Artículos

FICM 2019 | Sanctorum: el filme que pide un mundo incluyente o la destrucción de uno injusto

Hablamos con el director de esta cinta en competencia en el Festival de Cine de Morelia

Artículos

FICM 2019 | Sanctorum: el filme que pide un mundo incluyente o la destrucción de uno injusto

Hablamos con el director de esta cinta en competencia en el Festival de Cine de Morelia

POR Gabriel Escogido -

¿De qué forma puede el ser humano alterar su entorno y cómo responde él ante las atrocidades que comente? Esa es la pregunta que se hace Sanctorum. El filme de Joshua Gil, que forma parte de la Selección Oficial del Cine de Morelia 2019, es un crudo relato sobre la opresión de los pueblos indígenas y la situación que los lleva a ser no solamente marginados, sino también criminalizados.

No te pierdas: FICM 2019 | Mano de Obra: la película que retrata los ciclos de corrupción

Sanctorum, filme que continúa la obsesión de Gil por los campesinos como ya habíamos visto en su anterior La Maldad, relata la vida de un pueblo de Oaxaca. En él, sus habitantes, indígenas campesinos, se ven forzados a trabajar en los campos de marihuana de la región bajo la supervisión de los narcotraficantes. Luego de una disputa entre la corrupta policía local y los delincuentes, que obliga al ejército a entrar al pueblo, es asesinada la madre de un pequeño niño y esta tragedia lleva a la comunidad originaria a desatar un ritual con importantes consecuencias.

El filme, nos contó Gil, proviene de un reportaje que leyó en el New York Times y su necesidad de llevar una solución, desde la ficción, a esta vida que llevan campesinos mexicanos obligados a trabajar para el crimen organizado.

Es una evolución sobre el tema que tengo con los indígenas por ahí del 2015 encontré un artículo del New York Time en el que se hablan de grupos de niños y mujeres que están trabajando en el campo cosechando marihuana y amapola. Empiezo viajar, empiezo a notar y empiezo a escribir. Podría ser un documental, pero en algún momento dije no quiero porque sería lo más sencillo de hacer, ya lo plantearon y hay información. No voy a encontrar una solución porque es un problema muy complicado, pero sí quiero propone una solución. Entonces empecé a trabajar del otro lado de la herramienta que sé manejar, que el lenguaje cinematográfico. En este caso en particular empecé a plantear algo fantástico y esto me llevó a conceptualizar cuales serían estos elementos fantásticos que podrían mejorar la situación de estos campesinos indígenas.

El filme empieza con versos en mixe y se ve enmarcado a lo largo por más de ellos que son recitados por una misteriosa voz que parece provenir de la naturaleza. Los personajes se percatan de un extraño sonido que viene del cielo y la pantalla hipnotiza con una impecable fotografía de paisajes. Esta relación entre la naturaleza, el medio, y los protagonistas proviene de la cosmovisión de los pueblos indígenas y siempre fue un elemento importante del relato para su realizador:

En la cosmovisión de los pueblos indígenas hay algo que es muy importante para ellos, ellos tiene una conexión muy real con la naturaleza. Ellos sienten que pueden manipular su entorno con sus pensamientos, sus acciones, sus ritos. La película inicia de esa manera, diciéndote que el agua la lluvia, la estrellas todos somos parte de uno mismo y como no nos podemos de acuerdo algo va a tener que pasar.

Te recomendamos: FICM 2019 | Luc Dardenne inaugura: el streaming me parece peligroso

El tema de la violencia y si es ético o no representarla en la pantalla cuando vivimos rodeados por noticias que rayan en lo obsceno por explícitas no fue uno que Gil ignorara al realizar las escenas más crudas de Sanctorum. Sobre este punto, explica que evitar ser gráfico fue una decisión deliberada:

Parte de la propia estructura de la película se trata de evitar de todas las obviedades posibles. Como mexicanos estamos tan acostumbrados a la violencia, que ver cómo le disparan a alguien en la cabeza podría hacerlo cualquiera, poder acercarte de una manera diferente a la violencia, lo hacen muy pocos, porque todos convivimos con esas imágenes gráficas. Toda esa explicación fuera de cuadro tiene su razón de ser, de tratar de que el espectador complete la escena y la completa porque seguramente haz visto cosas peores, no necesito ser gráfico.

Pero la propuesta temática más interesante de Sanctorum es su pesimismo sobre el camino en el que vamos como humanidad. El filme sigue la resistencia que deben tener estos campesinos tras el asesinato de sus compañeros y la falta de defensa por parte de las autoridades y lo lleva a sus máximas consecuencias. El director defiende su final y asegura que él prefiere no vivir que vivir en un mundo que permite esa clase de injusticias:

Quiero pensar que sí, que el mundo se va a acabar pronto, y que as últimas imágenes que vamos a ver van a ser hermanos. Nuestro final va a ser más dulce que nuestro preámbulo. Esta mirada pesimista se debe a que como humanos hemos estado caminando en círculo y como lo dice la película, el ser humano es un niño metido en el bosque rezándole al bosque por algo que ni sabe ni entiende bien. Soy partícipe de ese sentimiento millenial sobre desesperanza, desmotivación y al mismo tiempo mi aportación intentaría ser que si se va a acabar el mundo que sea de una manera bella, no con explosiones y balazos y bombas nucleares, sino en una bello amanecer en el que las estrellas bajen y nos traguen prefiero pensar eso. Sanctorum es la propuesta de que si no hay un mundo que sea incluyente que sea justo que sea para todos, sino existe un mundo así que no exista un mundo para nadie.

Sanctorum es una de las nueve cintas que componen la Selección Oficial de Morelia. Tiene su debut hoy en la tarde dentro del marco del Festival de Cine de Morelia, el cual concluirá con sus actividades y proyecciones el próximo 27 de octubre.

Continúa leyendo: FICM 2019: The Lighthouse, Parasite y más en la programación oficial del festival

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos