Artículos

The Haunting of Hill House | Inquietante maravilla que reinventa las casas embrujadas

La producción de terror es una de las más vistas en Netflix y va más allá al retratar el drama de la familia Crain.

Artículos

The Haunting of Hill House | Inquietante maravilla que reinventa las casas embrujadas

La producción de terror es una de las más vistas en Netflix y va más allá al retratar el drama de la familia Crain.

POR María Belén Izurieta Barreto -

Producciones de terror hay por todos lados, pero auténticas sorpresas como esta se agradecen. Franquicias como El Conjuro - 86% han tratado de refrescar el género y filmes algo más pequeños como The Babadook - 98% y El Legado del Diablo - 96% han dado de qué hablar por sus innovadoras propuestas, pero no estaba preparada para algo como The Haunting of Hill House.

No te pierdas: The Haunting of Hill House: fans aterrorizados culpan a la serie por insomnio y ansiedad

La serie adapta el clásico de la literatura escrito por Shirley Jackson , llevando la historia en dos tiempos: en el pasado, durante los años noventa, con unos jóvenes Hugh y Olivia Crain que llegaban felices a la mansión acompañados por sus cinco hijos, y otra en el presente, donde vemos a sus hijos (Steven, Shirley, Theo, Luke y Nell) ya adultos, viviendo cada uno por su lado.

En el pasado, esta familia se acababa de establecer en una mansión con sus esfuerzos puestos en su restauración para luego vender la propiedad y generar ingresos extra. Lo que parecía una estadía tranquila se volvió un infierno desde que extrañas cosas empezaron a ocurrir. Los gemelos Luke y Nell dicen ver fantasmas, a los que describen como una mujer con el cuello roto o el hombre de sombrero que flota (que hay que admitirlo, dan mucho miedo), pero sus afirmaciones no son tomadas en cuenta puesto que nadie más los ve.

Esto juega mucho en el presente, con las versiones adultas de Luke y Nell, quienes son perseguidos por los mismos fantasmas, con consecuencias aterradoras. Por otro lado, Steven, Shirley y Theo, los de mayor edad, son quienes dicen nunca haber visto cosas durante su estancia en la mansión, y de adultos verán sus miedos manifestados de diferentes formas. Esto incluye fantasmas que no necesariamente son creaturas horribles al uso, sino que son formas de retratar temas relevantes como la pederastia.

Tanto los protagonistas adultos como sus contrapartes en la niñez cumplen un trabajo sensacional y hacen suyos a los personajes. Transmiten cada tipo de emoción de forma real y la química entre ellos hace que parezcan una familia de verdad. Como dato curioso, el rol de Hugh Crain, el padre de la familia, del que se tiene a dos actores diferentes con un gran parecido entre ambos, está interpretado en su versión más joven por Henry Thomas, que quizás no les suene, pero se trata de Elliot, el niño de E.T., El Extraterrestre - 98%.

Te puede interesar: Teorías de por qué The Haunting of Hill House podría tener una segunda temporada

No solo estamos ante una atípica historia de casa embrujada, sino que vamos reconstruyendo el drama que vivieron los Crain desde que se mudaron al lugar, el sufrimiento de Olivia y la desesperación de su familia por no saber qué pasaba con ella hasta mucho después de su muerte, los miedos de los hermanos y los secretos guardados por su padre. Está todo tan bien desarrollado que, debo admitir, no me pareció normal terminar queriendo a los miembros de una familia que protagoniza un relato de terror.

La puesta en escena es una auténtica delicia visual, nada común en este tipo de producciones. La mano de Mike Flanagan (a quien hay que tener muy en cuenta para el futuro del género) aprovecha los recursos que tiene al saber jugar con los espacios y movimientos de cámara sin llegar a recurrir al abuso de sustos efectistas que, aunque si hay uno que otro por ahí, son lo de menos.

Sus experimentos narrativos son de lo mejor que he visto. La forma en que la historia va rellenando sus “huecos” es un elegante y complicado rompecabezas que cuando va descubriendo sus capas permite atar cabos de forma alucinante. Quizás al comienzo tome un poco cogerle el ritmo porque los diversos espacios temporales en los que se maneja cambian constantemente, pero luego de un par de episodios terminamos por asociar los eventos con rapidez.

Los 10 episodios de The Haunting of Hill House, logran con maestría mantener la tensión, y da igual si algo termina por pasar o no; de cualquier forma nos ha dejado con los pelos de punta porque la intensidad que se maneja es de otro mundo. El miedo que logra dar esta producción es el tipo de miedo que no se olvida fácilmente, y seguramente no he sido la única que revisó debajo de la cama antes de dormir luego de una dosis de al menos un par de episodios.

The Haunting of Hill House es un nuevo y aterrador exponente del género, con situaciones que asustan de verdad y un gran argumento de trasfondo que ha dejado la vara muy alta. De momento dudo que alguien se atreva a superar la calidad de esta serie que seguirá dando de qué hablar por un buen tiempo.

No te pierdas: Stephen King se desvive en elogios hacia la adaptación de The Haunting of Hill House

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos