Artículos

RESEÑA: Chicos Buenos | Protagonizada por preadolescentes, pero no apta para menores

El largometraje producido por Seth Rogen aborda el complicado paso de la niñez a la adolescencia con excelentes dosis de humor

Artículos

RESEÑA: Chicos Buenos | Protagonizada por preadolescentes, pero no apta para menores

El largometraje producido por Seth Rogen aborda el complicado paso de la niñez a la adolescencia con excelentes dosis de humor

POR Kevin de León -

Existe una amplia lista de comedias americanas sobre adolescentes con las que tanto se han divertido diferentes generaciones de jóvenes. Entre estas películas se pueden destacar títulos como Negocios Riesgosos - 96% (1983), Tu Primera Vez - 61% (1999), Supercool - 88% (2007) y recientemente La noche de las nerds - 100% (2019). Ahora, con Evan Goldberg y Seth Rogen (guionistas de La Fiesta de las Salchichas - 82% y Supercool) en la producción y bajo la dirección de Gene Stupnitsky (guionista de The Office), aparece Chicos Buenos - 91%, un buddy film, bastante cómico que camina sobre la misma línea de aquellas películas sobre adolescencia y explosiones de hormonas, pero esta cinta va un poco más atrás en cuanto a edad, presentando la historia de un grupo de preadolescentes.

También lee: Las mejores comedias sexuales según el Tomatómetro

Max (Jacob Tremblay), Thor (Brady Noon) y Lucas (Keith L. Williams), son tres amigos con personalidades y metas distintas. Los chicos acaban de pasar a sexto grado y son invitados a su primera fiesta del beso, el conflicto radica en que ninguno de ellos sabe besar y en su intento por averiguarlo e ir más preparados, desencadenan una serie de interesantes enredos que los van alejando de la posibilidad de asistir a tal fiesta. Sin embargo, deciden unir con ingenio la fuerza de su amistad para enfrentar cada una de estas desastrosas y atrevidas situaciones.

La trama quizá la hemos visto en repetidas ocasiones, pero esta vez lo interesante es que son unos niños de doce años quienes se encargan de representar esta hazaña. Otro punto a su favor y por el que también vale la pena verla, es que entre sus líneas de humor aprovecha para abordar temas que tienen un gran peso en los años de adolescencia, como la búsqueda de la identidad, el bullying, el divorcio de los padres, los primeros amores y hasta el peligro de las drogas. La película no queda únicamente como un producto cómico lleno de referencias sexuales, va más allá de ese nivel, aunque sin preocuparse por ser políticamente correcta.

No te pierdas: Joker: Todd Phillips culpa a la corrección política de la decadencia de la comedia

Es una cinta que nunca aburre porque contiene entretenimiento en su estado más puro y su ritmo es bastante ágil. Los personajes se encuentran todo el tiempo en acción y se alcanza a explorar el arco dramático de cada uno de estos tres chicos, mientras están en busca de cumplir los objetivos que tienen tanto de manera individual, como de manera colectiva. Los gags están presentes de principio a fin y aunque por momentos algunas situaciones llegan a ser un poco previsibles, aparecen verdaderas sorpresas que devuelven el sentido del humor.

El actor Jacob Tremblay, a quien hemos visto con tremendas interpretaciones en películas como La Habitación, Extraordinario - 85% y recientemente en The Death and Life of John F. Donovan - %, sorprende de nueva cuenta no solo por su corta edad y el talento que tiene para la actuación, sino porque a pesar de tratarse de una comedia, dota de carisma e inteligencia a su personaje, entregando así una actuación bastante digna de aplaudirse; siempre en tono y a favor de la comedia. Tanto él, como sus compañeros de reparto, Brady Noon y Keith L. Williams, permiten que los acompañe su inocencia, la cual contrasta con las situaciones adultas que enfrentan sus personajes y esto es lo que engancha al espectador a querer seguir sus aventuras durante el relato.

Podría interesarte: La Sirenita: Jacob Tremblay podría ser Flounder en el live-action

La fotografía está al servicio de un producto comercial, pero es importante destacar que la paleta de colores fue perfectamente diseñada para que uno nunca pierda la atención, además se utilizan tonos que combinan perfecto con los aspectos juveniles de los personajes. Hay ciertas referencias a otras películas y series de la cultura popular, las cuales están bien utilizadas para aumentar las dosis de humor. Se apoya en un soundtrack de canciones pop, que al igual que la película, nos sumergen de manera divertida en las emociones que viven los protagonistas. Incluida una interpretación bastante emotiva de la canción I Want To Know What Love Is de Foreigner.

Por otro lado, es importante analizar que a pesar de ser una comedia, también se preocupa por dejar un mensaje muy claro acerca de la exposición tan instantánea en la que se encuentran las nuevas generaciones hacia las drogas y a la pornografía. Específicamente como acceder a ellas se ha vuelto tan fácil con el uso del internet y las nuevas tecnológicas. Además, que en la mayoría de estos casos no hay nadie alrededor vigilando tales cuestiones o quienes las identifican las dejan pasar de largo. No intenta ser una película de juicios morales, aunque sí llega a aclarar que las drogas nunca son una buena decisión.

A pesar de estar protagonizada por un trío de preadolescentes, claramente por las referencias sexuales y el lenguaje utilizado, tuvo que ser clasificada para mayores de 18 años. Sin embargo, descubrimos que las intenciones de esta cinta es hacernos recordar a los adultos esos días de secundaria y sobre todo a aquellos amigos con lo que vivimos nuestras primeras locuras o travesuras juveniles. Este largometraje en cierta parte también es acerca del descubrimiento de la adolescencia, de aquellas primeras veces que tienen tantísimo valor y prisa por ser vividas en dicha etapa.

En conclusión, Chicos Buenos - 91% es una película con un humor muy accesible, pensado para conectar rápidamente con el espectador y lo consigue sin dificultad. Tiene momentos sumamente divertidos, desde su primera escena hasta la última imagen que vemos. Un reparto juvenil, que nos hace empatizar desde el inicio con sus personajes y las dificultades de crecer. Lo mejor es que va más allá de lo cómico para poner sobre la mesa temas importantes acerca de la adolescencia y las nuevas generaciones. Totalmente recomendable para verse en compañía de los amigos y mejor aún si se aprovecha la causa para disfrutarla con aquellos viejas amistades de la secundaria.

No te vayas sin leer: Supercool: los adolescentes vulgares que conquistaron Hollywood

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos