Artículos

Cementerio Maldito | Olor a muerte y a innecesario remake del clásico de terror

Con el remake de la obra de 1989 llega una de las cintas de terror más esperadas del año, pero después de todo, parece que no consigue clavar sus garras en el objetivo

Tomando inspiración de una de las mejores y más conocidas obras del maestro del terror escrito, Stephen King , Cementerio Maldito - 82% es una película que solo permite dos lecturas específicas: la primera es que los amantes de la obra se darán cuenta que el remake se ha tomado demasiadas libertades y que, a la larga, harán que sea difícil de valorar positivamente. La segunda es que los que buscan una película de terror habitual, con jumpscares a la vuelta de la esquina, saldrán satisfechos del cine.

No te lo pierdas: Stephen King revela el final alternativo de Cementerio de Mascotas

La historia es la ya conocida, hasta cierto punto: cuenta cómo el doctor Louis Creed (Jason Clarke), su esposa Rachel (Amy Seimetz ) y sus hijos Gage (interpretado por Hugo Lavoie y Lucas Lavoie) y Ellie (Jeté Laurence), junto con el gato Church (en realidad llamado Leo), se mudan a una zona rural de Maine. Al poco tiempo descubren que cerca de la propiedad hay un antiguo cementerio en el que los habitantes han enterrado a sus mascotas desde hace varios años atrás; es evidente que tener un cementerio cerca no da buenas vibras y cosas extrañas empiezan a ocurrir, como las pesadillas de Louis con uno de sus pacientes. Sin embargo, él no es el único atormentado, ya que su esposa tiene constantes ataques de pánico debido a un hecho traumático de su niñez desde que llegaron a su nuevo hogar.

La oscuridad se hace más evidente con el paso del tiempo, mientras Louis y el resto de la familia entablan una amistad con su vecino Jud (John Lithgow), a quien ven a diario. Todo empeora cuando el gatito de Ellie es atropellado por un camión y, después de que el vecino pone a Louis al corriente sobre el terreno sagrado que queda cerca del cementerio, el padre de familia procede a enterrar al animalito para hacer de cuenta que nada pasó. Claro que no contaba con que Church regresaría a la vida más diabólico que nunca.

A simple vista, la película dirigida por Kevin Kolsch y Dennis Widmyer mantiene el espíritu de la obra de King, pero hay cambios notorios en su dirección, además de omisiones a partes fundamentales de la mitología de la novela. Se entiende que estas variaciones están hechas para conseguir el máximo impacto en el público al aportar algo nuevo, pero lo cierto es que algunas de estas decisiones no hacen más que reducir lo impresionante que pudo ser la nueva versión. Es peor desde que una sensación de desgano general aparece al comienzo del metraje y no abandona la historia; quizás el problema es que vivimos tiempos menos crudos o tal vez el hecho de que no puede mantener la sensación de muerte flotando en el ambiente, como lo logró Mary Lambert hace treinta años en Cementerio de mascotas - 43%.

Te puede interesar: Cementerio Maldito: diferencias entre el libro y las películas

La nueva Cementerio Maldito es, de hecho, mucho menos maldita. Su narrativa es conservadora, deja poco espacio para sustos que terminan por sentirse mecánicos. Uno que otro momento consigue incomodarnos, los climas de tensión pudieron ser mejores, y aunque su resultado no es algo que se desmerezca, sí carece del tono histérico que hizo que la película de 1989 nos parezca una mejor adaptación. También hay momentos que hacen olvidar a la película original, como el personaje del vecino en el que se desenvuelve bien John Lithgow, que de hecho salva un poco el relato gracias a que su relación con la familia recibe más atención. El gato Church está muy bien y hay cierto trabajo potente en la atmósfera del cementerio de animales, que consigue que el tramo final sea interesante, en parte por eso y porque es otra vuelta de tuerca.

Se pudo haber planteado un relato más mundano y más mórbido, más de King, pero a pesar de que su segunda parte sea muy apurada -situación que afecta directamente al desenlace-, Cementerio Maldito hace caso omiso a explicar las cosas que su guión plantea. Deja muchas ideas en el aire, pero se da un tiempo para reflexionar sobre la pérdida y lo que estaríamos dispuestos hacer por nuestra familia. Desafortunadamente su narrativa se contradice ya que se autoimpone reglas para cosas que toda cultura sabe, incluyendo que a los muertos hay que dejarlos descansar.

Son varios puntos que se sacrifican en el remake, pero suma la notable sofisticación y mantiene los temas planteados por el autor como el eje de todo, pese a que el resultado no dio en el clavo. En resumen, es una película que funciona a medias y es una lástima que sea totalmente prescindible.

Continúa leyendo: Cementerio Maldito | Top de críticas, reseñas y calificaciones

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos