Artículos

Sorry To Bother You | Cuando la incorrección política es la mejor vía para contar una dura realidad

Una ópera prima que satiriza al capitalismo y realiza una aguda crítica a la ausencia de juicio moral, en la forma de una extraña comedia política que resulta muy entretenida

Artículos

Sorry To Bother You | Cuando la incorrección política es la mejor vía para contar una dura realidad

Una ópera prima que satiriza al capitalismo y realiza una aguda crítica a la ausencia de juicio moral, en la forma de una extraña comedia política que resulta muy entretenida

POR María Belén Izurieta Barreto -

La ópera prima de Boots Riley es una de las películas más interesantes, divertidas y críticas del año. La propuesta de este debutante, quien es conocido en el mundo del hip-hop por su colectivo The Coup, es bastante original y podría describirse como una comedia con tintes de ciencia ficción y aspecto de realismo mágico que comparte un ácido juicio sobre el racismo, el éxito y el capitalismo.

No te lo pierdas: Mowgli: Relatos del Libro de la Selva | Una versión menos ingenua de la obra de Rudyard Kipling

En Sorry to Bother You estamos ante una versión alterna de Oakland, California donde Cassius Green (Lakeith Stanfield) es un hombre desempleado que vive en el garaje de su tío Sergio (Terry Crews). Cash, como suelen llamarlo, se ve obligado a buscar trabajo para salir de la crisis económica y hacer lo posible para ayudar a su familia. Al poco tiempo llega a una rara entrevista en una empresa de telemarketing donde consigue un puesto de forma instantánea.

Sus ingresos dependerán de las comisiones por las ventas que genere a través de llamadas telefónicas, donde el poder de convencimiento sobre la gente es lo primordial, pero su suerte de novato cambiará cuando descubre que la clave para el éxito profesional reside en su habilidad de utilizar su “voz de blanco”. Este descubrimiento no solo hará que su voz cambie por completo, sino que su actitud cambia y con ello la percepción de la gente que está del otro lado del teléfono escuchándolo.

A partir de ahí se convierte en uno de los mejores vendedores de la compañía y es rápidamente ascendido al macabro mundo del “power calling”, donde los ingresos son mayores, el ambiente laboral es mucho mejor, pero la realidad es más cruda e inesperada.

Cassius asciende y con ello llega un nuevo estilo de vida que ocasiona problemas entre él y su novia Detroit (Tessa Thompson), una artista y activista que forma parte de un colectivo que está en contra de los capitalistas y la explotación a la que son sometidos los trabajadores, sobre todo en esa empresa de telemarketing donde ambos ganaron más de un par de amigos.

Te puede interesar: Aquaman | Un tsunami de acción que reinventa al héroe submarino

En el medio de todo, veremos al protagonista en una encrucijada donde sus compañeros de trabajo -que no tuvieron la suerte de subir de puesto como él- deciden rebelarse para exigir los beneficios que merecen, su novia se aleja de él y para rematar el protagonista recibe una propuesta de trabajo de parte de uno de los empresarios más ricos del país, situación que contradice todo lo que lo había unido a él, sus compañeros de trabajo y su novia.

A simple vista, Sorry To Bother You parece una película enfocada en la identidad racial en Estados Unidos, pero esa es solo una de sus subtramas. El largometraje toca brillantemente la forma en la que el capitalismo procede en una sociedad y todo lo que los seres humanos estamos dispuestos a hacer para ganar dinero, lograr el éxito y escalar posiciones en la sociedad; incluyendo cuando se está dispuesto a renunciar a la libertad y a la verdadera identidad para encajar en el mundo de otros.

El aire punk y el espíritu anarquista del personaje principal se presta para momentos interesantes que su director sabe aprovechar. Eso y los detalles que hay dentro de la historia son parte del efectivo guión de Riley, que sabe manifestar la farsa detrás de ciertos sucesos en la película hasta explotar en un clima que parece salido de una película de ciencia ficción de mayor presupuesto.

De todo lo que explora la película, quizás la trama de Detroit sea lo único que no queda bien claro, y sobre todo ese triángulo amoroso del que hasta ahora encuentro una razón para validar su existencia. Afortunadamente ese es el único tropiezo en el filme del debutante Boots Riley, que conoce perfectamente lo bien que le salen las cosas cuando prefiere rayar en lo absurdo y cómico del resto de su relato.

La película no ha tenido un estreno global, pero eso no desmerece en absoluto la gran cantidad de buenos comentarios que ha recibido desde su estreno en el Festival de Cine de Sundance de este año. También vale destacar que, aunque ha sido menos celebrada, logra mucho más que El Infiltrado del KKKlan - 85% de Spike Lee, puesto que es ambiciosa en mayor medida, se atreve a ir más lejos y la corrección política es lo que menos le importa.

Al final estamos ante una propuesta muy fresca que se va por caminos nada convencionales en la industria cinematográfica. No se trata de bondad o maldad, sino que el verdadero corazón de Sorry to Bother You reside en la aguda crítica a la ausencia de juicio moral que puede haber en las personas y también en la tragedia del capitalismo; que si no fuera contada como la comedia que es, se trataría de una película para nada entretenida. Esta vez, para nuestra suerte, ocurre todo lo contrario.

Continúa leyendo: La Casa de Jack | La autovalidación absoluta de Lars von Trier

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos