Artículos

RESEÑA: Rambo: Last Blood | Sangre que sabe a melodrama

Difícilmente la más reciente entrega de la saga es digna del clásico personaje del cine bélico y de acción de la década de los 80

Artículos

RESEÑA: Rambo: Last Blood | Sangre que sabe a melodrama

Difícilmente la más reciente entrega de la saga es digna del clásico personaje del cine bélico y de acción de la década de los 80

POR Gabriel Escogido -

Tuvieron que pasar diez años desde Rambo - Regreso al Infierno - 37% para que el veterano Sylvester Stallone, regresara a la pantalla grande como John Rambo, y ese tiempo difícilmente fue bien invertido en construir un relato que estuviera al nivel de una despedida a la altura del icono del cine bélico que deleitó a los fans de la violencia y la acción por primera vez en 1982. Rambo: Last Blood - 53%, dirigida por Adrian Grunberg, se siente como un mero pretexto para ver si todavía quedaba algo que decir, y explotar, del personaje protagonista. La respuesta es un rotundo NO.

No te pierdas: Rambo: Last Blood ya tiene primeras críticas

Dirigida por Adrian Grunberg, Rambo: Last Blood retoma la historia del personaje titular (Sylvester Stallone) once años luego de regresar de Tailandia y ahora establecido en Arizona. Ahí vive junto a su sobrina Gabrielle (Yvette Monreal) y la tía de ella, María (Adriana Barraza), en un ambiente tranquilo, hasta que la joven viaja a México en búsqueda de su padre y se envuelta en los negocios de tráfico de mujeres de un cártel, lo que obliga al veterano Rambo a volver a la pelea para salvarla.

Aunque este filme tiene la intención de profundizar en la incapacidad de Rambo por dejar atrás sus días de guerra, el guión es sumamente torpe para desarrollar la idea de estos pensamientos tortuosos que aquejan al protagonista, y lo sustituye con diálogos y situaciones que caen el cliché melodramático y la violencia gratuita. A diferencia de lo que sucede en Creed: Corazón de Campeón - 94%, el personaje de Stallone no consigue empatizar con la audiencia en esta producción que se siente más bien como una tragicomedia muy mala, basada en el clásico personaje al que no deja ir Stallone.

Si leemos la trama de Rambo: Last Blood - 53%, sobre un Rambo viejo que se ve obligado a enfrentarse a un cártel por salvar la vida de su sobrina, no suena nada mal. Pero el torpe planteamiento de los villanos, que no escapan a una visión estereotipada del México contemporáneo, frente al héroe estadounidense, tira todo por la borda. La película nos dice que el protagonista adora a sus seres queridos, pero no vemos nada que nos haga creer que esa relación es así, y que por ello Rambo está dispuesto a volver al ruedo y morir por esas causas. Se nos dice que él y Gabrielle pasan tiempo juntos entrenando caballos, pero jamás los vemos formar un vínculo.

No sabemos nada de Gabrielle, solo su necesidad de encontrar a un padre que la abandonó, y a quien nada le debe, tarea que sus seres queridos desaprueban. Es entonces que Rambo: Last Blood, parece haber añadido a este personaje justo para echar mano de esa cuestionable práctica de ciertas películas de utilizar a un rol femenino violentado, para arrancar el heroico viaje de su protagonista masculino. El libreto da esa sensación, aunque claramente no existe un propósito morboso o de explotación de la violencia de género en la dirección de Grunberg, pues cuando toca ver los inimaginables horrores de la trata de blancas, prefiere sugerirlos fuera de cuadro antes que ser explícito.

Te recomendamos: Sylvester Stallone no regresará como Rocky Balboa luego de Creed II

El filme ni siquiera cumple en el terreno de la acción y violencia bélica, elementos por los que Rambo se convirtió en el clásico que todos conocemos. Las secuencias de pelea llegan hasta el tercer acto, en un desenlace mucho más sangriento que hayamos visto en la franquicia. Y aunque quizá ahí sí dé a los fanáticos de la saga lo que esperan, difícilmente compensa a lo largo del metraje a causa de un desarrollo decepcionante de su premisa.

Rambo: Last Blood - 53% es dos tercios narconovela y uno película gore sobre el clásico soldado. Es un intento por explorar la última batalla de un guerrero que trata de encontrar la paz en su vejez, protegiendo a su familia (algo así como lo que hizo James Mangold con Logan - 93%). En conclusión, el filme entrega una despedida que se desangra solita hasta la muerte, por el melodramático tratamiento que recibe.
Continúa leyendo: Rambo: Last Blood es acusada de violencia racista contra los mexicanos

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos