Artículos

Star Wars: El gran error de J.J. Abrams y Rian Johnson del que nadie habla

Además de múltiples errores que Disney ha cometido con sus películas de Star Wars, hay un par de cineastas que no han tenido freno al dar rienda suelta a su imaginación (y no en el buen sentido)

Star Wars, una de las franquicias más queridas de todos los tiempos fue comprada por Disney en 2012 y desde 2015 ha estrenado dos episodios de la saga principal y dos spinoffs. En esta ocasión hablaremos de un tema que muchos prefieren ignorar: el exceso de fantasía en las secuelas a cargo de J.J. Abrams (Star Wars: El Despertar de la Fuerza - 92%) y Rian Johnson (Star Wars: Los Últimos Jedi - 91%).

También te puede interesar: Star Wars: Los Últimos Jedi, Han Solo, Galaxy's Edge y el fracaso de Star Wars con Disney

Es un argumento muy común de los fanáticos decir que Star Wars es fantasía (u ópera espacial) y de esa manera asegurarse de que la saga sea inmune a las críticas de científicos. Lógicamente en una historia donde las explosiones suenan con gran fuerza en el espacio exterior y donde naves espaciales viajan miles de años luz como quien va de una esquina a otra de su ciudad, no está hecha para el rigor científico, pero incluso los universos como el de Star Wars que tienen una gran cantidad de elementos fantásticos deben tener un límite y sus reglas deben responder a algún tipo de lógica. George Lucas planteó sus reglas en las seis cintas que realizó, pero Abrams y Johnson parecen haber dejado salir a su niño interior en el peor sentido a la hora de dar rienda suelta a su imaginación.

El director de El Despertar de la Fuerza malentendió lo que significa que Star Wars no sea ciencia ficción en el amplio sentido, él mismo al comparar su trabajo en Star Trek - 95% y Star Trek: En la Oscuridad - 86% con el episodio VII de Star Wars dijo tajantemente “Star Trek es ciencia ficción mientras que Star Wars es fantasía”, pero quizá le hizo falta analizar qué tanta fantasía tenían las primeras dos trilogías antes de aventurarse a dirigir El Despertar de la Fuerza.

¿Una estación espacial del tamaño de una pequeña luna capaz de destruir un planeta? Completamente razonable; un planeta perforado para ser un arma destructora de planetas (ok) que es capaz de absorber en su núcleo una estrella completa (¡Wtf!) y no destruirse en el proceso, eso es demasiado hasta para Star Wars, así como frenar a la velocidad de la luz para traspasar el escudo de un planeta. La intención de George Lucas al crear Star Wars, además de ofrecer una historia épica de héroes y de la lucha del bien contra el mal, era darnos un universo creíble donde la magia no fuera el recurso más usado para explicarlo todo, por esa razón creó a los (odiados) midiclorianos y por eso llamó "energía" a La Fuerza. Esto nos hace recordar las palabras de Mark Hamill cuando dijo en 2017 en entrevista para Metro:

Me hubiera gustado que escucharan más sus consejos porque [George] Lucas tenía ideas muy diferentes para los episodios 7, 8 y 9. Lo que han hecho es bastante diferente. No quiero actuar como un viejo fastidioso, pero las anteriores películas eran de él y gracias a eso ahora la saga es más popular que nunca.
La base Starkiller absorbe una estrella
La base Starkiller absorbe una estrella

También te recomendamos: Star Wars: The Rise of Skywalker | Teorías sobre Rey y su posible conversión al Lado Oscuro

Después de espectaculares batallas espaciales como las de Star Wars: Episodio IV - Una Nueva Esperanza - 93%, Star Wars: Episodio VI - El Regreso del Jedi - 80%, Star Wars: Episodio I - La Amenaza Fantasma - 55%, Star Wars: Episodio III - La Venganza de los Sith - 79%, e incluso la de Rogue One: Una Historia de Star Wars - 85%, donde gigantescas naves desataban un inmenso poder contra sus enemigos, llega Rian Johnson con su fantasía de infancia de recrear una batalla naval de la Segunda Guerra Mundial en el espacio y nos da una de las secuencias más ridículas en la historia de las batallas espaciales y la peor en todo Star Wars, el ataque al Dreadnought con naves bombarderas. Lo primero que salta a la vista es que con la tecnología disponible para viajar por toda la galaxia es ridículo que existan naves tan lentas como las que cargaban las bombas, y con la tecnología que vimos en la trilogía original y las precuelas resulta completamente improbable que una flota rebelde esté compuesta por este tipo de naves sin sentido que sueltan las bombas, las dejan caer en gravedad 0, y aunque algunos dicen que funcionan con magnetismo (lo cual nunca se explica en la cinta), eso no cambia la realidad de que tienen el peor diseño y son realmente inútiles pues se mueven en el espacio como tortugas y son blanco fácil del enemigo.

Batalla espacial de La Venganza de los Sith
Batalla espacial de La Venganza de los Sith
Las peores naves de toda la galaxia
Las peores naves de toda la galaxia

Por muchas vueltas que le den los fanáticos a la escena, si nos quitamos la venda de los ojos veremos que fue simplemente basura. Lo mismo podríamos decir de la larga persecución de un crucero de la Resistencia, al cual le pisaban los talones una flota de Destructores Estelares y el Destructor de Snoke que era de un tamaño descomunal. Si nos tragamos el cuento de que los propulsores que hacen viajar ese monstruo metálico por la galaxia no pueden alcanzar a un pequeño crucero porque éste es más rápido, todavía falta que alguien nos explique cómo es que solo lo atacan con tres TIE Fighters y el de Kylo Ren (Adam Driver). Es imposible que la flota entera no pudiera lanzar más de cuatro naves de caza, en El Despertar de la Fuerza vimos que había varias en el hangar del Destructor Estelar del que escapan Finn (John Boyega) y Poe Dameron (Oscar Isaac), ¿Entonces por qué solo enviar tres y no trescientas o tres mil? ¿O treinta mil?

No te pierdas: Star Wars: razones por las que las nuevas películas son peores que las precuelas

Está bien… tres TIE Fighters por alguna razón, pero ¿alguien puede explicar por qué los disparos del Super Destructor Estelar de Snoke no viajan en línea recta? Esto no es un documental, obviamente, pero a lo largo de Star Wars en sus batallas espaciales hemos visto cómo los disparos viajan en línea recta, pues están en el espacio y no hay aire ni la gravedad de la Tierra que los haga curvarse hacia abajo. Aquí no estamos apelando a las leyes de la física, las cuales importan poco en general en la franquicia, sino a las leyes del propio universo que George Lucas estableció, y en su creación los blásters viajan en línea recta en el espacio, ¿por qué Johnson creyó que debían parecer disparos de un cañón en la Tierra? Porque su verdadera intención era cumplir la fantasía de hacer una batalla naval en el espacio, sin importarle lo que se mostró en los primero seis episodios.

El mismo director que inauguró el sacrificio kamikaze a la velocidad de la luz en Star Wars es incapaz de pensar en que la Resistencia pueda tener tecnología suficientemente avanzada como para no depender de bombas como las de la Segunda Guerra Mundial, y la Primera Orden, a pesar de haber perforado un planeta y haberlo convertido en un arma capaz de soportar una estrella entera en su interior, no fue capaz de crear un arma realmente efectiva contra sus enemigos, pues el Destructor Estelar de Snoke de más de 60km de largo no tenía incluida un arma como la del Dreadnought que amenazó con destruir al crucero de la Resistencia en la primera batalla espacial de Los Últimos Jedi, o como la "mini Estrella de la Muerte" que usaron de ariete en el planeta Crait.

No te vayas sin leer: Star Wars: Los Últimos Jedi | 5 razones para amarla y 5 razones para odiarla

Resulta excesivamente fácil imaginar las respuestas de los fanáticos indignados por este texto, “no puedes exigir realismo a una película de ficción”, “¿por qué no solo disfrutar la película y no pensar en esas cosas?”, “Star Wars es fantasía”, etc… pero ¿qué es lo que sigue? Si damos rienda suelta a la imaginación sin ningún tipo de contención Chewbacca podría destruir a la Primera Orden con un super rugido.

No se trata de una falta de realismo, sino una falta de respeto por el universo que fue creado por George Lucas y expandido por otras mentes. En los spinoffs de la saga a cargo de Disney no encontramos este tipo de incoherencias, casualmente solo tuvieron lugar en las secuelas de Abrams y Johnson.

Comentarios

  • Tomatazos (2)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos