Artículos

Películas de futbol aclamadas por la crítica

¿Te quedaste con ganas de más futbol? Aquí una lista de películas para que des continuidad a la intensidad del futbol, pero vía el cine. Sólo seis: aquellas que han tenido buena calificación en el Tomatómetro y donde el deporte es protagonista

El futbol cuenta con la arbitrariedad del juicio humano, el irreversible triunfo de la trampa, la lucha de los egos como argumento para la derrota, el genio del estratega, el afán por la picardía, las lesiones devastadoras, el despliegue de talento como explosión inusitada, la danza de destrezas y la disciplina del trabajo en equipo, el héroe inesperado que salva el día o resucita de una lesión que lo tenía anulado. Nada que pedirle, pues, a la Biblia. Ver el balón surcar la cancha obnubila el juicio de fanáticos y arrebata orgasmos colectivos en un monosílabo: gol. Eduardo Sacheri, autor de la novela en la que se basó la película El Secreto de sus Ojos - 91%, sentenció sobre este deporte: “hay quienes sostienen que el fútbol no tiene nada que ver con la vida del hombre, con sus cosas más esenciales. Desconozco cuánto sabe esa gente de la vida. Pero de algo estoy seguro: no saben nada de fútbol”.

Puede interesarte: Pelé: La Película: top de críticas, reseñas y calificaciones

El director de cine Pier Paolo Pasolini distinguía –con observaciones similares a sus señalamientos sobre el arte cinematográfico– a los jugadores según su estilo por jugar futbol en prosa y jugar futbol en poesía. La diferencia, palabras más palabras menos (Pasolini era partidario del más que del menos), consiste en el estilo de desplazamiento en la cancha. Entre más técnico, armado y estetizante, grupal y estratégico, más prosístico; entre más espontáneo, cadencioso, circense y ágil en el juego individual, más poético. Al final, la magia se resume en la combinación de ambos, como era de esperarse. Pasolini no se equivoca: Holanda y Alemania son maravillosos prosistas en el futbol, mientras que Brasil y Argentina son poetas proverbiales.

No dejes de leer: La 4ª Compañía debuta con calificación perfecta

La pasión del director italiano por el futbol llegó muy lejos en ocasiones. El 16 de marzo de 1975, Bernardo Bertolucci y Pier Paolo Pasolini, acompañados de sus equipos de rodaje se enfrentaron en singular batalla. Afincados en Parma, los integrantes de la película 1900 - 47%, de Bertolucci y Salò o los 120 Días de Sodoma - 70% de Pasolini, caminaron sobre el pasto para verse las caras y finiquitar cuentas de una vez. Bertolucci cumplía años y parecía ocasión suficiente para el evento. Las críticas que Pasolini infirió a Bertolucci habían creado una ríspida relación mediática. ¿Liquidar las afrentas?, ¿reconciliación? El alumno y el maestro debían acabar con el brete de una vez por todas.

El campo de fútbol Citadella garantizó la armonía de los antiguos compañeros de trabajo. El marcador final: 1900 5, Salò o los 120 Días de Sodoma 2. Bertolucci recordará años más tarde que Pasolini abandonó el campo enfurecido, pues los jugadores más dotados de su equipo, al parecer, no lo pelaban. Siete meses más tarde, Pasolini murió asesinado en Ostia. Sobre este deporte, que despertó en él tantas pasiones, llegó a decir respecto al Mundial de Futbol Soccer de 1970, celebrado en México:

El regate y el gol son los momentos individualistas-poéticos del fútbol; por eso el fútbol brasileño es un fútbol de poesía. Sin hacer juicios de valor, en un sentido puramente técnico, en México la poesía brasileña ha ganado a la prosa estetizante italiana.

El propio Albert Camus llegó a decir que “todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”. Y, como dice el monologante de Rudo y Cursi - 73%: “en el juego como en la vida el esfuerzo individual no es nada si no parte del esfuerzo colectivo. La colaboración no se atiende sin el principio básico de la generosidad”. Un deporte en equipo, como el cine. Y justo el séptimo arte no evade acercarse a las aristas de este deporte desde distintos ángulos. Aquí, lo que los cineastas tienen que decirnos sobre la moral y las obligaciones de los hombres con historias donde el futbol cumple un papel protagónico. Disfruten estas cinco películas para mantener la pasión del futbol con diferentes visiones.

Offside - 95%

Aquí, el ángulo es el del aficionado femenino. Es una película iraní de 2006 dirigida por Jafar Panahi, sobre chicas que intentan ver un partido de clasificación para la Copa Mundial, pero lo tienen prohibido debido a la ley: las mujeres nos puede entrar a ver el partido. El argumento de Irán para no permitir el acceso a las aficionadas es que existe un alto riesgo de violencia o abuso verbal contra ellas. La película fue inspirada por la hija del director, que decidió asistir a un juego de todos modos. La película fue rodada, por supuesto, en Irán, pero su proyección fue prohibida allí —como muchas otras tantas. Lo interesante, es ver cómo el futbol suscita preguntas acerca de las reglas vigentes en un país que pasa de una cultura patriarcal a una sociedad agresivamente misógina. A.O. Scott, de The New York Times, se refirió al predicamento de la película, en tanto asunto de interés nacional para Irán, así:

La película es una comedia rica y mordaz que se levanta contra el hecho de que los hombres y las mujeres están atrapados en el mismo predicamento absurdo e irresoluble.

The Damned United - 93%

The Damned United es una película biográfica británica dirigida por Tom Hooper y adaptada por Peter Morgan de la novela best-seller de David Peace, The Damned Utd, un libro de ficción basado en la interpretación del autor de una historia real: la mala conducta de Brian Clough como manager de fútbol de Leeds United en 1974. Después de que Inglaterra no clasificara para el Mundial de Alemania, el seleccionador Alf Ramsey es cesado y en su lugar se contrata a Don Revie (Colm Meaney), técnico que cosechó muchos éxitos con el Leeds United. Su sustituto en el equipo es Brian Clough (Michael Sheen), anterior entrenador del Derby County y feroz crítico del Leeds, que destacó por un estilo de juego físico y violento. La película alterna en su narración los días de Clough en el Leeds con su trayectoria en el Derby County y profundiza en la mala relación entre Brian Clough y Don Revie, que según el guion se origina cuando el Derby County, equipo de Clough que en esos años permanece en los últimos puestos de la Segunda División, recibe en la FA Cup de la temporada 1967/68 al Leeds United, líder de la liga inglesa. Clough se ilusiona con su visita porque le ve como una persona afín, pero pese a sus esfuerzos por agradarle, no se siente correspondido porque Revie no lo saludó. Lección: cuidado con los resentidos. En Concrete Playground, Alice Tynan escribió:

Se trata de un estudio de carácter provocador, oscuramente divertido y sobre todo la arrogancia expresada en el idealismo.

Shaolin Soccer - 91%

¿Te gustaban los Supercampeones? Pues bien, la película comienza con dos futbolistas del mismo equipo que están a punto de jugar a los penaltis la final del torneo de China: Fung (Man-Tat Ng) y Hung. Fung es pierna dorada, la estrella del equipo y Hung lo soborna para que falle el penalti. Fung acepta. Su equipo pierde el torneo, los aficionados enardecidos asaltan el campo, le dan una paliza y le rompen la pierna. Ahí termina su carrera. 20 años más tarde Hung se ha convertido en el dueño del equipo más potente y Fung es un viejo lisiado. Mas el destino tiene otros planes: Fung conoce en las calles a Sing (Stephen Chow), un chico indigente experto en kung fu Shaolin apodado “Pierna de Acero”, que quiere encontrar la forma de demostrar que el kung fu es un auténtico arte que puede mejorar la vida cotidiana de la gente. Sus esfuerzos, irrisorios y ridículos, le merecen palizas a él y a sus amigos. Una comedia que consiste en fusionar la pasión que suscita el futbol con la búsqueda de los protagonistas de hacer del kung fu algo importante en la vida de los demás. Ya se imaginarán lo que sigue. Sí, hartas patadas (voladoras y al balón), una morra buenísima como portera (que se ve como E. T. según un diálogo), goles y mucha risa. David Edelstein, con todo y su estilo mamila y condescendiente, escribió para Slate:

Es la clase de película que te hace sonreír como un idiota.

Jugando con el Destino - 85%

Una película británica que toca un tema similar al de Offside, pero desde el ángulo de los jugadores. película británica de 2002 dirigida por Gurinder Chadha. El título original (Bending Like Beckham) hace referencia a un súper poder del futbolista inglés David Beckham: anotar tiros libres curvando (bending, en inglés) la trayectoria del balón. Narra la historia de Jess Bhamra (Parminder Nagra), una chica Sikh que vive en los suburbios occidentales de Londres, no lejos del Aeropuerto de Londres-Heathrow. Sus padres son inmigrantes indios panyabi de primera generación en Reino Unido. Como Jess es estudiosa, la impulsan en sus estudios con la esperanza de que ella alcance el éxito financiero. Por supuesto, también planearon un matrimonio. Pero Jess sueña volverse jugadora profesional de futbol, inspirada por David Beckham —al que le confiesa todos sus deseos vía un póster en la pared de su cuarto, por contraste con el póster del santo Sikh (babaji) Gurú Nanak que sus padres veneran. Se trata de una historia de lucha por consolidar una carrera y una pasión al margen de las circunstancias culturales y familiares que la embargan. Peter Rainer escribió para The New York Times Magazine:

Cada generación tiene que descubrir los mismos clichés que se han inculcado a las generaciones anteriores, y los niños podrían aprenderlos de esta película.

Rudo y Cursi - 73%

Sin entrar en muchos detalles, y sobre todo por la falta de películas de este género en México para establecer un parangón, esta es la película de futbol que mejor representa la actitud antideportiva y derrotista (por no decir de encumbramiento al fracaso) que surca al cine mexicano —a excepción, tal vez, de las melosas versiones de futbol que hizo Chespirito. En ese sentido, pues sí, es la mejor película de futbol que hay en México. Tiene de todo: gandallismo piramidal en el sector futbolístico, gente acomplejada, talentosos que se pierden solitos, sin ayuda de nadie, corrupción, vicios, infidelidades, familias que lo tiene y pierden todo a una velocidad exorbitante. Es protagonizada por los dos actores más populares de México en el extranjero en la última década: Diego Luna y Gael García Bernal. Probablemente lo mejor de la película son los aforismos breves de la voz en off, de ese narrador omnisciente y gonzo que inicia la catástrofe entre hermanos sólo por el hecho de darles lo que en México aprendemos a perder desde pequeños: una oportunidad. Aquí, una delicia de esas frases, mi favorita por lo trágica que es y lo cercana que resulta para los creadores en Latinoamérica: “qué fácil sería si al nacer uno pudiera identificar la diferencia entre pasión y talento. Es la misma diferencia que existe entre un hincha y un crack. Entre adorar y ser adorado”. Al respecto, Jesús Manuel Rubio., de Las Horas Perdidas, anotó:

Con Rudo y Cursi, el trío intenta restituir lo que un día les hizo grandes, volver a la carga con un cine en principio humilde, fresco, y anclado en la realidad local de su país, donde se pueda encontrar aquellos destellos de virtuosismo que una vez a les sirvieron de trampolín.

Escape a la Victoria - 67%

Uno de los encumbramientos más catárticos por medio del deporte como metáfora vindicadora de la lucha entre naciones. También, y de manera muy encarecida, este drama bélico, dirigido por John Huston y protagonizada por un reparto de lujo (Michael Caine, Sylvester Stallone y Max von Sydow, acompañados de una constelación de estrellas del fútbol como Bobby Moore, Paul van Himst, Osvaldo Ardiles, Kazimierz Deyna y Pelé, entre otros), tiene como característica principal la supervivencia. Meter goles como método para salir avante en medio de un conflicto como la Segunda Guerra Mundial. Aquí, un grupo de prisioneros de los Aliados encerrados en un campo de prisioneros nazi, busca el escape mientras organizan un partido de futbol soccer donde piensan impartir una paliza a los alemanes. La película está inspirada en un hecho real llamado El Partido de la Muerte. El 9 de agosto de 1942, el FC Start, un equipo de ex-jugadores del FC Dinamo de Kiev se enfrentó al más potente equipo alemán, en la época en que Ucrania estaba ocupada por el III Reich. Los jugadores del FC Start, a pesar de ser advertidos de que, en caso de vencer, serían ejecutados, ganaron y humillaron a los alemanes. Muchos de los jugadores ucranianos fueron arrestados, torturados y llevados a campos de concentración, donde posteriormente murieron. ¿Por qué es digna de mención? Si bien el final dista de la realidad (y qué bueno, pues la metáfora que es la película en sí misma y esa secuencia final, poderosísima), la película es inspiradora y hace del deporte herramienta de disentimiento, rebelión y, sobre todo, resistencia. En Variety, escribieron:

Un juego de moralidad de la Segunda Guerra Mundial, con articulación en el fútbol como metáfora civilizada para el juego de guerra.

Lee también: Películas deportivas, las grandes ausentes del cine mexicano

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos