Artículos

En la penumbra. El doloroso legado del odio xenófobo

Fatih Akin muestra, desde la perspectiva de una víctima; los oscuros y desoladores rincones a los que un humano es confinado a consecuencia de un crimen de odio.

Katja Sekerci es una mujer alemana a la que la vida parece sonreírle. Esta felizmente casada con un hombre -de ascendencia kurda- propietario de un próspero negocio propio, tiene un bello hijo y una vida apacible. Todo cambia en un abrir y cerrar de ojos cuando su esposo e hijo mueren a consecuencia de un ataque con bomba ocurrido en la calle ubicada frente al despacho de su marido.

Tras la tragedia (y la insoportable agonía experimentada por Katja a causa de la doble pérdida) se inician las investigaciones para averiguar la identidad de los responsables del ataque. Ella recuerda haber visto una persona sospechosa cerca del lugar de la detonación, y argumenta que el móvil de la agresión pudo haber sido la xenofobia, ya que el barrio donde la oficina de su esposo se encontraba estaba poblado casi en su totalidad por inmigrantes.
Al ser atrapados los responsables (y confirmarse así las sospechas de Katja), se inicia un proceso penal en contra de ellos que no sale como se esperaba y son puestos en libertad. Devastada y enfurecida por este resultado, decide tomar las riendas del asunto, y vengarse de los asesinos.

Podría interesarte: En la Penumbra | top de críticas, reseñas y calificaciones

Ganadora en la pasada edición de los Globos de Oro como Mejor película de habla no inglesa, y fuerte contendiente para pugnar por un Oscar en la misma categoría, el doceavo largometraje del alemán Fatih Akin aborda un tema de mucha actualidad: la creciente xenofobia que se expande por Europa y los crímenes de odio que se desprenden de ella. Para abordar dicho tema, Akin divide su filme en tres capítulos, para así explorar los diferentes matices de esta problemática.

En el primero de ellos, se muestra (de forma íntima y desgarradora) lo que ocurre inmediatamente después del ataque: la confusión, el shock, la desolación y el sufrimiento de los familiares de aquellos que resultan asesinados por tan horrible acción. Pero también se muestra la insensibilidad que las autoridades ostentan al dirigir sus pesquisas, ya que durante la investigación se llega a criminalizar a las víctimas ya sea por un pasado turbio o (más que nada) por pertenecer a un grupo étnico. Ello le produce irritación, furia y varios disgustos a la protagonista, al darse cuenta que incluso algunos miembros de su familia dudan de la inocencia de su esposo. Tal zozobra, aunada a su irreparable pérdida, la llevan a contemplar el suicidio como una seductora opción.

En el siguiente capítulo Akin nos muestra un drama de tribunales en el que acusadores y acusados se enfrentan entre sí, aportando pruebas de la culpabilidad o no de los individuos juzgados. En ese proceso, se descubre que la pareja pertenece a un grupo neonazi con ramificaciones en varios puntos del continente europeo y que en su cochera se hallaban todos los materiales necesarios para fabricar una bomba casera. Durante el juicio, Katja convierte su pesar en un irrefrenable rencor contra de los perpetradores.

Lee también: GIFF 2017: lecciones de cine de Fatih Akin

En el tercer y último acto, cuando la ley da un veredicto favorable para la joven pareja, ella decide tomar la justicia en sus manos, y se dedica a rastrear y localizar a los culpables (quienes escapan a Grecia) urdiendo un plan para cobrarles con la misma moneda el daño que le hicieron. Sin embargo, al acercarse el momento decisivo, es asaltada por dudas y temores, lo que la lleva a una introspección tras la cual se decide por una drástica solución, en un desenlace destinado a comentarse y discutirse por mucho tiempo, debido a su ambigüedad moral y visceralidad.

De este modo, al ir mutando de tónica en cada capítulo de este intenso thriller dramático, el cineasta concibe un relato que impacta, incomoda, indigna y entristece a partes iguales, captando todos los estados por los que los familiares de las víctimas de tan reprobable acto experimentan. Todos ellos condensados en la estupenda actuación de su protagonista Diane Kruger, quien trasfiere al espectador todo el sufrimiento, la rabia, la ira y los deseos de venganza de alguien que, por culpa del racismo y a intolerancia, ha perdido todo aquello que le significaba algo en la vida.

Continúa leyendo: Globos de Oro 2018: Estreno en México de las ganadoras #GoldenGlobes

Sin duda, En La Penumbra - 69% es la película más polémica de Akin hasta la fecha. Aunque esgrime un mensaje claro y contundente: lo único que el odio racial puede dejar tras de sí, es un oscuro y angustiante sendero que solo conduce a más odio y dolor.

Comentarios

  • Tomatazos (3)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos