Artículos

A Ti Te Quería Encontrar | Las incertidumbres amorosas de un mirrey

Con su nuevo largometraje, el realizador Javier Colinas ofrece una comedia que pretende alejarse de los lugares comunes de otras producciones mexicanas del mismo género

Artículos

A Ti Te Quería Encontrar | Las incertidumbres amorosas de un mirrey

Con su nuevo largometraje, el realizador Javier Colinas ofrece una comedia que pretende alejarse de los lugares comunes de otras producciones mexicanas del mismo género

POR Fco. Javier Quintanar Polanco -

Diego Cuenca (Erick Elias) es un joven que en apariencia lo tiene todo: un promisorio futuro profesional, una posición económica muy desahogada, y pronto contraerá nupcias con Julia (Paulette Hernández), su novia de varios años. La pareja espera celebrar la boda en unas semanas, cuando ella regrese de estudiar Gastronomía Molecular en Estados Unidos. Aprovechando la ausencia de Julia, Jerónimo (Luis Arrieta) el mejor amigo de Diego, le organiza una despedida de soltero en la terraza de un hotel, la cual terminan destruyendo cuando el festejo se sale de control. Obligado por su padre, Diego ofrece llevar a cabo las reparaciones y una remodelación integral del lugar para compensar los daños provocados.

Puede interesarte: El cine mexicano estrenado en mayo 2018, bajo el escrutinio de la crítica

Este suceso lo llevará a conocer y acercarse a Lu (Eréndira Ibarra), la gerente del negocio afectado, con quien Diego deberá de trabajar estrechamente para llevar a cabo la restauración. Su hermosura, aunada a su manera de ser muy libre, honesta, directa y vital, harán que Diego se prende de ella, y se cuestione acerca del rumbo que su vida ha tomado, obligándole a tomar las riendas de su propio destino.
Esta es la premisa principal de A Ti Te Quería Encontrar - 20% donde el director Javier Colinas (El cumple de la abuela, Detrás del Poder, 2014) y la guionista debutante Tamara Argamasilla se plantean varios objetivos: hacer algo diferente al promedio de producciones mexicanas de ese género que desfilan por la cartelera comercial mes con mes; posicionar a la actriz Eréndira Ibarra en una nueva faceta, ahora como un personaje romántico pero a la vez modelo de autosuficiencia, fortaleza y audacia femenina; y finalmente, conseguir un producto apto para todo público, aunque dirigido particularmente a un segmento económico y social muy específico. Algo así como una feel good movie para un audiencia ubicada en niveles socioeconómicos A/B y C+.

Para alcanzar este último objetivo, ponen especial cuidado en detalles formales: movimientos de cámara suaves y sutiles, empleo de música clásica o pop delicado, una casi ausencia de lenguaje altisonante así como de chistes de mal gusto, incluso el inevitable product placement es manejado aquí de un modo más natural.… Es decir, se esmeran en obtener una producción detallada, elegante y sofisticada.

No dejes de leer: Eugenio Derbez y Emilia Clarke entre los invitados a formar parte de La Academia

En contraste, la historia narrada por A Ti Te Quería Encontrar - 20% no consigue estar a la altura de los valores de producción que ostenta. Esto debido fundamentalmente a que los autores no comprenden la diferencia sustancial entre ligereza e intrascendencia, y los lleva a desarrollar personajes, situaciones y trama general que conforme pasan los minutos se tornan más acartonados, unidimensionales e inverosímiles. Algo similar ocurre con los conflictos de los protagonistas centrales los cuales o bien no existen, o son muy banales, o si existen sencillamente se dejan de lado a la primera oportunidad o son resueltos de forma inaudita.

Continúa leyendo: Javier Colinas en la filmación de A ti te quería encontrar

Aunque intenta enarbolar un mensaje positivo sobre el valor para poder abandonar las zonas de confort donde muchos se encuentran instalados (quizá incluso sin saberlo), este discurso termina por debilitarse y diluirse dando paso a la mera crónica de las sosas incertidumbres amorosas de un mirrey (como lo denomina su propia coprotagonista) quien por añadidura parece haber vivido en otro planeta y no conocer ni la ciudad donde vive, dando así a la narración el pretexto perfecto para mostrar (de manera afresada y cual si de postales turísticas se tratasen) paisajes capitalinos como las inmediaciones de Bellas Artes, el Barrio Chino o la Cineteca Nacional. Sitios recorridos por la pareja protagónica en lo que él toma la decisión de si se queda o no con ella de forma definitiva, y ese compás de espera consume buena parte del tiempo de la trama, en un colosal aunque fútil despliegue de cursilería y superficialidad.

La película también falla en el intento por hacer una feel good movie a la mexicana, porque no logra crear una verdadera sensibilidad ni genuina simpatía hacia sus protagonistas por las razones antes expuestas (con la excepción del personaje de Ibarra, el cual tristemente termina por desdibujarse conforme se aproxima el desenlace), ni tampoco consigue una interacción verdaderamente entrañable o significativa entre ellos. Tampoco es muy afortunada en lo que a humor se refiere, siendo bastante simplona y burda en ese aspecto, y brindando momentos (como la escena final con los fuegos artificiales) de pena ajena. Ratificando así algo patente desde el anterior largometraje del cineasta, El cumple de la abuela: a Colinas lo cómico no parece dársele muy bien.

Al confundir el romance sensible con lo meramente cursi, A Ti Te Quería Encontrar fracasa en su propósito de hacer una comedia diferente a las demás, y por el contrario, desemboca en un producto idéntico a los que siguen acaparando cotidianamente la cartelera comercial, con la única diferencia de que este es particularmente pretencioso, poco coherente, escasamente emotivo y nada gracioso.

También puede interesarte: Las mejores películas mexicanas de 2017 según la crítica

Comentarios

  • Tomatazos (1)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos