Artículos

RESEÑA | Los Nuevos Mutantes: más adolescentes, menos horror

La película final de la saga de los X-Men se beneficia de la escasa fama de sus protagonistas para sentirse original

Luego de numerosos retrasos, Los Nuevos Mutantes - 62% finalmente han llegado al cine, pero, ¿valió la pena tanta espera? Si bien el filme se escapa de la monótona fórmula de origen que ha permeado en el género de superhéroes, eso no quiere decir que no caiga en otros lugares comunes que, en el fondo, evitan que explote al máximo su potencial y resulte memorable. En corto: los ingredientes y la visión están ahí, pero la ejecución carece de fuerza. No obstante hay mucho que disfrutar.

No te pierdas: Los Nuevos Mutantes: los superhéroes de terror para una nueva generación

Dirigida por Josh Boone (Un lugar para el amor, 2013; Bajo La Misma Estrella - 81%, 2014), Los Nuevos Mutantes cuenta la historia de Danielle (Blu Hunt), una joven que despierta en una extraña institución en la que se le informa de la muerte de su comunidad y familia, así como de sus inestables poderes. Allí tiene que adaptarse a la vida junto a otros adolescentes que también tienen problemas para controlar sus habilidades, como la bravucona Illyana (Anya Taylor-Joy), la tímida Rahne (Maisie Williams ) o los inseparables amigos Roberto (Henry Zaga) y Sam (Charlie Heaton). Con su llegada, sucesos paranormales comienzan a aterrorizar la instalación y es entonces que comienzan a dudar de los motivos de quienes los tienen allí.

Definitivamente, el aspecto más destacable de este filme es su elenco y la construcción de sus personajes. Cada uno de los protagonistas se siente real y la trama hace un muy buen trabajo al profundizar en cada uno de ellos a través de la realización de sus peores pesadillas, las cuales revelan sus idiosincrasias, al mismo tiempo que ofrecen un pretexto ideal para presentar diferentes escenas de horror. A esto se suma la química entre los protagonistas y las dinámicas de rivalidad, amistad y romance que entre ellos ocurren.

Cabe destacar el trabajo de Joy, quien no pudo ser más perfecta para interpretar a la pícara Magik, así como a Williams y su versión de Wolfsbane como una introvertida chica católica que teme dar rienda suelta a sus poderes y sentimientos. Esta estructura, en la que los miedos de cada uno de los jóvenes mutantes se vuelven realidad, también permite al espectador ponerse de su parte pues éstos exponen sus vulnerabilidades. Quizá lo que hubiera podido mejorar es el poco tiempo que pasan juntos los cinco protagonistas como amigos, pues generalmente se dividen en pares. Y sólo en contadas escenas trabajan verdaderamente como equipo.

Si Los Nuevos Mutantes - 62% se sostienen en esa caracterización y dinámica grupal, también se siente original al no exponer, tradicionalmente o cronológicamente, la historia de cada uno. De nuevo, la estructura permite un ritmo vertiginoso que resulta muy útil para presentar a varios personajes en poco tiempo. Pero ese poco tiempo es el peor enemigo de la película. Cuando apenas comienza a tomar forma la amistad de estos personajes, el filme ya se acerca a su clímax. Es decir, se siente un poco apresurada hacia su acto final.

Te recomendamos: Los Nuevos Mutantes: Co-creador de los cómics detesta la película y la acusa de whitewashing

Si bien Boone se toma el tiempo de cimentar y construir a los personajes, la factura se le cobra más tarde cuando los vemos por muy poco tiempo trabajar verdaderamente juntos. En ese sentido, la película puede sentirse un poco apresurada, como si no hubiera tenido la oportunidad de costearse otra media hora para desarrollar con mejor tiempo al equipo como la suma de sus partes. Aunque esto no pasa, el espectador encuentra afinidad y preferencia por cualquiera de ellos, de nuevo gracias a ese trabajo de caracterización y a las interpretaciones.

Fuera de ese ritmo, más irregular hacia la parte final de la producción, quizá quienes esperen algo más inclinado hacia el horror puedan quedar algo decepcionados. No es que no haya un intento por asustar, pero la mayoría de las escenas que buscan ese propósito carecen de tensión y fueron adelantadas en el material promocional. En todo caso, las secuencias serían más bien espeluznantes antes que horroríficas. Asimismo, el diálogo de algunas escenas se sienten desordenados. Aunque fuera de algunas escenas con Wolfsbane, los efectos visuales recuerdan perfectamente a los de una historieta.

Los Nuevos Mutantes - 62% está lejos de ser una de las mejores entregas de los X-Men, pero también lejos de ser una de las peores, y vaya que las hay (hablamos de ti, X-Men: Dark Phoenix - 29%). La idea de un grupo de jóvenes inexpertos atrapados en una casa del horror ayuda a darle un aire de originalidad, pero al final del día sigue siendo una aventura más de acción adolescente que será memorable por algunas buenas interpretaciones. Dependiendo que tanto uno disfrute de los personajes, se lamentará o no que probablemente no veamos más de ellos. Nos ofrecieron nuevos mutantes y eso tenemos, pero no hay mucho más.

Continúa leyendo: Director de Los Nuevos Mutantes se burla de la representación LGBTQ+ en El Ascenso de Skywalker

Comentarios

  • Tomatazos (1)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos