. En el caso del segundo, las series del MCU han conseguido atraer a muchos suscriptores y es muy probable que Loki no vaya a ser la excepción.

Sigue leyendo: La Tierra Media en el cine según la crítica

Amazon no se quiere quedarte atrás. La principal prueba es la reciente compra de MGM por US$ 8.45 mil millones. La otra gran prueba es el enorme presupuesto de la primera temporada de El Señor de los Anillos. No sabemos con exactitud cuánto va a costar, pero ha habido rumores de que la compañía ha desembolsado USD$ 465 millones la producción de la primera temporada. Se desconoce si es verdad, pero es algo superior a una película de los Vengadores. En sí es una cifra irreal para una serie de televisión, pero con Amazon es posible. Además, estamos hablando de que eso sólo es lo que se ha gastado en producir la primera temporada, no estamos contando el pago que tuvieron que hacer para tener los derechos. Se dice que contando eso la cifra asciende a mil millones de dólares. Es una prueba de que Amazon tiene toda la intención de tener su propio Game of Thrones - 59%. Tiene sentido pensar que la respuesta a esta serie sea algo basado en la obra de J.R.R. Tolkien .

El problema es que lo que hace que esta serie pueda ser un gran éxito es lo mismo que la podría llevar al fracaso: el fandom. La obra de Tolkien es una de las obras de fantasías más amadas y que definió lo que entendemos por alta fantasía; sin ella ésta no sería sinónimo de mundos secundarios medievalizantes poblados por elfos, humanos, enanos, orcos y dragones que están bajo la amenaza de un Señor Oscuro que quiere hacerse de un artefacto de poder. Por supuesto que este género es infinitamente más amplio, pero gracias al autor sudafricano esta es la idea que se ha plasmado en el imaginario cultura. El punto es que el amor y la lealtad de sus fans hacen que las expectativas sean altísimas y por ello cualquier error podría decepcionarlos y hacer que la serie pierda espectadores.

Eso nos lleva a hablar de la trilogía del Hobbit de Peter Jackson: El Hobbit: Un viaje inesperado - 64%. El Hobbit: La Desolación de Smaug - 75% y El Hobbit: La Batalla De Los Cinco Ejércitos - 60%. Esas películas no fueron un fracaso de taquilla ni les fue mal con los críticos y el público, excepto la tercera. Dicho eso, los fans no las amaron y no podemos negar que tienen algunos errores que esperemos que no repitan en la serie de Amazon.

Alargar demasiado la historia

Esta es la principal crítica que se le hizo al Hobbit. El hecho de que fuera una trilogía no fue del agrado de mucha gente. De muchas formas eso no tiene sentido. La trilogía de El Señor de los Anillos son 1191 páginas en total. En contraste la novela sobre las aventuras de Bilbo es de 310 páginas. Bien pudo haber sido adaptada en una película o en dos. Tres no fue una buena idea. La manera en que fueron cortadas las historia no se sintió natural. En general da la impresión de que expandieron una historia que fácilmente podría haberse contado en una sola película de tres horas o dos cintas a lo máximo. De hecho, el plan original era hacer dos películas. En la primera se iba contar gran parte de la historia de la novela, mientras que en la segunda iban a aparecer las conexiones con la trilogía anterior; es decir Dol Guldur y La Batalla de los cinco ejércitos. Recordemos que esta pelea ocurre fuera de escena en el libro porque Bilbo queda inconsciente al principio de la misma.

Esperemos que los productores ejecutivos de la serie de Amazon sepan cuando cortar la historia y que no alarguen arcos narrativos sólo porque sí.

Centrarse demasiado en la conexión con El Señor de los Anillos

Si hubieran seguido su plan original, esto no sería un error. Dicho eso, incluir a Dol Guldur intercalado con la historia original y centrase mucho en personajes queridos de la trilogía original, incluyendo la forzada inclusión de Frodo al principio y el hecho de que estuviera Legolas en dos películas sólo porque sí. Todo esto distrae de la historia que estaban queriendo contar en favor de guiños a una historia que los fans conocen bien.

Sabemos que la serie va a ocurrir en el pasado y con mucha facilidad podrían desviarse de la historia que sea que quieran contar por centrarse en algún elemento centrado en Sauron. Esto podría terminar haciendo que la serie se sienta más como fan service para amantes de la trilogía original que como una nueva historia ubicada en este universo, que es lo que debería de ser.

El exceso de CGI

Otro de los grandes problemas de la película es el exceso de CGI. Los orcos y los goblins son de CGI, los gusanos a lo Tremors, Dune y Star Wars que no tienen razón de ser también lo son, Smaug, obviamente lo es, pero quién sí es imperdonable es Dain Ironfoot . A Smaug se lo podemos perdonar porque es uno de los mejores dragones que hemos visto en el cine, lo de los más personajes es imperdonable, pero en especial ese legendario enano. Los 13 enanos son actores con maquillaje prostético, pero lamentablemente optaron por hacer de Dain un personaje completamente digitial lo cual distrae de la acción y se ve completamente irreal. Para muchos el hecho de que los orcos, goblins y demás seres inhumanos fueran así es un defecto del mismo calibre.

También lee: El Señor de los Anillos: Por qué la serie de Amazon podría estar condenada al fracaso

En el audiocomentario de la primera película descubrimos que esto es algo intencional por parte de Peter Jackson . El director hubiera querido que en la trilogía original los orcos fueran digitales y no actores con prostéticos:

Lo van a ver más en la segunda y la tercera películas, pero he estado usando menos orcos prostéticos y más orcos digitales, y estoy realmente feliz. Esto haciendo lo que desearía poder haber hecho hace 12 años cuando no teníamos los medios o la tecnología para hacerlo apropiadamente en esa época, pero ahora sí. Así que pienso que nuestros orcos que ciertamente van a aparecer en las siguientes dos películas van a ser creaturas formidables y aterradoras comparados con lo que hemos hecho en el pasado.

Resultaron más aterradores, pero no en el sentido que él director hubiera querido.

Esto se puede comprender un poco por el hecho de que el maquillaje prostético fue un proceso muy complicado en la producción original y además todo un lío para los actores. Hace mucho uno de ellos reveló que hubo un momento en el que le dio un ataque de pánico porque sentía que no podía respirar y estuvo a nada de arrancarse la cara. Eso hubiera retrasado significativamente la producción.

En general, las series de televisión no suelen este problema con el CGI porque es algo muy costo y por lo mismo el que pueden utilizar no se ve de lo mejor, pero el alto presupuesto de la serie de Amazon podría ser un indicador de que piensan utilizarlo más de lo usual. Esperemos que no sea el caso.

Armadura de la trama

Este es un defecto de las historias de aventuras que existe desde hace siglos, en realidad. Si un día alguien lee Las sergas de Esplandián (1510) notará que hay un episodio en que el caballero dice que nada le puede pasar a su embarcación porque él todavía tiene aventuras que hacer. En otras palabras, las escenas de acción no tienen nada de tensión porque sabemos que el personaje no va a morir hasta que llegue al final de la historia o al momento designado de su muerte. En la trilogía de El Hobbit eso hace que escenas como la confrontación con los goblins en Misty Mountains, la huida en los barriles o todo los combates de Tauriel, Legolas, Thranduil y Bard se sientan más como espectáculo visual que otra cosa.

Ésa es una de las lecciones positivas de Game of Thrones - 59% que podría aprender esta serie. Esperemos que los personajes no sean inmortales sólo porque el guión así lo necesita y que los riesgos se sientan como algo real en la aventura de los personajes.

Romance como elemento que hace que la inclusión se sienta forzada

Peter Jackson tuvo una idea que pudo haber sido interesante si se hubiera manejado de otra forma. La relación interracial entre el enano Kili y la elfa Tauriel. El primer error con esto es muy obvio. Vean ese póster que esta aquí arriba de los 13 enanos juntos. Con sólo verlo se vuelve muy de cuál de ellos se va a enamorar Tauriel. En esa imagen parece el adoptado de la familia porque parece más un hombre de baja estatura que un enano. Contrasten su apariencia con cómo se ve en la película animada de 1977:

Es común que en el cine de Hollywood sólo los guapos puedan enamorarse, a menos que el centro de la trama sea una persona no atractiva enamorándose de alguien que lo es de manera convencional. Al hacer que Kili sea tan guapo que ya ni parezca un enano quita un poco de la inclusión que este romance pudo haber tenido, además acentúa el hecho de que sólo tres de los enanos realmente desarrollados como personajes. Esperemos que en la serie de Amazon los amores no estén reservados para los personajes convencionalmente atractivos, al grado de ya no parecer miembros de su raza.

El otro elemento que demerita la inclusión del romance es el hecho de que hayan elegido a Tauriel para ese romance. Las novelas de Tolkien tienen varias cosas que no han envejecido bien. Una de ellas es la ausencia de personajes femeninos. En la película quisieron resolver esto de dos formas. Una es el hecho de que las mujeres de Laketown hayan decidido que iban a combatir junto con los hombres para defender Dale durante la guerra, lo cual de todos modos no se siente demasiado orgánico. El otro elemento es Tauriel. Es un personaje femenino fuerte que mucha falta le hace a la obra original. El problema es que pareciera que mucha gente cree que la función de los personajes femeninos es enamorarse y que por lo mismo es la única manera de desarrollarlos. Y no. Puedes perfectamente tener una mujer fuerte en tu novela o película sin la necesidad de que se enamore de nadie. Tauriel hubiera funcionado perfectamente bien sin su triángulo amoroso con Legolas y Killi. Esperemos que tomen eso en cuenta en la serie. Muchos fans de la Tierra Media agradecerían ver mujeres fuertes que no estén en la trama en función de un personaje masculino determinado.

No te vayas sin haber leído: El Hobbit | Momentos de la trilogía que dan pena ajena

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos