Artículos

El Proyecto Florida ya tiene Certificado de Calidad

Sean Baker sigue explorando el lado b del sueño americano y las ilusiones perdidas de seres marginados en El Proyecto Florida, película que rápidamente recibió la simpatía de la crítica especializada

En Estados Unidos hay cine más allá de las películas de gran presupuesto, de hecho, el cine independiente que habita en la periferia es el que ha construido una de las miradas más críticas e incómodas para la propia sociedad estadounidense, revelando las problemáticas, los odios sociales y la marginalidad que habita en sus calles, ejemplos hay muchos, basta con mencionar nombres como el de Jim Jarmusch quien se ha mantenido fiel a su esencia underground; los celebrados hermanos Safdie (Joshua Safdie y Ben Safdie) que a últimas fechas han ganado nuevos adeptos gracias a su vibrante Good Time: Viviendo al Límite - 90%, o Nathan Silver, quien es uno de los directores más radicales de la escena norteamericana enfocado en la exploración de seres prácticamente ignorados por la sociedad como lo puso de manifiesto con su película Stinking Heaven - 83%; ellos son algunos ejemplos rápidos, sin embargo, el grupo de no estaría completo sin Sean Baker, un joven cineasta que ha ganado mayor visibilidad a partir de su reciente película, El Proyecto Florida - 96%.

Podría interesarte: Críticos de todo el mundo eligen las mejores películas del 2017

Sean Baker parece dejar atrás aquello de “director promesa” ya que con su segunda película ha logrado madurar sus intereses temáticos y su estilo, pero también su técnica que justamente fue el aspecto que más llamó la atención de su nada indiferente debut cinematográfico, Tangerine: Chicas Fabulosas - 97%, un filme grabado enteramente con la cámara de un teléfono celular. Ahora, en El Proyecto Florida, Baker ha construido junto a su coguionista Chris Bergoch, una historia que expande el lado b del sueño americano y que bien podría ser el gran tema de su aún corta filmografía porque, al igual que en Tangerine: Chicas Fabulosas, no se regodea en la miseria de sus personajes ni en el tremendismo, sino que evita en gran medida el cine de denuncia, sin perder de vista la reflexión, para tejer una cándida y alegre fábula sobre el fin de la infancia con todo su realismo y crudeza.

Lee también: Willem Dafoe habla de Florida Project y Aquaman

La película sigue a la pequeña Moonee (Brooklynn Prince) cuyo mayor entusiasmo es conocer Disney World, sin embargo, a sus seis años aún no ha logrado hacer su sueño realidad, siendo un motel ubicado a las afueras de Orlando, Florida, llamado Magic Castle, lo más cercano que ha podido llegar ahí. A pesar de que su joven madre, Halley (Bria Vinaite), intenta ganarse la vida siguiendo el camino menos recto, junto a su amiga Jancey (Valeria Cotto) y los cuidados de Bobby (Willem Dafoe), gerente del motel que la quiere como un padre, Moonee vive una infancia feliz.

Continúa leyendo: Berlinale 2018: se revela jurado de la próxima edición y se anuncia reconocimiento para Willem Dafoe

Estrenada en el Festival de Cine de Cannes en 2017 y consiguiendo solamente una nominación en la pasada edición 90 de los premios Óscar para Willem Dafoe en la categoría de actor principal, el filme consiguió rápidamente la aclamación de la crítica especializada por esa rara fusión de elementos y emociones que hacían de esta película un testimonio sobre las ilusiones perdidas a partir de un tratamiento empático que gira en torno a una niña. Los periodistas también celebraron la decisión de Baker por mostrar una parte de la sociedad prácticamente ausente en el cine norteamericano, pero, principalmente, por las preguntas lanza sobre la sociedad estadounidense.

Los críticos de cine indexados en nuestro base han mostrado una gran simpatía por El Proyecto Florida - 96%, tanto así que es una de las películas con Certificado de Calidad en nuestro Tomatómetro. En seguida te dejamos algunos de los comentarios que ha tenido entre los críticos:

Gary Thompson, de Philadelphia Inquirer, aseguró:

The Florida Project danza con destreza alrededor de un gran realismo, y en lugar de enfocarse en ello, observa este mundo de colores pastel a través de los ojos de unos personajes demasiado jóvenes para saber o preocuparse de que no son ricos.

Colin Covert, de Minneapolis Star Tribune, explicó:

No solamente muestra lo que viven sus personajes, sino que observa. Se da cuenta. Estudia. Ésta es una película que presta atención a los pequeños detalles que comunican enormes sentimientos.

Quim Casas, de El Periódico, dijo:

...viene a ser un concentrado de la cara amarga del sueño americano. Pero Baker, que filma con un estilo directo, casi documental, no se regodea en sus miserias...

Luis Martinez, de El Mundo, destacó:

Sin moralismos, sin perseguir en ningún momento la piedad, o sólo la lástima, la película avanza atenta al suelo ético que la mantiene en pie.

Daniel de Partearroyo, de Cinemanía, expresó:

Bienvenido a tu película favorita del año. Al menos, de tu niño interior, que necesitaba esta inyección de libertad y juego infantil...

José Luis Forte, de El antepenúltimo Mohicano, indicó:

Sean Baker vuelve a mostrarnos esos personajes que viven en las esquinas abandonadas del esplendor, que sobreviven como pueden en una sociedad que los ha olvidado...

A.O. Scott, de New York Times, escribió:

Para balancear la alegría y desesperación como hizo Baker - entretejer vértigo y sufrimiento - no es algo sencillo.

Paula Arantzazu Ruiz, de SensaCine, opinó:

...estupendo equilibrio entre drama y fantasía.

Max Weiss, de Baltimore Magazine, afirmó:

Simplemente, una de las mejores películas que se han hecho acerca de la niñez.

Justin Chang, de Los Ángeles Times, comentó:

Toda infancia debe llegar a su fin, pocas lo hacen de forma tan aguda como en "The Florida Project", la cruda, exuberante y cautivadora película de Sean Baker.

-------------------------------------
También podría interesarte:
Cannes 2017: Las 10 películas mejor calificadas en el Tomatómetro

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos