Artículos

RESEÑA: Amores Modernos | El amor en todas sus formas

Una cinta mexicana que retrata la filosofía del amor y al ser humano en constante cambio consigo mismo y en sus relaciones con los demás.

Definir el concepto de amor puede ser bastante complejo y subjetivo, porque incluso podríamos tener muchas definiciones distintas acerca de lo que significa esta palabra y quizá todas puedan ser igual de válidas. En lo que podríamos estar de acuerdo es que la vida está en constante cambio, como también lo está la materialidad del amor y en los tiempos actuales el amor tiene un significado distinto para cada persona. Hay diferentes formas de vivirlo, de buscarlo, de encontrarlo, de creerlo, de crearlo y entenderlo, porque de eso se trata también la modernidad, de aceptar que existen realidades diversas cuando se habla de amor. La película mexicana, Amores Modernos - %, es un drama familiar con tintes de romance y comedia que retrata distintas formas de amar. Este es el más reciente largometraje de Matias Meyer, director de películas como Los últimos Cristeros , Yo (2015) y El Calambre .

No te pierdas: Las películas favoritas de Matías Meyer

La historia de Amores Modernos comienza con la muerte de la matriarca de la familia, a partir de este hecho se organiza un funeral en el que se reúnen los hijos de la familia junto a su padre, sin embargo, conflictos no resueltos vuelven a rozar entre ellos y se revelan secretos del pasado que regresan para transformar el presente y la vida de los personajes para siempre.

La película arranca demostrándonos que para el amor no existe edad, género o límites. De inmediato aparece el tema de la muerte sin ser caer en un tono trágico, este hecho logra entrelazar cada una de las historias y otorga una oportunidad de transformación para los personajes. El guion va directo al grano y aunque el pasado tiene un peso importante en la historia, no se detiene a incluir flashbacks innecesarios, todo sucede ahí en el tiempo presente. Permite al espectador completar lo que no se dice y lo que no se ve. La película mantiene un buen ritmo que funciona bien para este género. Aunque también es un drama romántico, se da la oportunidad de incluir toques de humor que funcionan bien para romper con los momentos de tensión. Se logra un buen equilibrio que hace alusión a que así es el amor en la vida real, con diferentes tonalidades, a veces negro, a veces rosa y en otros momentos de todos los colores.

En cuanto a colores, el arte de la película recurre a tontos pasteles y decoración kitsch que nos adentran a una atmósfera dinámica, pero también nos revelan mucho de quienes son esos personajes que vemos. Cocinas y bibliotecas perfectamente acomodadas que nos hablan del carácter de los padres, escenas en paredes agrietadas por un sismo, que en realidad nos hablan de la psicología del personaje de Rocío, posters anarquistas que nos advierten de la rebeldía de Alex. En cuanto a la fotografía, aporta agilidad a la puesta en escena hace un buen trabajo al mezclarse con el arte y las luces vibrantes que aparecen para resaltar los momentos más románticos de la cinta.

Podría interesarte: Ariel 2020: lista completa de nominados

Las actuaciones de esta película son maravillosas y cada actor se apropia de su rol para darle un toque muy especial de personalidad. Es una historia de pocos personajes, pero todos interpretados por un elenco de talentosos actores.Leonardo Ortizgris, (Premio Ariel a Mejor Actor de Reparto por Museo - 89%) lleva a su personaje entre el dolor y la contención de las lágrimas, hay mucha naturalidad en los diálogos y las expresiones del actor. Ilse Salas (Premio Ariel a Mejor Actriz por Las Niñas Bien - 90%), en el papel de la Doctora Rocío también nos lleva a empatizar con el abanico de emociones que vive su personaje y la interprete lo hace a través de una tremenda capacidad de decir tanto con poco, con miradas, con un par de gestos que comunican sus intenciones. Monica del Carmen (Premio Ariel a Mejor Actriz por Año Bisiesto - 96%) tiene un personaje secundario que hubiéramos querido ver más tiempo en pantalla, porque el trabajo de la actriz es entrañable. Una de las actuaciones que más se destaca en esta película es la de Diana Sedano (Premio Mezcal a Mejor Actriz por Yo necesito amor), quien revela su talento frente a la cámara para llevar a su personaje al límite.

Además del amor, la película toca temas como la infidelidad, la homosexualidad, el feminismo, el alzhéimer, la psicología, todos estos los tópicos se mezclan muy bien aportando algo al conflicto inicial. Por su parte el director no emite juicios acerca del amor que retrata, deja vivir al amor libremente entre sus escenas. Algo interesante es que cada personaje vive su conflicto y cada uno tiene una construcción psicológica muy diferente, incluso entre hermanos piensan totalmente de maneras contrarias.

El resultado es una película que nos invita a aprovechar los momentos más inesperados de la vida como oportunidades de cambio y reflexión. A desprendernos del concepto que otros nos han hecho creer de lo romántico y amar a nuestra manera. Amores Modernos tiene momentos que te harán sonreír y un mensaje que nos recuerda que el amor no solo existe entre una pareja, sino también entre los padres, los hermanos, los hijos y los amigos.

Continúa leyendo: Se revelan las estrictas medidas de prevención que implementarán los cines de México en su reapertura

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos