Artículos

Green Book | Un toque de comedia para aligerar el drama del racismo

Una comedia (y algo de drama) para contar una historia de un músico negro y su chofer blanco en los años sesenta, donde el racismo era más extremo que ahora.

¿Qué es un libro verde? El título de la película se refiere a un ejemplar conocido como The Negro Motorist Green Book (El libro verde del conductor negro), una guía que circuló entre 1936 y 1967 de hoteles, bares, restaurantes y estaciones de servicio donde los afroamericanos no corrían riesgos y podían ser atendidos como cualquier otra persona sería atendida. Este manual se logró gracias a los esfuerzos de un cartero de Harlem, Nueva York que reunió la información que le daban los carteros que trabajaban con él.

No te lo pierdas: Globos de Oro 2019 | Roma gana el premio a Mejor Película Extranjera y Alfonso Cuarón a Mejor Director

Con esta información a la mano es más fácil saber de qué va Green Book: Una Amistad sin Fronteras - 78%. El relato, que mezcla comedia y drama, se basa en hechos reales y sigue el viaje que emprendieron el pianista afroamericano Don Shirley y su chofer, y a veces guardaespaldas, Tony Vallelonga. La película dirigida por Peter Farrelly, el mismo de las comedias Loco Por Mary - 83% y Una Pareja de Idiotas - 66%, toma como base las entrevistas a Shirley y Vallelonga junto a las cartas que este último le escribió a su esposa durante el viaje y de estos recursos salió el guión escrito por Farrelly, Brian Hayes Currie y Nick Vallelonga, hijo de Tony.

Green Book toma al personaje de Tony Vallelonga (Viggo Mortensen), apodado Tony Lip por su facilidad de palabra, un ítaloamericano de pocos modales y muy malhablado que busca resolver todo a la fuerza, aunque en el fondo es muy buena gente. Él ama a su familia, conformada por su esposa Dolores (Linda Cardellini) y sus dos hijos. El lugar donde trabaja cierra y Tony se ve obligado a asistir a una entrevista para un trabajo de chofer de un tal doctor Shirley.

La sorpresa es que no se trata de un médico, sino de un músico negro llamado Don Shirley (Mahershala Ali ), un hombre culto y reservado, que prácticamente es la antítesis de Tony. Vallelonga necesita el trabajo y Shirley necesita un chofer que lo lleve de gira por el sur del país. Sí, ambos se necesitan el uno al otro, pero el hecho de que Tony es el típico racista que cree que no es racista hará que la relación entre estos dos hombres sea muy interesante de ver.

Te puede interesar: Globos de Oro 2019 | "Shallow" de Lady Gaga gana el premio a Mejor Canción Original

Aunque Green Book pretende ser inspiradora, solo lo logra superficialmente. El retrato del Estados Unidos racista de 1962 pudo ser demoledor, pero es muy débil para una época donde la segregación racial podía llegar a ser mucho más extrema. Un hombre negro y de dinero como Don Shirley no hubiese podido hacer ese viaje de la forma en la que muestra la película, donde sí atraviesa por situaciones difíciles debido al color de su piel, pero están muy suavizadas. Ni siquiera Tony Vallelonga podría haberlo sacado de tantos aprietos de haber sido más realista.

El ritmo ágil y el equilibrado juego entre géneros dota de mayor gracia a la historia de estos polos, que parecen completamente opuestos, pero acaban amoldándose a la personalidad del otro mientras aprenden lecciones de vida de quien menos se lo esperaban. A pesar de los baches en el camino, como el hecho de que trata de ser progresista, a la vez que reduce un problema complejo, somos testigos de la consolidación de una nueva amistad, una relación que se vuelve muy llevadera y el surgimiento de situaciones muy hilarantes que involucran cartas de amor y pollo frito al estilo de una película de amigos sacada de Hollywood.

Es también cierto que Green Book no se salva de diálogos más que trillados y su trasfondo es muy débil. Peter Farrelly apuesta por un estilo pasado de moda y detalles que nos roban el corazón que encajan demasiado bien con las intenciones de la historia; pero lo mejor de todo es el trabajo impecable realizado por sus actores principales que parecen estar divirtiéndose de lo lindo en sus respectivos papeles, gracias a su explosiva química y la simpatía que transmiten.

Al final la travesía es agradable, y aunque no busca convertirse en una película sobre el racismo con el rigor con el que otras son presentadas, es un pequeño paso por insertar esta temática, que no tiene por qué ser exclusiva del drama, en la forma de una comedia cuyo propósito es únicamente lograr que el espectador se sienta bien consigo mismo, como pretendiendo que tener un amigo negro no es ser racista; un relato fácilmente disfrutado por el espectador. No es de lo más original, pero cumple con sus intenciones y llega a parecer encantadora.

Continúa leyendo: Rami Malek habla sobre su incómodo momento junto a Nicole Kidman en los Globos de Oro

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos