Artículos

RESEÑA: Billie Eilish: The World’s A Little Blurry | El retrato íntimo de una adolescente en ascenso

Tiene buen ritmo y el tiempo de ejecución se justifica gracias al material que no solo se apoya en las canciones, sino que aporta momentos cotidianos agradables.

No cabe duda de que Billie Eilish es una de las cantantes y compositoras más conocidas y populares actualmente. Su música puede gustar o no, pero el éxito que ha conseguido a tan corta edad es de admirar e incluso despierta gran interés, sobre todo porque la joven talento, a pesar de ser excéntrica, es bastante normal y su ascenso se ha dado a partir de sus canciones, giras y videos.

Te puede interesar: Suscríbete aquí a Disney Plus

El director R.J. Cutler, quien ha mostrado un gran interés por la música en algunas de sus producciones anteriores como Si Decido Quedarme - 35% y Belushi, así como por iconos de distintas épocas o figuras importantes como Dick Cheney en The World According to Dick Cheney o Anna Wintour en The September Issue, ahora pone el foco en Eilish y lanza el documental Billie Eilish: The World's a Little Blurry - 70%, filme que promete una mirada íntima a la vida de la cantante, mientras muestra cómo ha sido su ascenso a la fama.

La película revela el proceso de creación detrás de escena del álbum de estudio debut de la cantante titulado When We All Fall Asleep, Where Do We Go? y está programada para estrenarse el 26 de febrero en la plataforma de Apple TV+. El documental sigue a Eilish mientras viaja por carretera, en el escenario, mientras está en casa con su familia, todo con un tono íntimo que envuelve al espectador.

Hay algo atractivo e interesante en el hecho de poder ver más allá de la vida de una cantante tan popular. Aun cuando todo lo mostrado en Billie Eilish: The World's a Little Blurry - 70% se puede leer fácilmente en internet, el poder verlo, presenciar la relación que la joven tiene con su hermano Finneas, su mamá y su papá, verla sufrir con los tiempos de grabación y con la composición de canciones es algo único.

El documental se describe a la perfección con la palabra intimidad, pues sin necesidad de mostrar algo novedoso o revelar algo adicional sobre la vida de Eilish, Cutler logra acercar al público a la joven y es una experiencia agradable. Incluso si no eres fan de la cantante o si sus canciones no son para ti, la película te muestra y te acerca a la cotidianidad y normalidad de alguien excepcional que ha recibido cinco premios Grammy y que ha estado detrás de éxitos como Bad Guy, When the Party's Over, Wish You Were Gay, Everything I Wanted, por mencionar solo algunos.

Quizá uno de los aspectos más relevantes del filme es que sigue la vida de una adolescente que tiene que enfrentar la fama y el precio de haber tocado a una generación con sus canciones. Es muy interesante ver como Eilish afronta el proceso y se expresa con su música y también es enriquecedor ser testigo del crecimiento –no solo profesional, sino también personal– de alguien tan joven que ha tenido que lidiar con tanto, a lo mejor como muchos otros, pero con mucha más fama.

Te recomendamos: Billie Eilish pierde 100 mil seguidores en Instagram por compartir dibujos de mujeres desnudas

Asimismo, el documental muestra que detrás del ascenso de una estrella juvenil hay mucho trabajo, no solo de la misma joven, sino también de su familia. La misma Eilish reconoce que siempre fue cercana a la música, pues sus papás le enseñaron a tocar instrumentos y lleva mucho tiempo componiendo con su hermano. Además, la película pone énfasis en la importancia que la cantante le da a sus seguidores, a quienes busca abrazar y entender con cada canción. Esto más que parecer un truco publicitario, al venir de alguien tan joven y genuino, se siente real y permite entender un poco más del fenómeno detrás de Billie Eilish.

De alguna manera, aunque casi dos horas y media pueden parecer demasiado para un documental sobre una cantante que no tiene tantos años de éxito, en realidad, la cinta tiene buen ritmo y el tiempo de ejecución se justifica gracias al material que no solo se apoya en las canciones, sino que aporta momentos cotidianos agradables. Es entretenido ver a Eilish enamorada, convivir con otras celebridades –incluso sin que ella sepa quiénes son–, conocer a sus ídolos, hablar sobre carros, asistir a entrevistas e incluso es conmovedor y desgarrador verla afrontar la depresión que padece y pasar por las propias complejidades de la adolescencia.

Al final, Billie Eilish: The World's a Little Blurry - 70% busca desmitificar la vida de una artista adolescente famosa y el propio camino a la fama y, de cierta manera, lo logra, porque se muestra honesto, cercano e intenso, algo que es fiel a la cantante en la que se centra.

No te vayas sin leer: Kat Dennings defiende a Billie Eilish del body shaming y dice que su cuerpo era idéntico al de la cantante

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos