Artículos

RESEÑA: Cuidado con lo que deseas | Buenas ideas, malas decisiones

El segundo largometraje de Agustín “Oso” Tapia resulta una desafortunada combinación de clichés y malas decisiones que impiden llevar al filme a buen puerto.

Cuidado con lo que deseas - 67% es la más reciente apuesta nacional al cine de horror y suspenso. Es el segundo largometraje de ficción de Agustín Tapia, mejor recordado por su película Club eutanasia. Y también es una nueva incursión de la actriz Fernanda Castillo por terrenos alejados de la comedia, género en el cual ha participado mucho recientemente.

No dejes de leer: Las mejores películas mexicanas de terror de todos los tiempos

El guión del propio Tapia gira en torno a una familia conformada por Nuria (Castillo), su esposo Bernardo (Juan Ríos) y su pequeña hija Pamela (Valery Sais, en su debut cinematográfico), quienes, con motivo de celebrar el cumpleaños de la menor, planean hacer un viaje fuera de la ciudad, y hacer el festejo en una mansión ubicada en una idílica zona boscosa cercana a un lago, apartada de cualquier ciudad o poblado, por lo que no habrá invitados más allá del trio mencionado a quienes se suma Esteban (Iván Arana), hermano de Bernardo y adorado por Pamela, a la cual le obsequia un teatro de marionetas donde la estrella es Hellequin, un muñeco ataviado como arlequín.

Desde los primeros minutos del filme, es evidente que entre Bernardo y Esteban existe una competición que -como la trama deja ver- se ha desarrollado a lo largo de los años: por ver cuál de ellos era el preferido de su ya fallecido padre; cuál era el más diestro en el pasatiempo de la cacería; e incluso ambos tienen su particular pasado romántico con Nuria. Dicha competencia ha producido entre ellos una rivalidad y rencor acentuados por el éxito de Bernardo administrando el negocio familiar, y porque este último consiguió casarse y formar una familia con la “mujer trofeo” por así decirlo.

Y son esos resentimientos acumulados por años el detonante de las acciones, cuando se evidencia que Nuria y Esteban tienen fraguado un plan para asesinar a Bernardo y hacerlo parecer un accidente. Este complot es revelado a la menor por Hellequin, quien cobra vida y le muestra a la niña -y al espectador- este malévolo plan. Y a partir de ese punto se desenvuelve un plot en el cual pronto será evidente que nada es lo que aparenta, y que cada uno de los involucrados en esta inminente tragedia tiene su propio plan secreto.

Uno de los puntos sólidos de Cuidado con lo que deseas - 67% reside en sus valores de producción: la manufactura de la película es impecable, en particular el diseño de producción a cargo de Patricia de Burgos y especialmente el trabajo del fotógrafo Javier Morón, quien ha participado en títulos como Asfixia - 90%; En el Último Trago - 83% y [/b]Partes Usadas[/b] (2008), entre otras. Aquí, Morón recrea a través de su lente un mundo sofisticado y pulcro, pero a la vez deliberadamente frío y denso, donde se privilegian las tomas cerradas y a detalle. Todo ello para acentuar la tensa atmósfera requerida por la naturaleza del relato. Por otra parte, la apariencia de Hellequin -el elemento sobrenatural de la narración- resulta acertada, y la marioneta luce enternecedora y siniestra con sutiles cambios de expresión, resultado de un muy decente trabajo de animación.

No dejes de leer: 7 películas que han refrescado el género de terror

Tristemente, el contenido no consigue estar a la altura de dichos valores de producción. Esto a causa de que, por un lado, el argumento está plagado de los clichés propios del género, y por otro lado (y más grave aún) se ve afectado porque no puede sacarle beneficio a dichos clichés y compaginarlos armónicamente, por el contrario, su desarrollo se torna incoherente y de rumbo incierto.

Tapia no consigue separar al director de cine del fan del género, y ello se vuelve un gran obstáculo, ya que buena parte del guión es meramente un compendio de las situaciones esquemáticas del thriller, dispuestos sin ton ni son, sin estar integrados orgánicamente al corpus central de la obra y le ayuden a potenciarla y darle fluidez. Por el contrario, se perciben como malas excusas y anécdotas poco creíbles para levantar en torno a ellas un endeble andamiaje argumental con base en personajes de trazo grueso y prácticamente unidimensionales, forzadas vueltas de tuerca e inauditas traiciones al por mayor, que termina por hacerlo colapsar al llegar el desenlace.

La falta de enfoque y un rumbo bien determinado es un problema serio: teniendo dos premisas de probado potencial -una relación insana la cual desemboca en fratricidio y la maldad humana vista a través de ojos infantiles-, termina por no aprovechar ninguna, y en su lugar se empecina en plantear un ambiguo juicio moral sobre las consecuencias de nuestras acciones negativas que tampoco logra fructificar, y queda reducido a un hueco y pedestre discurso.

Y lo peor de todo es que, al mostrar -de modo torpe- sus cartas desde el mero principio, Cuidado con lo que deseas - 67% asesina cualquier posibilidad de asombro, sorpresa o suspenso a posteriori, y para sostener su historia debe de echar mano de otros recursos, algunos de los cuales rayan en lo ridículo, como el del libro que acompaña al teatro de marionetas el cual “casualmente” es leído por Esteban, enterándose así del siniestro origen de Hellequin, el regalo que le acaba de dar a su sobrina (¡!). Un recurso argumental tan absurdo que es digno de antología.

Se agradece el intento de tratar de concebir e impulsar producciones nacionales en estos géneros que intenten tener buenos estándares de calidad y contenido para competir no solo en un mercado local saturado de comedias románticas, sino también con miras a un mercado internacional. A nivel calidad de producción queda de manifiesto que es posible. Ahora solo hace falta concebir argumentos atractivos y sólidamente estructurados, que sean bien ejecutados por una dirección disciplinada y capaz de tomar las decisiones correctas en beneficio de la obra.

También puede interesarte: Películas mexicanas de horror para toda ocasión

Comentarios

  • Tomatazos (1)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos