Artículos

METE-CRÍTICA | para volver, volver...al cine

En su columna, Jesús Chavarría reflexiona sobre el próximo regreso a las salas de cine y la importancia de la convivencia responsable

La actual crisis en la que están sumergidas las cadenas de exhibición de nuestro país, debido a la pandemia que desde el pasado 2020 aqueja al mundo entero, les ha empujado a hacer adecuaciones constantes tanto en sus mecanismos de trabajo al interior, como en sus estrategias para enfrentar un mercado que, con toda razón, se mantiene reticente -por decir lo menos-, a volver a las salas.

Podría interesarte: Anuncian reapertura de cines en CDMX y el Estado de México

Sin embargo, al igual que sucede en el plano general con lo que se ha dado en llamar la nueva normalidad, aunque los lineamientos son claros y se están poniendo en práctica las medidas de sanidad correspondientes -de hecho los cines no están considerados como de alto riesgo en cuanto a contagio-, esto solo cobrará sentido si hay correspondencia, por lo cual resulta indispensable que reflexionemos y estemos dispuestos a a reinventarnos como público, lo cual a final de cuentas, no es ajeno a la naturaleza del fenómeno cinematográfico.

Lee también: METE CRÍTICA | Godzilla vs Kong, vs la pandemia

Desde sus inicios como una curiosidad tecnológica y científica, hasta pasar a convertirse en un medio de entretenimiento y luego adquirir pretensiones artísticas e intelectuales, este se ha ido modificando como una experiencia factible de ser disfrutada en múltiples formas y escenarios, ya sea entre el colorido de una plaza comercial, en la intimidad de un pequeño café, al aire libre o dentro de un auditorio y con música en vivo, o en los autocinemas y similares; siempre ha encontrado el camino para adaptarse y satisfacernos. Claro, esta vez las circunstancias son lamentablemente complicadas y los protocolos absolutamente necesarios, pero lo cierto es que no podemos simplemente resignarnos a pensar que somos incapaces de asumir la parte que nos corresponde.

El proceso es lento y debe ser sensato, pero es tiempo de reconocernos, reinventarnos y dar los primeros pasos para volver, poniendo en práctica la convivencia responsable, sin desbocarse, sin aglomeraciones y con toda conciencia. Solo así podremos recuperar las actividades que definen nuestras vidas, incluyendo entre ellas la ventana por la que suelen asomarse las creaciones de la fábrica de sueños, esa que comúnmente llámanos cine.

También podría interesarte: Canacine revela que más del 50% de los cines en México cerraron por la pandemia

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos