Artículos

3 Anuncios por un Crimen. La justicia y la vida misma no son monocromáticos

En su tercer largometraje Martin McDonagh da una verdadera cátedra de cómo crear personajes, situaciones y emociones complejas con gran maestría y naturalidad

Tras el secuestro y brutal asesinato de su hija, y la frustración derivada de la incapacidad por parte de las autoridades para hallar a él o los responsables, Mildred Hayes (madre de la víctima) decide rentar tres espectaculares situados a un lado de la carretera, y poner en ellos un airado reclamo en contra de la policía local. Este acto detonará el conflicto entre ella y los oficiales del lugar -encabezados por el jefe Bill Willoughby, a quien acusa directamente de tal incompetencia-, provocando que las opiniones de todos los habitantes de la pequeña comunidad donde habitan se polaricen en torno al asunto, haciendo brotar gradualmente tanto los gestos más nobles como las conductas más deleznables latentes en ellos.

Podría interesarte: 3 Anuncios por un Crimen | Top de críticas, reseñas y calificaciones

El londinense Martin McDonagh (En Brujas - 84%) escribió el guion de 3 Anuncios por un Crimen - 93% basándose en una anécdota de la vida real que tuvo oportunidad de atestiguar en persona. Y gracias al uso de sus habilidades y oficio, convierte un suceso cotidiano en una admirable e intrincada sinfonía acerca de la naturaleza humana y sus muchas facetas.

Para lograrlo, McDonagh elabora un minucioso trabajo de construcción de personajes, evitando no solo que sean unidimensionales o meros estereotipos, sino dotándolos de una variedad de contrastes, posturas y actitudes que no pocas veces se oponen unas a otras, las cuales en conjunto producen seres de una fascinante riqueza emocional.

Lee también: Close-up Tomatazos: Martin McDonagh, la mente detrás de 3 Anuncios por un Crimen

Ejemplo de ello lo constituye el eje central del filme: la propia Mildred, personaje que, en manos poco diestras, hubiese terminado siendo la típica heroína noble, abnegada y ejemplar entregada a una causa. En su lugar, McDonagh nos muestra a una mujer despojada de cualquier idealismo romántico o aspiracional, con un carácter endurecido por una vida difícil, hosca, de taimada actitud y sin pelos en la lengua para decir lo que piensa, para bien o para mal; y quien tras el horrendo asesinato de su hija emprende una cruzada personal para obligar a la ley a localizar y castigar a los criminales que tanto daño le infringieron, con una convicción y terquedad imparables como una tormenta complementados de una irreverente y provocadora actitud.

Aunque la furia del personaje -actuado por una poderosa Frances McDormand- parece implacable, en principio no alberga odio o encono personal contra ninguno de los oficiales que considera incompetentes, pero cuando su denuncia se mediatiza y desemboca en inesperadas y funestas consecuencias agravando el conflicto y haciendo que se manifiesten represalias en su contra, ella misma se precipita en una delirante escalada de revanchas y agresiones dando paso a una ira ciega con terribles consecuencias, los cuales llevan al espectador a cuestionarse tanto por la legitimidad de sus actos como por si en su deseo de revancha existirá un límite.

Continúa leyendo: Las mejores películas de 2017 de acuerdo a Guillermo del Toro

En el otro extremo, se encuentra el oficial Dixon (interpretado por Sam Rockwell), un policía autoritario, soez, intolerante, racista, altanero y violento quien por añadidura padece de una aguda mamitis, pero en un momento crítico demuestra una inesperada capacidad de autorreflexión, de arrepentimiento lo que lo lleva a buscar y ofrecer perdón, piedad, simpatía y hasta autosacrificio en favor de aquellos a perjudicados por sus actos anteriores.

Al igual que Mildred y Dixon, los personajes concebidos por el cineasta y guionista evitan el trazo grueso y opta en cambio por un tenue delineado de emociones y tonos sofisticados, concibiendo una galería de seres a los cuales se puede amar y en un instante odiar y a la inversa, quienes además se mueven en un área gris, donde lo bueno y lo malo parece no tener fronteras claramente delimitadas. Y aunque la actitud y el rol que cada uno de ellos desempeñará en la película se establecen casi desde su primera aparición a cuadro, conforme esta avanza se enfrentan a dilemas éticos y morales que les obligan a tomar decisiones cuyas consecuencias los hacen -de forma genuina y natural- mutar, cambiar y crecer argumentalmente hablando.

Así como los temperamentos y actitudes de los personajes cambian y se adaptan según las circunstancias, el tono del filme hace lo mismo de manera camaleónica, pasando sutilmente de un momento dramático a otro verdaderamente cómico y de ahí a otro de mucha tensión. Por ello, decir que es una comedia negra, o un drama intenso, o un thriller angustiante es quedarse cortos, porque es todo eso y más.

Te recomendamos: Óscar 2018: lista completa de nominados

3 Anuncios por un Crimen - 93% es, al igual que sus personajes, una historia cuya fortaleza reside en sus propias ambigüedades, en su complejidad y en sus variados matices. Profundamente desgarradora, impactante y conmovedora. Una magistral forma de contar la devastadora odisea emprendida por un personaje ávido de un deseo de justicia y paliar su dolor a partes iguales. Y su desenlace -y las implicaciones del mismo- seguro se quedarán dando vueltas en la mente del espectador por largo tiempo.

----------------------------
También podría interesarte:
Estrenos de cine esta semana: 3 Anuncios por un Crimen, Apuesta Maestra, El Pájaro Loco, Lo Más Sencillo es Complicarlo Todo, La Bóveda, El Último Disparo | Cartelera México (26/01/2018)

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos