Artículos

El cine mexicano estrenado en febrero y marzo 2019, bajo el escrutinio de la crítica

Así fue como nuestros críticos, invitados para esta ocasión, percibieron los estrenos nacionales del bimestre anterior

Artículos

El cine mexicano estrenado en febrero y marzo 2019, bajo el escrutinio de la crítica

Así fue como nuestros críticos, invitados para esta ocasión, percibieron los estrenos nacionales del bimestre anterior

POR Fco. Javier Quintanar Polanco -

Alma Aguilar Funes - Periodista, investigadora y productora de televisión en diversas instituciones públicas y privadas. Actualmente es investigadora fílmica en la Cineteca Nacional, además de colaborar con la revista electrónica Encuadres.

Un Filósofo en la Arena (Aarón Fernández Lesur y Jesús Muñoz, México-España, 2018). Estrenada el 1 de febrero

La pasión que profesa el filósofo francés Francis Wolff a la tauromaquia es el tema de este controversial documental codirigido por Fernández y Muñoz. A través de un viaje por diversas plazas, ranchos ganaderos, talleres artísticos y centros académicos, los testimonios de colegas y amigos, se va hilando un tejido grueso acerca de este deporte y sus implicaciones éticas. La reflexión del protagonista guía a los cineastas, que no son taurófilos, a cuestionar la violencia que los humanos infligen a los animales, no sólo en una corrida de toros sino también en la vida moderna con la producción de alimentos en masa.

Podría interesarte: El cine mexicano en cartelera durante febrero y marzo 2019

Sin hacer una apología de la fiesta brava, Fernández y Muñoz tratan de explicarse la postura de Wolff y promueven el debate acerca de la barbarie humana, el arte, el deporte, el comercio y la política. La cinta aborda de forma original el tema, con buen ritmo que mantiene la atención del auditorio alternando imágenes que bien podrían clasificarse como delicadas, a pesar de que somos constantes protagonistas de esa realidad oculta. Al final, el espectador se aproxima a una perspectiva imparcial y que deja ver las muchas aristas que conciernen al tema central, y sobre todo acerca de la creación y de la violencia. Se trata de un cine mexicano que, casi con candidez, aborda un tema polémico que debe ser discutido.

Una Familia con Madre (Enrique Arroyo, México, 2018). Estrenada el 8 de febrero.

La trama es simple, pero ingeniosa: en el cumpleaños de la abuela toda la familia se reúne a festejarla, pero justo esa mañana, ella muere. A los pocos minutos de encontrarla sin vida, un amigo de la señora llega para celebrar con ella que ganaron la lotería. Al saber que el premio millonario se cobrará con un billete escondido, la familia decide ocultar a su progenitora hasta encontrarlo, pero su pésima convivencia, y algunos invitados sorpresa, volverán un caos su búsqueda.

Aunque el argumento suena divertido y la cinta cuenta con un elenco estelar (Arcelia Ramírez, Rodrigo Murray, Héctor Bonilla, Juan Carlos Barreto), Arroyo no logra consolidar la dirección y Una Familia con Madre termina siendo una comedia negra para la televisión. Yo resumiría las fallas en actuaciones disparejas, una realización pobre en términos técnicos (con encuadres muy elementales, sin una edición atinada y un ritmo narrativo deficiente, con una música que en lugar de crecer la trama la opaca al ser tan reiterativa, etcétera).

Me remitió un poco al estilo de Nosotros los Nobles - 100% (Gary Alazraki) o Morirse está en Hebreo - 43% (Alejandro Springall), pero sin alcanzar el objetivo de su género cinematográfico. En resumen, una falla para el cine mexicano y un gasto innecesario.

Mientras se Espera (Paola Villanueva Bidault, México, 2016). Estrenada el 8 de febrero.

Febrero es un mes difícil para las películas independientes, porque hay una fecha que acapara la atención de casi toda la prensa de espectáculos: la entrega de los Oscares. Tal fue el caso de la opera prima de Villanueva que pasó desapercibida por especialistas y público en general. Mientras se Espera se estrenó en la Cineteca Nacional, en donde se hace espacio a otras propuestas no tan comerciales; sin embargo, el filme no tuvo el éxito esperado y apenas alcanzó a estar programada en una sala para 43 personas.

El largometraje documental retrata la historia de varias mujeres que viven sus últimos días en un asilo, poniendo especial atención en Lola, una señora cuyas rutinas de “ver” a su esposo al otro lado de la acera y “llamar por teléfono” a su madre, son las únicas que la mantienen con vida. “Teníamos la intuición de que lo que no olvidamos es lo que realmente nos define”, afirmó la directora en un comunicado, al tiempo que expresaba su interés por hablar del olvido y la memoria.

Dirigida, escrita y producida por la cineasta, es un filme que como muchos otros independientes, se estrena en un pequeño circuito a dos años de su realización, a pesar de haber estado nominada en el Festival de Cine de Raindance en el Reino Unido (2017), el Festival de Málaga en España (2018), y los festivales mexicanos Internacional de Cine de Guadalajara (2017) y el MIC Género (2018). ¿Cuál podría ser la explicación? Creo que la historia es poco atractiva para la mayoría, aunque no habría que generalizar, pero tratándose de personas de la tercera edad seguimos teniendo una cultura mínima que incluso se refleja en el olvido que viven las mujeres del filme.

Efectivamente la nostalgia es el ojo con el que se observa a las mujeres y la contemplación es la forma visual en la que se construye la rutina del lugar, por lo que no muchos pueden sentirse cómodos al ver una película así. Sin embargo, es una propuesta distinta que invita a la reflexión.

La boda de mi mejor amigo - 20% (Celso R. García, México, 2019). Estrenada el 14 de febrero

¡Como era de esperarse! La versión mexicana de una exitosa comedia romántica protagonizada por Julia Roberts y Cameron Diaz resultó ser una decepción.

La versión de R. García (La Delgada Línea Amarilla - 88%, 2015) resulta desafortunadamente una copia literal de la dirigida en 1997 por P.J. Hogan, pero el problema no recae en el cineasta, quien de hecho hace un trabajo cumplidor. He de decir que el verdadero conflicto recae en el guión, del cual no sabría afirmar si fue responsabilidad absoluta de Gabriel Ripstein –sí, el hijo de Arturo Ripstein, cuya opera prima 600 Millas - 93% dejó mucho que desear en cuestión de realización– o de las compañías productoras. Lo que sí es un hecho, es que lo más que llegó a hacer Ripstein fue una adaptación al tiempo (2019) y al espacio (Guadalajara, México), sin que esto implicara un cambio en las transformaciones sociales que se han venido gestando desde los 22 años que cumplió la película de estrenada.

Resulta que efectivamente, como lo comentan otros compañeros de la crítica, la cinta se percibe anacrónica, con desafortunados apuntes que demeritan las luchas feministas –lo cual lo aclaro, no tiene qué ver con los reclamos extremistas. Pero sí se aprecian personajes deslucidos, a pesar de que el director les sabe exprimir a los actores una buena interpretación. Y en este punto, el más simpático de la cinta es Miguel Ángel Silvestre quien interpreta al amigo gay de la protagonista, sin duda es también el personaje más encantador del largometraje original.

Sin mucho más preámbulo, la versión mexicana sólo viene a ser un entretenimiento de domingo que no tiene mucho más mérito.

Atrás hay relámpagos - 60% (Julio Hernández Cordón, Costa Rica-México, 2017). Estrenada el 14 de febrero

Natalia Arias y Adriana Alvarez protagonizan esta cinta sobre dos jóvenes amigas que pasan sus días en sus bicicletas, con sus amigos, gastando bromas y pasando días de ocio imaginando que podrían poner un negocio reusando coches viejos. Sin embargo, un día encuentran a un inmigrante muerto en la cajuela de un auto estacionado en el jardín de su abuela, lo que cambia su rutina y su amistad. No hay mucho que quisiera decir de esta película, más allá de que la realización técnica está muy bien hecha, pero no alcanza a llenar las expectativas del contenido.

Las cintas del guatemalteco Julio Hernández Cordón (Gasolina, Las Marimbas del Infierno, Te prometo anarquía - 80%) son fieles a su eje temático: una juventud desprovista de oportunidades o futuro y lo que acontece a su alrededor. No podría decir que en lo personal me han encantado, pero para algunos puede resultar admirable su trabajo. Lo que puedo afirmar es que la fotografía es uno de los trabajos más sobresalientes del filme y se lo debemos en parte a Nicolás Wong.

Si te gusta el cine experimental y con un contenido que invita más a la reflexión personal e íntima, esta película podría interesarte.

#LadyRancho (Rafael Montero, México, 2018). Estrenada el 22 de febrero

¡Neta, no hagan más películas así! Inspirada en las jóvenes que han sido captadas en plenos accidentes vehiculares, en estado de ebriedad o haciendo alguna tontería y se han hecho famosas por las redes sociales, llega #LadyRancho, una nada original comedia de calidad mediocre. La realización de la cinta no abona al resultado final y en cuanto a la producción, se insiste en explotar los facilismos en la paleta de colores, las texturas, los diálogos y las moralejas que son más moralinas que reflexivas.

Las actuaciones no son nada sobresalientes y sólo podría decir que es una lástima ver a un actor como Hoze Meléndez desperdiciándose en este largometraje. Si tienes dinero, estás en un periodo adolescente o tienes ganas de perder un rato en el cine, pues adelante con el gasto innecesario.

En el recuento de los daños, yo señalaría un solo título que vale la pena: Un Filósofo en la Arena. Para pasar el rato podría aconsejar ver La boda de mi mejor amigo y como una forma de explorar nuevos lenguajes cinematográficos están las alternativas Mientras se Espera y Atrás hay relámpagos. En cuanto a las demás yo diría que efectivamente hay una crisis de historias, y si bien no hay nada nuevo bajo el sol, estaría muy bien que la incipiente industria de cine nacional se apoyara en jóvenes que buscan integrarse con opciones más originales.

Se ha dado por hecho que el público mexicano está constantemente absorbido por los contenidos de emociones facilistas, que afloran el llanto o el enojo a través de la caricaturización de nuestra cultura. Es válido observarla y hacer sátira, un ejemplo de ese buen hacer fue Mecánica Nacional, pero siempre es posible recrear historias que hagan trabajar el cerebro de quienes la ven, y para esto, habría que empezar por mover los cerebros de quienes las hacen, desde su concepción hasta su exhibición.

Lee también: La Camarista ya tiene calificación de la crítica

Jorge Negrete - Crítico de cine para Butaca Ancha, Cine Premiere y Forbes México.

La película que ya vimos y que vamos a volver a ver

El reciclaje audiovisual, más que a una supuesta falta de creatividad, responde a la necesidad de asegurar ganancias y limitarse a adaptar contenidos ya probados para nuevos consumidores. Lo que pudimos ver en febrero de este año con La boda de mi mejor amigo - 20% fue justamente la manifestación más clara de dicha tendencia, una que promete continuar ante los considerables resultados en taquilla. La adaptación de Celso R. García se limita a hacer lo que se espera de ella, sin riesgo, sorpresa o siquiera una mínima busqueda de marcar distancia de la película original de 1997. Ya ni indignarse por el poco ingenioso trueque de Dionne Warwick por Miguel Bosé.

La tendencia no es más que un eco de lo que ha sido redituable en Hollywood desde hace ya algunos años: la actualización de contenidos populares. ¿Es un problema de las audiencias? ¿La industria simplemente está respondiendo a lo que el público pide? La influencia del vecino continúa y seguramente continuará siendo insacudible en la forma de hacer cine comercial en México.

Más allá de la calidad de la película, mediocre a lo sumo, lo curioso de todo el fenómeno es la complacencia del público. Lo nuevo asusta y aliena, se asume que lo diferente implica pavorosos riesgos financieros. El cine parece retomar en este sentido una dinámica del teatro, una dinámica de lecturas y relecturas en la que el texto es inamovible y los actores son intercambiables. Es juego de necios pedirle al cine comercial mexicano que deje de hacer lo redituable, que deje de apostar por el peso fácil. Apostemos mejor a que la nostalgia se convierta en descubrimiento, no en negocio. Rehagamos lo que no se ha visto, o mejor aún, descubramos lo que ya se hizo y no se ha visto.

Nancy Mora - Directora de Revista Encuadres.

El mes de marzo nos trajo en materia de cine dos festivales que aunque distintos en su esencia y en sus públicos, se ubican entre los más representativos del año y en ellos podemos encontrar una importante presencia de cine mexicano, me refiero al Festival Internacional de Cine de la UNAM (FICUNAM), que se realizó del 28 de febrero al 10 de marzo, y el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, del 8 al 15 de marzo.

Dentro de la diversidad que este año nos ofreció FICUNAM en cuanto a cine mexicano se refiere se proyectaron los documentales Titixe, dirigido por Tania Hernandez Velasco, y Niña Sola, de Javier Ávila; mientras que en ficción podemos destacar Antes del Olvido, la más reciente película de Iria Gómez Concheiro y El ombligo de Guie'dani, de Xavi Sala.

En Titixe, Hernández nos cuenta la historia de los abuelos de la cineasta, cuando muere su abuela él decide vender sus parcelas, pero Tania y su madre le proponen hacer una última siembra y quizá así salvar el legado del abuelo, por desgracia la cosecha de frijol no fue suficiente y al final tuvieron que vender. La narrativa, la fotografía y los sonidos que envuelven al espectador, le merecieron a la cineasta los premios “TV UNAM” y “Estímulo Churubusco UNAM” en el FICUNAM.

Otro documental que destacó en el festival fue Niña Sola, en el que Ávila aborda el tema de la violencia de género y la normalización de esta violencia en una comunidad de Tijuana a través de la historia de tres mujeres, una de ellas asesinada en 2016 y a partir de ello las reflexiones de su madre y su hermana no solo para comprender la muerte de Cintia de 19 años, sino para exponer la violencia a las que ellas también han vivido. Este trabajo obtuvo el premio el Premio LCI Seguros que entregó el Jurado “Fósforo”.

En cuanto a ficción, pudimos ver Antes del olvido, una película sensible sobre el desalojo de una vecindad en el centro histórico de la Ciudad de México y la lucha de los vecinos por salvar el lugar que habitan. En esta película, Iria también plantea de una manera muy honesta el sentido de comunidad, solidaridad y esperanza que se ha ido perdiendo cada vez más.

No te vayas si leer: Las Niñas Bien | O cómo negar un fin inminente

El ombligo de Guie'dani de Xavi Sala, aborda la lucha identitaria del pueblo zapoteco a través del racismo y el clasismo que viven Guie’dani, una niña indígena zapoteca, y su madre, quienes trabajan para una familia acomodada de la Ciudad de México. Sala, cineasta mexicano de origen catalán, teje una historia donde lo que sostiene la trama es el trabajo de sus protagonistas Sótera Cruz y Erika López, actrices naturales de origen zapoteco.

Entre las películas mexicanas que nos dejaron un buen sabor de boca en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara se encuentran Oblatos, el Vuelo que surcó la Noche, documental escrito y dirigido por Acelo Ruiz, quien recupera del olvido la historia de un grupo de jóvenes idealistas presos en una sección de máxima seguridad en Guadalajara durante la década de los 70 en medio de un clima de represión política mejor conocido como la Guerra Sucia. Este documental narrado a manera de thriller policiaco es valioso no solo por el rescate y el legado histórico que nos deja, sino por la manera en que el joven cineasta entreteje la historia a través de recreaciones, imágenes de archivo y testimonios de los propios presos. La cinta recibió en Guadalajara el Premio del Público y una mención especial dentro del Premio Mezcal.

En Guadalajara también se proyectó Yo Necesito Amor, protagonizada por Diana Sedano, reconocida con el Premio a Mejor Actriz por interpretar a una madre soltera, que vive en una profunda soledad, y que busca la manera de encajar en una sociedad que la invisibiliza y de encontrar el amor y su propio lugar en el mundo. Con un final Inesperado, esta película aborda una problemática real y más común de lo que pensamos.

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos