Artículos

Nosotros | Cuando la crítica social y el terror van de la mano

Tensión galopante a cada minuto y una clase magistral de actuación de Lupita Nyong'o son algunos de los elementos que ponen nuevamente a Jordan Peele como uno de los cineastas que hay que seguir de cerca

Artículos

Nosotros | Cuando la crítica social y el terror van de la mano

Tensión galopante a cada minuto y una clase magistral de actuación de Lupita Nyong'o son algunos de los elementos que ponen nuevamente a Jordan Peele como uno de los cineastas que hay que seguir de cerca

POR María Belén Izurieta Barreto -

La figura de “el otro” siempre ha tenido un poder especial, ya sea dentro de la ficción o fuera de ella, todos alguna vez hemos creído que existe una versión buena y una mala de las personas y que en algún lado del mundo tenemos un doble. Con esto en mente, la premisa de la nueva película de Jordan Peele es, cuanto menos, interesante: es el año 1986, cuando una niña llamada Adelaide Wilson (Madison Curry) pasea por las atracciones de una feria ubicada en la playa. Se aleja de sus padres e ingresa a una habitación llena de espejos donde, atónitamente, descubre a una niña igual que ella sin que se trate de su reflejo. El momento es breve, pero el trauma le dura para siempre.

No te lo pierdas: Nosotros, de Jordan Peele, ya tiene calificación de la crítica

Nos desplazamos al tiempo actual, con una Adelaide adulta (Lupita Nyong'o), sobreprotectora y nerviosa, que acepta salir de la cotidianidad para pasar un día en la playa en compañía de su esposo Gabe (Winston Duke) y sus hijos Zora (Shahadi Wright Joseph) y Jason (Evan Alex), aunque eso le signifique volver a recordar lo que le pasó cuando era una niña. En esa noche, aparentemente tranquila, aparecen cuatro extraños vestidos de rojo que portan filosas tijeras. Al parecer el diálogo es algo que no se les da bien y se toman la casa, pero en cuanto descubrimos que estos invasores son violentos doppelgangers de los protagonistas, las cosas se ponen de cabeza.

Si eso ya nos horroriza, Peele decide ir más allá y se escuda en una clásica historia de tipo home invasion, que quizás les pueda recuerdar a Funny Games - Juegos Divertidos - 63%, apelando al lado más gore, para sacar a relucir un desfile de alegorías donde hace una fuerte crítica a la sociedad más sobrevalorada de todas, la norteamericana, y se toma su tiempo para hacer profundas reflexiones sobre temas como el racismo, la política y las intenciones ocultas de los seres humanos en gran parte de sus acciones, incluso si de obras benéficas se trata.

Nosotros - 100% es un filme en constante juego visual. Usa espejos para mostrar la dualidad de los personajes, hay bastante foreshadowing para situaciones que vendrán u objetos que se volverán más relevantes en futuras escenas, hay metáforas que se vuelven integrales para la temática de la película, y es que desde el minuto 1 se nos ha dado pistas literales y simbólicas para la historia que salió del puño y letra del también director y guionista de ¡Huye! - 99%.

Te puede interesar: Nosotros, de Jordan Peele, ya es uno de los estrenos más taquilleros en Estados Unidos

El cineasta ha puesto muchas cosas en el lienzo que, aunque están ahí todo el rato, no las descubrimos si no es porque él lo permite. Hay detalles sobre el individualismo, la búsqueda de la identidad propia, la existencia de ese lado malvado en nosotros y el hecho de que los humanos podemos ser muy volátiles. Podría decirse que Jordan Peele quiere que nos demos cuenta de la oscuridad que habita en nosotros como punto de partida para las referencias y metáforas.

A nivel de realización y estético, el director estadounidense bota la casa por la ventana. Hace gala de su exquisita forma de narrar con imágenes, su refinamiento en el uso de la luz y la destacable composición de planos que demuestran que estamos ante un director visual de primera categoría. En el sentido de volverse más específico sobre su objetivo final ha dado un paso adelante, siendo capaz de construir una dulce y cálida secuencia familiar a la que es capaz de darle vuelta de inmediato para después asfixiarnos en un entorno hostil con un solo movimiento de cámara. Es precioso el conjunto visual que pone, pero es aún mejor lo que hace al crear la atmósfera perfecta para cada escena.

El acto final de la película contiene algunos de los elementos más susceptibles a debate de la película. Aunque no voy a entrar en detalles, la película pierde puntos cuando se explica todo el misterio detrás de los dobles, los "ligados" o los "atados", pero Peele prefirió tomar el riesgo y pedir que demos un salto de fé para entender el clímax más como algo global al pensar en todas las implicaciones; es decir en el “qué” por encima del “cómo”.

Para aliviar la tensión, Nosotros recurre a la comedia. A simple vista no es algo que parezca malo, pero el hecho de que haya soltado un par de buenas carcajadas en lo que prometía ser la película de terror del año, de parte de un cineasta que apunta a convertirse en el maestro del género, es algo que no me pareció correcto. Eso y unos cuantos descuidos en el guión, por preferir la exuberancia, ocasionan que no sea una película de diez sobre diez aunque queda muy cerca.

Y al final que sí, la película prácticamente lo tiene todo. La simbología, los mensajes, la crítica y la forma tan especial que tiene Jordan Peele para hacer cine de terror psicológico de carácter social, la narrativa fuerte que le imprime, la forma en la que resuelve y una espectacular y aterradora Lupita Nyong’o haciendo un doble papel la convierten en una gran historia original, un must para ver en el cine y en lo que podría ser un clásico contemporáneo en un futuro no tan lejano.

Continúa leyendo: Jordan Peele: “no haré películas con tipos blancos como protagonistas”

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos