Artículos

Bohemian Rhapsody | John Deacon, el hombre después de Queen

El bajista de Queen es el integrante que cambió la fama y el estrellato por una vida tranquila y sedentaria. Aquí te contamos los detalles de lo que sucedió tras la muerte de Freddie Mercury

¿Quiénes serán los desafortunados que nunca hayan escuchado hablar sobre Queen? La banda británica de rock se fundó en 1970 y estuvo conformada por el cantante Freddie Mercury, el guitarrista Brian May, Roger Taylor en la batería, y John Deacon en el bajo. Sin embargo, los reflectores casi siempre cayeron sobre Mercury quien era considerado el centro y luz de Queen. De cualquier manera no podemos dejar pasar que Queen era en realidad un cuarteto y que cada miembro logró aportar algo significativo a la agrupación.

Te invitamos a leer: Bohemian Rhapsody: La Historia de Freddie Mercury | Top de críticas, reseñas y calificaciones

En esta ocasión hablaremos de John Deacon, el miembro más introvertido y taciturno, sobre sus logros, pero más que nada sobre su vida tras la muerte de Freddie Mercury.

John Deacon nació el 19 de agosto de 1951 en Leicester, Inglaterra; desde muy pequeño se interesó por la música y sus padres aprobaron el gusto. Durante su adolescencia comenzó a tocar en conciertos y adquirió experiencia; se formó como ingeniero electrónico en Londres, lo cual le permitió desarrollar aparatos que trasladó al medio musical.

En 1971 conoce a Mercury, May y Taylor, quienes lo invitan a tomar pruebas para unirse a la banda; su talento musical y sus habilidades en la electrónica le facilitan la entrada y termina convirtiéndose en el cuarto integrante de Queen.

También puede interesarte: Bohemian Rhapsody: ¿qué es realidad y qué es ficción?

Desde siempre John Deacon se caracterizó por tener una personalidad silenciosa y reservada, muy diferente a la de sus demás compañeros quienes vieron en él una balanceada contraparte. Fue responsable de la creación del Deacy Amp, el amplificador que producía el sonido inigualable de “Under Pressure”, “Another One Bites the Dust” y “I Want to Break Free”; estas dos últimas canciones fueron compuestas por Deacon junto con “You're my Best Friend”, tema que dedicó a su esposa Veronica Tetzlaff, con quien lleva casado desde 1975 y concibió seis hijos.

Tras la muerte de Freddie Mercury, John quedó profundamente afectado, a tal punto que decidió separase del grupo completamente. Freddie fue su amigo y su protector, y consideró que después de su partida Queen ya no sería Queen. En los siguientes años participó solamente en algunos conciertos: uno en 1992 sobre la concientización del SIDA y tributo a Mercury, otro en 1993 relacionado a la caridad junto a Roger Taylor, y en 1997 tocó junto a Elton John “The Show Must Go On”; ese mismo año participa en el single “No-One but You (Only the Good Die Young)”, también conocida como La última Canción de Queen.

Desde entonces Deacon decidió permanecer completamente apartado de la vida pública, los medios supieron poco o nada sobre él. En 2001 Queen es agregada al Salón de la Fama del Rock and Roll, museo ubicado en Cleveland que se dedica a recopilar las memorias de los artistas más importantes del rock; John no asistió a la ceremonia.

Brian May y Roger Taylor han admitido haber perdido todo contacto con él, pero que a través de medios electrónicos lo consultan para los movimientos financieros que involucren a Queen. Antes de despedirse de sus compañeros, John Deacon les dejó un mensaje donde les comunicaba su aprobación respecto a cualquier proyecto para el futuro, pero que no lo incluyeran a él; sin embargo hizo mucho énfasis en que no dejaran de enviarle sus correspondientes regalías.

Con la llegada de la película Bohemian Rhapsody: La Historia de Freddie Mercury - 51% se le pidió su opinión sobre el proyecto, el cual autorizó. También tuvo voz y voto para el casting de Joseph Mazzello, actor que lo interpreta en la cinta.

Al día de hoy con sus 67 años, John Deacon reside en el barrio donde formó su hogar junto a Verónica, es un hombre de familia que se guarda bajo una sencilla vida y que en ningún momento su fortuna millonaria lo incitó a salir de ese pacífico contexto. Casi no se le ve en público y cuando sucede es porque está ejerciendo las simples compras del hogar, caminando en solitario por las calles o jugando golf.

La depresión perpetuada por la muerte de Freddie Mercury combinada con su singular personalidad evitaron que se convirtiera en una estrella necesitada de atención, y aunque en la actualidad sabemos muy poco sobre él continúa erigiéndose como uno de los grandes iconos de la industria musical.

No te pierdas: Bohemian Rhapsody: critican la película por el uso perverso que le dan al diagnóstico de VIH de Freddie Mercury

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos