Artículos

Los personajes heterosexuales más forzados del cine y la TV

Seguro han escuchado por ahí "ese personaje gay es innecesario" o "está forzado que sea gay". Pero, ¿por qué jamás nos preguntamos si un personaje heterosexual está forzado?

El cine y la televisión a lo largo del siglo XX y parte del XXI han retratado el mundo y las miles de películas y series que se hicieron en el pasado reflejan la realidad de su tiempo, pero también dan forma a nuestra visión del mundo y en ocasiones no nos cuestionamos si lo que vemos en la pantalla grande o chica realmente corresponde a la realidad o si se trata de visiones distorsionadas de la misma.

También te puede interesar: Se incrementa el consumo y demanda de series infantiles con temática LGBTQ

Seguramente el lector habrá visto las muchas quejas que se hacen porque en tiempos recientes la industria del cine y el entretenimiento está esforzándose por dar más espacio a personajes de orientación no-heterosexual; muchas veces se acusa a estas decisiones creativas de “forzar” los personajes LGBTQ, o de que la homosexualidad es “forzada”. Pero rara vez nos cuestionamos si la heterosexualidad no es forzada en casos donde todo apuntaba a relaciones gays.

Las personas no-heterosexuales han existido desde siempre, en diferentes épocas y culturas con diferente nivel de tolerancia o represión. En el mundo occidental, donde la religión cristiana es la mayoritaria, se condena a la homosexualidad con base en la Biblia, pero incluso entre individuos ateos o poco religiosos el prejuicio contra la comunidad LGBTQ sigue presente, transmitida de generación en generación.

En el cine de Hollywood el Código Hays, que determinaba lo que se podía y lo que no se podía ver en la pantalla, provocó que las historias LGBTQ fueran silenciadas por décadas. A partir de la década de 1950 el Código se suavizó y nuevas oportunidades surgieron, pero la representación siguió siendo escasa. En el siglo XXI la representación de grupos marginados es una prioridad para Hollywood y la comunidad LGBTQ ha tenido grandes avances en producciones como Yo Soy Simón - 92%, Euphoria - 76% y El Mundo Oculto de Sabrina - 94%. Sin embargo, los grandes blockbusters y los shows televisivos más grandes todavía tienen un largo camino por recorrer.

También te recomendamos: Cómo Avatar: La Leyenda de Korra ayudó a las personas LGBT a salir del clóset

Por otro lado, las historias heterosexuales abundan en la historia del cine, el tener más personajes LGBTQ no es “forzar”, es dar espacio a un grupo que ha sido subrepresentado y que también forma parte de la sociedad. Lamentablemente en la mayoría de los casos el público no se cuestiona la heterosexualidad forzada; cuando un personaje de ficción tiene indicios de una sexualidad no heteronormativa y al final se tira por la borda todo.

Para hacer justicia a algunos de esos casos donde un personaje apuntaba a ser LGBTQ y se anuló esa posibilidad o se ocultó para complacer al público más conservador, hemos realizado este artículo. La mayoría de los que aparecen en la lista habrían beneficiado a la trama de ser retratados como no-heterosexuales, pero por razones que no conocemos (pero podemos sospechar) fueron obligados a adherirse a la heteronorma.

Arya Stark

Arya Stark (Maisie Williams ), de Game of Thrones - 59%, era muy interesante desde el comienzo, pues a diferencia de su hermana Sansa (Sophie Turner), era una niña que disfrutaba de realizar actividades relacionadas con los hombres, como la esgrima y el tiro con arco; después la niña pasó por momentos difíciles y disfrazada como niño trató de ocultar su linaje para no ser capturada por los Lannister. No obstante, en la última temporada decidieron que Arya debía ser heterosexual y perdieron la oportunidad de convertir a uno de los personajes más queridos en un icono LGBTQ.

Aquiles

En la película Troya - 54%, de 2004, el guerrero griego Aquiles (Brad Pitt) fue retratado como un hombre heterosexual, aunque es bien sabido que su relación con Patroclo era más que una simple amistad. A principios del siglo XXI todavía era mal visto en Hollywood que se retrataran relaciones homosexuales abiertamente y tal vez el director y el estudio detrás de Troya decidieron que era mejor no sugerir nada más que una amistad entre los dos personajes.

Capitán América y Bucky Barnes

Más allá de las bromas en torno al amor homoerótico de Steve Rogers / Capitán América (Chris Evans) y Bucky Barnes (Sebastian Stan), todo apuntaba a que estos dos acabarían juntos. El patriótico superhéroe fue capaz de pelearse con la mitad de sus amigos Vengadores para salvar a su amigo de la juventud, pero Disney no se hubiera atrevido a darle una relación homosexual al personaje que retrata la versión idealizada que Estados Unidos tenía de sí misma en el pasado.

También lee: Las películas más gay de Marvel

Capitán Li Shang

Aunque Disney no se atrevió a convertir a Li Shang en un personaje gay en Mulán - 86%, la comunidad LGBTQ lo adoptó por considerar que se trataba de un hombre bisexual que sintió atracción por Mulán incluso antes de saber que era una mujer. Al tratar de vender sus productos en el mercado chino, la compañía no podría incluir personajes LGBTQ pues el gobierno no le permitiría proyectar sus filmes.

Elsa

La protagonista de Frozen: Una Aventura Congelada - 89% dio mucho de qué hablar en 2013, algunos interpretaron su canción “Let it go” (Libre soy) como una salida del clóset con la cual las personas no-heterosexuales podrían sentirse identificadas. En Frozen 2 - 80% hubo un fenómeno similar gracias a la canción "Show Yourself" (Muéstrate), que habla de mostrarse con sinceridad al mundo. Desafortunadamente Disney no quiso tomar el riesgo de convertir a Elsa en miembro de la comunidad LGBTQ.

Frodo y Sam

No fueron pocas las personas que vieron en la relación de Frodo (Elijah Wood) y Sam (Sean Astin) un posible amor homosexual, sobre todo nos referimos a quienes llegaron a El Señor de los Anillos gracias a las películas de Peter Jackson y no a los libros de J.R.R. Tolkien , donde la relación de ambos es diferente. Las adaptaciones cinematográficas tienen momentos sutiles que apuntan en la dirección del amor gay, pero los fans de los libros habrían odiado si se modificaba en ese sentido la historia.

No te pierdas: El Señor de los Anillos: Por qué la inclusión sí tiene sentido en el universo de Tolkien

James Bond

No hay motivo por el que Bond no pueda ser, ya sea gay o bisexual. Esta idea más o menos la entendieron Daniel Craig, Javier Bardem y Sam Mendes cuando una escena entre el 007 y su antagonista en 007 Operación Skyfall - 93% revela que la más reciente versión del espía no se limita a las mujeres y tienen un breve coqueteo. ¿Por qué es entonces predominantemente representado como un hombre heterosexual sino es para apelar al público de esa orientación sexual? Si es tan galán y usa esa ventaja a su beneficio durante sus misiones, no tiene más que lógica que pueda ser también igual de coqueto con otros hombres. Dejemos de forzar la heterosexualidad de tal personaje.

Mujer Maravilla

La superheroína de DC Comics ha sido descrita como bisexual, pero las películas donde aparece (Batman vs Superman: El Origen de la Justicia - 27%, Mujer Maravilla - 92%, Liga de la Justicia - 41%) no demuestran más que su amor por el piloto Steve Trevor (Chris Pine) y tal vez cierta atracción por Bruce Wayne / Batman (Ben Affleck). Para una princesa que se crió entre puras mujeres y con la idea de que los hombres solo sirven para la reproducción pero son innecesarios para dar placer sexual, es bastante raro que solo se muestre su atracción por hombres y nunca por las de su mismo sexo.

Okoye

Los fans de Marvel esperaban que Pantera Negra - 90% mostrara la relación lésbica entre Okoye (Danai Gurira) y Ayo (Florence Kasumba), misma que apareció en el cómic World of Wakanda. Ambas forman parte de la guardia real del rey de Wakanda. Para mala suerte de los seguidores de la franquicia, Okoye fue retratada como heterosexual, con una relación complicada con W'Kabi (Daniel Kaluuya).

Por si te lo perdiste: Marvel dice estar en contra del racismo, pero el MCU se resiste a la diversidad

Poe y Finn

Cómo olvidar el bromance que los fans de Star Wars predijeron desde el estreno de Star Wars: El Despertar de la Fuerza - 92%. Incluso los actores encargados de interpretar a Finn y Poe Dameron, John Boyega y Oscar Isaac, estaban de acuerdo en que la relación terminara en romance, pero Disney todavía no se atreve a tomar decisiones realmente dramáticas a favor de la representación LGBTQ. En su lugar pusieron un beso entre dos mujeres cuya importancia en Star Wars: el ascenso de Skywalker - 61% fue nula.

Sherlock Holmes y Watson

En varias ocasiones se ha acusado a la serie de la BBC de Sherlock - 97% de hacer queerbaiting, pues Sherlock Holmes (Benedict Cumberbatch) y John Watson (Martin Freeman) tienen mucha química en la pantalla y hay momentos que sugieren una atracción sexual. No obstante, el personaje interpretado por Freeman se casa con una mujer y el potencial romance gay nunca llega.

Xena y Gabrielle

Aunque la actriz Lucy Lawless, encargada de interpretar a Xena, declaró en una entrevista que después del final de la serie ella considera que la protagonista tiene una relación amorosa con Gabrielle (Renée O'Connor), en el show el amor lésbico se hace a un lado y se da prioridad a los romances de Xena con hombres. Es posible que si se retoma el remake de Xena que se canceló hace tiempo, se dé mayor espacio al amor entre las dos mujeres.

No te vayas sin leer: Documental de Netflix asegura que Bugs Bunny era la única representación positiva de transfeminidad

Comentarios

  • Tomatazos (14)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos