Artículos

RESEÑA: Hotel Mumbai: El Atentado | Cuando la tragedia y la desesperación llaman a la puerta

El trabajo de Anthony Maras recreando el ataque al hotel Taj Mahal está plagado de tensión, brutalidad y miedo a los atacantes

Hacer una película que esté basada en eventos verídicos siempre es tarea complicada, ya sea por los sucesos en los que se basa o por saber cómo adaptarlos a la pantalla grande sin que caigan en el chantaje emocional. En el caso de las tragedias, Hollywood ha dado en el clavo para explotar de cierta forma este tipo de situaciones, por ejemplo: Argo, Horizonte Profundo - 83%, Los 33 - 44% o Lo Imposible - 81%. Pese a que todas anteriores mencionadas se basan en una situación completamente diferente, comparten algo en especial: la fragilidad del lado humano.

Te puede interesar: Hotel Mumbai: El Atentado | Top de críticas, reseñas y calificaciones

Hotel Mumbai: El Atentado - 79% está dirigida/escrita por Anthony Maras y está basada en los ataques que ocurrieron el noviembre del 2008, en Bombay, dichos ataques terroristas dejaron pasmado al mundo entero que era testigo de tal evento. Los terroristas, que hasta el momento se desconoce con exactitud a qué organización pertenecían, coordinaron varias agresiones a lugares muy visitados, como la Estación Chhatrapati Shivaji, el Oberoi Trident y el Taj Mahal Palace & Tower. La trama sigue la historia de cómo el grupo terrorista atacó la estación Chhatrapati Shivaji, una cafetería y el hotel Taj Mahal, para posteriormente comenzar su asedio donde cientos de víctimas no esperarían que sufriesen un infierno por tratar de escapar. En el hotel, David (Armie Hammer), quien planeaba pasar un lindo viaje en compañía de su esposa (Nazanin Boniadi), ve frustrados sus planes al verse obligado a huir del lugar del siniestro, junto a su hijo y su nana, además Arjun (Dev Patel), un empleado del mesón con familia, idea un plan para sacar a todas las víctimas.

Pese a que los protagonistas son Armie Hammer y Dev Patel, el desarrollo de toda la trama cae en los hombros de las víctimas, los empleados del hotel y los terroristas. Por un lado, a diferencia de muchas películas, no sólo se muestra la perspectiva de los atacantes, sino que se dan a conocer varios motivos personales por los cuales deciden asesinar a sus rehenes. Cada terrorista tiene un minuto para destacar, pues después de verlos cometer sus crímenes, hay momentos por los cuales uno podría llegar a entender su "causa".

Por el otro lado, los huéspedes, fungen un papel desgarrador. Desde los primeros momentos de los atentados (ya sea la estación de tren o la cafetería), se percibe un ambiente de desesperación y peligro, ya que los terroristas en verdad emanan un miedo hacia todos. En ningún momento de la cinta, salvo por unos pequeños minutos, se podría decir que hay seguridad de que las víctimas estén a salvo. Es aquí, cuando entra David, quien estaba cenando con su esposa cuando el ataque inicia y ahora tiene como único objetivo llegar a su cuarto para asegurarse de que su hijo esté a salvo, si eso incluye arriesgarse a ser descubierto por los atacantes. Aunque la presencia de Armie Hammer podría interpretarse como alguien de extrema fortaleza, cumple con el acometido de sentirse completamente desprotegido ante la amenaza.

Continúa leyendo: Películas en las que el villano mata al héroe

Dentro del mismo círculo de las víctimas destaca la paranoia que afecta todos de manera diferente y está correctamente representada por parte de los actores, ya sea al tratar de huir desesperadamente hacía todos lados o por creer que los mismos empleados del hotel son parte de los atacantes. Pues en tal estado, mil y un pensamientos recorren las mentes de todos los huéspedes.

Que no se te pase: El Atentado del Siglo: Utoya | Top de críticas, reseñas y calificaciones

Aunque los mismos empleados del hotel juegan el papel de víctimas, pueden ser catalogados como los mismos héroes de la historia. Por el lado de Dev Patel, quien es el mesero en el bar al momento del ataque, en ningún momento se digna a rendirse o huir del lugar, pues sabe que los huéspedes son lo primordial para su servicio. Del otro lado, se encuentra el chef del hotel que asume la máxima responsabilidad al tratar de encontrarle un lugar a salvo a todos y cada uno de los sobrevivientes de la masacre que está en curso.

Otro de los puntos más fuertes de la película es que, una vez iniciado el ataque, la tensión está presente en todo momento. Cada escena, ya sea desde la perspectiva de los empleados o los huéspedes, está cuidadosamente hecha para causar tensión y drama en el espectador. El peligro que sienten las víctimas se contagia poco a poco, pues es tanto el miedo que los actores emiten que el público podría sentirse dentro de la película.

El filme no escatima en mostrarnos la brutalidad de los ataques de los terroristas, pues ellos no quieren tener piedad y emplean más de un método para buscar y encontrar a sus objetivos. No hay censura en mostrarnos los asesinatos de los inocentes, pues lo que se busca es que la audiencia entienda en carne y hueso el infierno que vivieron los atacados.

Hotel Mumbai: El Atentado - 79% no espera que tomes con calma las dos horas que dura la película sino que te sientas desprotegido y con miedo para atestiguar lo que la violencia y el extremismo ideológico causan. Pese a todo esto, no todo es malo, pues constantemente el director manda un mensaje de esperanza y valor a través de las victimas, que aún en tiempos de desesperación, se unieron y dieron cara al mal.

Antes de que te vayas: Día del Atentado: Top de críticas, reseñas y calificaciones

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos