Artículos

Razones por las que Thor: Ragnarok es una mejor película que Liga de la Justicia

Taika Waititi logra lo que Zack Snyder y Joss Whedon no pudieron: crear un ensamble de héroes con gran química

Las historias de superhéroes tarde o temprano tenían que afianzar su lugar en la industria del cine por múltiples razones, una de ellas es que son relatos de acción y aventura que hacen eco de la necesidad de la gente de creer en héroes, en dioses y semidioses que podrían existir en su mundo. Así como los griegos y los egipcios, desde la antigüedad hasta nuestros tiempos, el hombre necesita trazar relatos de valentía y coraje ante la adversidad para inspirar a nuevas generaciones. El cine de superhéroes sirve ese propósito, así como el que ha tenido el cine desde su concepción: entretener a las grandes audiencias.

Lee también: Así reaccionaron los fans al tráiler de Avengers: Infinity War

El relato heroico puede tomar varias formas y moverse por distintos géneros narrativos y cinematográficos, ya sea el drama, el western, la comedia y demás combinaciones que puedan surgir al fusionar todo esto. Este año vimos esa maleabilidad en cintas como Logan - 93%, Mujer Maravilla - 92%, Spider-Man: De Regreso a Casa - 92% y Thor: Ragnarok - 92%. Lo que también es cierto es que, desde hace décadas, los estudios de Hollywood han encontrado fórmulas para hacer funcionar sus cintas y, en el caso de los superhéroes, ya se ha trazado una especifica. Ésta por supuesto, bebe mucho de lo escrito por Joseph Campbell y los mismos dramaturgos del periodo helénico. Ni Marvel ni DC están decididos a reinventar la rueda y entregan cintas que el público general puede seguir en cuestión de trama. Con excepciones como la mencionada Logan, varias de estas cintas siguen puntos de trama similares: héroes que enfrentan sus diferencias y temores para después salir adelante y detener a una gran amenaza.

Lee también: Avengers: Infinity War presenta su primer e impresionante tráiler

La principal característica del héroe es que debe inspirar, crear empatía en el público y sentido de admiración. Marvel Studios ha logrado esto con un universo de personajes que poseen cualidades netamente humanas. Por su parte, DC y Warner han fallado en lograrlo en sus recientes cintas, con la excepción de la guerrera amazona. Estas diferencias sobresalen al ver Thor: Ragnarok y Liga de la Justicia - 41%. No sólo es la falta de carisma y personalidad lo que aqueja a la cinta de Zack Snyder, sino además falta solidez narrativa. Una vez más, estas cintas no necesitan historias excesivamente complejas, pero al menos deben hacer que el viaje de sus personajes sea interesante. Taika Waititi logra hacerlo con su versión del héroe nórdico, mientras que Snyder y Joss Whedon fallan catastróficamente en ese y en otros sentidos. Las sirenas de alarma suenan con fuerza en Warner y no es para menos, su producto fílmico heroico falla al seguir el norte. ¿En qué es superior Thor: Ragnarok a Liga de la Justicia?

Vamos por partes (OJO, spoilers de ambas cintas)

Los personajes

El punto de diferencia más evidente entre la cinta de Waititi y Snyder es la habilidad del primero para desarrollar a sus personajes, lo que está apoyado en un guión que desarrolla a cada uno con soltura y dedicación. Entre broma y broma, la trama permite que Thor realice un viaje que tendrá varias aventuras, pero también le ayudará a reforzar sus cualidades de líder y adquirir la confianza necesaria para ser sucesor del trono de Asgard. Incluso los personajes pequeños de Ragnarok tienen razón de ser. El equipo que Thor formará para salvar su mundo tendrá que aprender a trabajar en conjunto. Es ahí donde entra la química entre los personajes: la relación entre Thor y Hulk va de los chistes de “bros” hasta momentos de empatía y camaradería. Loki, el hermano incómodo del dios del trueno, se convierte en un necesario aliado, alguien que a pesar de sus crímenes aún despierta el respeto y admiración de Thor. La valquiria renegada tendrá que dejar atrás su apatía para volver a creer en un ideal que dejó en el pasado. Cuando estos cuatro personajes por fin unen fuerzas ya tuvieron tribulaciones que los hicieron reconsiderar sus posturas y, además, momentos que los unificaron.

Por el contrario, los miembros de la Liga de la Justicia carecen de verdaderos momentos de hermandad, momentos en los que traten de fraternizar y entender los motivos de cada quien. Salvo muy contadas escenas y diálogos (un momento entre Flash y Cyborg mientras desentierran una tumba se vuelve incómodo en lugar de ser memorable), el grueso de la aventura de Snyder se olvida de hacer de la alianza de los héroes más poderosos de la Tierra algo significativo. Supuestamente, Batman se ha dedicado a formar un equipo en el que cada quien tenga habilidades útiles, pero Aquaman jamás realiza algún despliegue particularmente útil de éstas en combate. Es difícil pedir que a la audiencia le importen personajes que carecen de carisma o algo que los haga interesantes. La relación de Thor con su hermano y Hulk era emotiva a su manera, acá pareciera que los miembros de la Liga están ahí por la fuerza y ni el humor de Flash logra hacer que surja algún rastro de esa necesitada humanidad que aún no vemos en la mayoría de las cintas de DC. No es que forzosamente todos necesiten historias de origen, pero sí más desarrollo de sus personalidades, algo ausente en el guión de Liga de la Justicia. Ante la falta tan severa de química entre los héroes de DC, algo que abunda entre los miembros de los Avengers y Guardianes de la Galaxia, es prácticamente imposible que a la gente le importe lo que les ocurra en pantalla. Los efectos especiales y combates nunca podrán reemplazar un guión con personajes bien definidos.

Plástica

El ojo de Waititi para la composición es prominente en todas y cada una de las escenas de Ragnarok. Los mundos que visita el dios del trueno están llenos de color y forma. Incluso al tratarse de escenas con tonos más oscuros, como la batalla de las valquirias contra Hela, el realizador neozelandés hace uso de claroscuros como si fuera un pintor consumado.

Snyder, por su parte, favorece lo opaco y gris, su universo insiste en permanecer principalmente en tinieblas, pero el problema no es ese, ya que cada historia requiere atmósferas diferentes. El problema de Snyder es que no sabe dar textura a su mundo y hacer que se convierta en un verdadero personaje, como lo hace Waititi con los delirantes paisajes de Sakaar.

Los villanos

La Hela de Cate Blanchett es imponente y se siente como una amenaza real para los demás personajes. La gran dama de la actuación posee tanto las dotes histriónicas como la belleza y madurez para hacer mucho con su personaje. Desde su primera aparición, en la que despedaza el martillo de Thor, hasta el combate final, la primera hija de Odín se mantiene como una figura temible que devora la pantalla, lo que todo buen villano debe hacer.

Steppenwolf, creación del maestro Jack Kirby y miembro del Cuarto Mundo en el que el artista desarrolló su universo de dioses, parece un personaje rechazado de un mal videojuego. Su voz aguardientosa y cara pálida inspiran más bostezos que pavor. Sus planes son cuestionables (¿quiere conquistar o destruir la Tierra?); ni hablar de que su existencia jamás ejerce una presión dramática real. En lugar de verlo a él y a sus minions destruir ciudades enteras y enfrentar a ejércitos humanos, su destrucción se limita a una apartada región de Rusia. El guión no logra hacer suficiente hincapié en lo letal que es realmente la amenaza del personaje, lo que nos lleva al siguiente punto.

Guión

La raíz de todo es y será el guión de una cinta y aquí es donde Ragnarok mantiene amplia ventaja. Tanto por lo mencionado con los personajes y los villanos como con los sucesos de cada cinta. La audiencia es copartícipe del viaje de Thor y lo acompaña en todos y cada uno de sus momentos de gloria y dolor. Con los héroes de DC lo apremiante de su unificación es, una vez más, trivializada. Lo que es peor, la muerte y resurrección de Superman carece del peso dramático que debería tener. En los 90 aquel acontecimiento marcó una era en el cómic de superhéroes, mientras que en la cinta toda esta cuestión es resuelta de manera excesivamente rápida. A pesar de la insistencia de Batman de “hay que armar un equipo especial” parece que su único propósito es formar el equipo para revivir a Superman. ¿Su gran labor decisiva para vencer al villano? Congelar su arma principal, algo que, al parecer, nadie más del equipo podía hacer.

El humor que muchas veces se achaca a Marvel como un recurso holgazán funciona de maravilla en Ragnarok. La comedia humaniza a los personajes, algo que, una vez más, se intentó con Flash en Liga de la Justicia con resultados parcos. Por supuesto, no todos los personajes están obligados a ser cómicos, pero si no son interesantes ni amenos, entonces, ¿qué les queda ser? Snyder y sus guionistas parecen ver a los héroes de DC sólo por sus uniformes y poderes, nunca por lo que hay dentro de ellos. La humanidad de Superman es pobremente explorada en esta nueva cinta y un patético chiste respecto a que Batman es "un tipo sin poderes" se repite sin razón. Mujer Maravilla es quizás el personaje mejor trabajado, pero más por la presencia de la actriz que por el guión. El resto de los personajes secundarios van y vienen sin que tengan mucho peso o relevancia en la trama.

Por último, está el hecho irrefutable de que Warner no tiene paciencia y ha decidido arrojar a un grupo de héroes a una aventura sin haberse tomado la molestia de crear tensión al respecto. Avengers: Infinity War - 79% llega después de años de planeación de parte de Marvel y con personajes que han sido cuidadosamente construidos a lo largo de varias cintas. Liga de la Justicia llegó sólo un par de años y películas después de que iniciara oficialmente su respectivo “universo cinematográfico”. En Marvel, guste o no, hay una estructura; en Warner y DC existe desorden y se puede oler el miedo al fracaso, la desesperación de hacer las cosas rápido antes de desarrollarlas bien. Estas decisiones se reflejan claramente en las dos recientes cintas de ambas compañías. Thor: Ragnarok fue una verdadera aventura llena de entretenimiento puro, la Liga quiere ser muchas cosas al mismo tiempo y no termina por hacer una sola bien.

Lee también: Denis Villeneuve pidió a Ridley Scott que abandonara el set de Blade Runner 2049

Comentarios

  • Tomatazos (13)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos