Artículos

Mowgli: Relatos del Libro de la Selva | Una versión menos ingenua de la obra de Rudyard Kipling

El filme dirigido y producido por Andy Serkis es un retrato más adulto del conocido cuento sobre el niño que se crió en la selva en compañía de lobos

Artículos

Mowgli: Relatos del Libro de la Selva | Una versión menos ingenua de la obra de Rudyard Kipling

El filme dirigido y producido por Andy Serkis es un retrato más adulto del conocido cuento sobre el niño que se crió en la selva en compañía de lobos

POR María Belén Izurieta Barreto -

Con Mowgli: Relatos del Libro de la Selva - 48% nos olvidamos por completo de relatos suavizados e historias de cuentos de hadas. Esta nueva adaptación, que se aleja por completo de otras versiones y se apega más al libro de Rudyard Kipling , cuenta con Andy Serkis (El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo - 91%) en la dirección de un filme que entrega un resultado más que interesante gracias a su trama realista y bien estructurada.

No te lo pierdas: Aquaman | Un tsunami de acción que reinventa al héroe submarino

Son contadas las veces en las que una película de esta magnitud llega a Netflix, ya que se trata en realidad de una producción de Warner Bros que le tomó a Serkis algo más de cinco años poder llevar a la pantalla grande para contarnos su particular visión sobre los cuentos. Claro que tuvo mucho que ver el hecho de que Disney se haya adelantado con El Libro de la Selva - 95% que estrenó en 2016, porque desde ahí el estudio dejó de sentir confianza en su producto y prefirió cedérselo a Netflix para su distribución; aunque de igual forma contó con un estreno muy limitado en varias ciudades del mundo.

En el libro de Kipling, quien fue el primer británico en obtener un Nobel de Literatura, se encuentra una serie de cuentos de los cuales solo los primeros han sido llevados al cine. En ellos es donde conocemos a Mowgli como ese bebé que se cría con lobos desde que fue rescatado por Bagheera, una pantera, que lo salvó de las garras de Shere Khan, un tigre de Bengala que había matado a sus padres.

La interpretación de estos personajes, tan conocidos por varias generaciones, está a cargo de un espectacular elenco que constituye el principal encanto de la película; y es así como vemos al propio Andy Serkis como el -mucho más serio- oso Baloo, a una enigmática Cate Blanchett en la piel de la pitón Kaa, a Christian Bale encarnando a Bagheera y Benedict Cumberbatch cerrando el reparto estelar como el malvado Shere Khan.

Te puede interesar: Pantera Negra es la mejor película de 2018 según la Asociación de Críticos de Cine Afroamericanos

No hay canciones, pero sí hay luchas y supervivencia de especies como lo habría en cualquier ecosistema donde conviven estas criaturas. Esta película no abusa de la violencia, que sí la hay cuando debe haber, pero tampoco censura todo al extremo de parecernos una versión infantil. Esto al comienzo se hace algo raro de ver, pero al instante nos hace dar cuenta que las cosas van en serio.

Es la espectacularidad visual de este filme uno de sus puntos más fuertes. Los escenarios de la selva son un regalo para la vista y de la mano de Michael Seresin (El Planeta de los Simios: Confrontación - 90% y El Planeta de los Simios: La Guerra - 93%), el encargado de la fotografía, observamos bellísimos paisajes captados a la perfección que aportan magia en cada rincón donde los animalitos coexisten, sin que haya un solo momento donde los escenarios y sus detalles se sientan artificiales.

La oscuridad del relato es una de esas cosas que son tanto positivas como negativas para la película. Es una historia muy conocida y recordada, pero en la visión de Serkis no encontraremos a Baloo feliz y bailando al ritmo de la música. Mowgli: Relatos del Libro de la Selva es más oscura, realista y con tintes políticos a ratos, que podría decirse es algo negativo para quienes buscan una película familiar. Pese a esto sigue siendo una historia que nos deja mensajes contundentes de toleración, integración y respeto por la naturaleza y todo lo que estaba antes que nosotros.

El CGI no nos detiene al momento de empatizar con las criaturas de este entorno y Bagheera se convierte rápidamente en el animal más querido, sobre todo porque su relación con Mowgli (Rohan Chand) está muy bien lograda y se traduce en sentimientos y acciones con los que el espectador se identificará. Este joven actor también entrega una actuación impecable y su química con el resto de actores es palpable; no hay cosa que se vea afectada por la cantidad de efectos visuales donde la captura de movimiento es lo que reina entre las tomas.

Se hubiera disfrutado más en la pantalla grande, pero se agradece que Netflix haya salido al rescate de Mowgli: Relatos del Libro de la Selva. De haber sucedido lo contrario, nos hubiéramos perdido de una aventura emotiva y profunda (no tan apta para todos los públicos) que pone a Mowgli como el héroe de la selva sin pedirle favores a las ideas de la casa del ratón.

Continúa leyendo: La Casa de Jack | La autovalidación absoluta de Lars von Trier

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos